Economía

El aviso del SEPE a los mayores de 52: pueden cobrar este subsidio si se les acaba el paro

  • El organismo explica las condiciones en su perfil de Twitter
Foto: EP.

Con el objetivo de mantener informados a los ciudadanos sobre las posibles ayudas, prestaciones y subsidios a los que tienen derecho si se encuentran en desempleo, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) va actualizando las comunicaciones sobre dichas asistencias.

En su perfil de la red social Twitter, el SEPE ha informado a las personas de 52 años o más que para ellos existe un subisidio disponible si están en desempleo y cumplen otra serie de condiciones.

El organismo relata en su página web los requisitos que los ciudadanos han de cumplir para poder recibir esta prestación. A estar en una situación legal de desempleo hay que sumar los siguientes: tener al menos 52 años, haber agotado el paro o el subsidio por desempleo, tener 15 años cotizados (y dos dentro de los últimos 15), no ser un trabajador fijo discontinuo y haber cotizado al desempleo al menos seis años durante su vida.

Además, la persona en cuestión debe estar inscrita como demandante de empleo al menos durante un mes después de agotar la prestación, firmar el compromiso de actividad y no tener rentas mensuales superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional, es decir, 712,50 euros.

Este subsidio se concibe como un escudo protector de cara al tramo final de la vida laboral del trabajador, ya que se puede percibir "hasta que usted alcance la edad ordinaria que se le exija para tener derecho a la pensión contributiva de jubilación en el sistema de la Seguridad Social".

La cuantía de este subsidio es del 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), es decir, de 451,92 euros mensuales. El pago se realiza entre los días 10 y 15 de cada mes.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.