Economía

Sánchez aprueba los indultos con una tibia acogida empresarial

  • La CUP boicotea su discurso en el Liceu, sin la Generalitat ni altos directivos
Barcelonaicon-related

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aprobará en Consejo de Ministros los indultos a los nueve líderes del 1-O encarcelados con un respaldo de mínimos entre la sociedad civil catalana, de la que quería obtener una fotografía de apoyo con su discurso en el Liceu de Barcelona en favor de la medida de gracia, si bien la respuesta fue tibia. Las sillas estaban ocupadas, aunque entre los asistentes abundaban líderes socialistas y de sus socios de Podemos -como la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau-, así como representantes de empresas e instituciones públicas de su órbita. En el caso de las grandes empresas privadas, pocas fueron las caras visibles, dejando la representación en el acto en segundas o terceras espadas o en cargos institucionales. La mayoría adujeron motivos de agenda de los altos directivos dada la precipitación de la convocatoria, para la que recibieron invitación el viernes.

Sí que acudieron los presidentes de las patronales catalanas Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, y Pimec, Antoni Cañete, así como los secretarios generales de los sindicatos CCOO y UGT de Cataluña. Otros asistentes destacados fueron el presidente de Agbar, Ángel Simón; el consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez; el abogado y uno de los padres de la Constitución Miquel Roca; el exconsejero catalán Santi Vila, y el expresidente del Parlament Ernest Benach, mientras que no acudió ningún representante de la Cámara catalana actual ni de la Generalitat, que consideraron el evento como un acto propagandístico, mientras Cataluña requiere hechos y no palabras. Entre los asistentes no se respiraba entusiasmo, pero sí esperanza en el inicio de una senda política que aporte estabilidad y avances.

En este sentido, Sánchez defendió "no malgastar más esfuerzos" dirimiendo viejas querellas: "Porque ya hemos perdido demasiado tiempo en ellas; y además porque el mundo vertiginoso que está naciendo después de la COVID19 no va a ralentizar la marcha para esperarnos".

Argumentó que los indultos deben servir para "recomenzar" y buscar una solución a las aspiraciones independentistas dentro del marco Constitucional, mientras que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, calificó los indultos de "solución parcial e incompleta" que enmienda una sentencia "injusta" y que abre un camino de diálogo, insistiendo en que desde el Govern propondrán la amnistía y el ejercicio del derecho a la autodeterminación para que los catalanes puedan votar en un referéndum sobre la independencia de Cataluña.

El sector económico insiste en el deseo de entendimiento político para tener estabilidad

Sánchez entró y salió del acto de Barcelona entre abucheos y gritos en favor de la independencia y la amnistía, y su anuncio de aprobación de los indultos fue respondido dentro del Liceu con proclamas de secesión por parte de un miembro de las juventudes de la CUP que acudió como parte de los invitados de la formación anticapitalista.

Segundo 'procés'

El líder del PP y de la oposición, Pablo Casado, opinó que los indultos blindan un segundo procés porque sus impulsores han reconocido que persistirán en sus objetivos.

En línea similar se expresó a título personal el vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, contrario a la medida de gracia: "Estamos viendo que no hay ni reconocimiento de los errores ni tampoco hay propósito de enmienda". También se pronunció en dichos términos el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, si bien defendió que "haya un proceso de normalización". Por contra, la Ejecutiva de Foment del Treball valoró que Sánchez acudiese a explicarse ante la sociedad civil catalana y que se impulsen gestos para buscar una solución al conflicto político y facilitar la recuperación económica.

Incomodidad en el Consejo de Europa

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, lamentó que el informe que debatió este lunes la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa ponga en duda la libertad de expresión de los políticos en España y compare la situación con la de Turquía. 

El diputado letón Boriss Cilevics, autor del controvertido informe en el que se defiende la reforma de los delitos de sedición y rebelión y el posible indulto de los presos del 'procés', insistió este lunes en que las penas dictadas contra ellos fueron "desproporcionadas" y defendió que se les puede indultar igual que se hizo con los autores del 23-F. El texto también apoya renunciar a la extradición de Carles Puigdemont y otros huidos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud