Economía

Junts ficha a Jaume Giró, exdirectivo de La Caixa, como consejero catalán de Economía

  • Aragonès recibe advertencias de sus socios y la CUP desde antes de investirlo
Pere Aragonès, tras ser investido presidente de la Generalitat. Foto: EP
Barcelona

El exdirectivo de La Caixa Jaume Giró ha aceptado la invitación de Junts per Catalunya para ser el nuevo consejero catalán de Economía en el Govern de coalición que presidirá el republicano Pere Aragonès. El que fue durante más de una década mano derecha de Isidre Fainé se desvinculó del grupo financiero y de su fundación a principios de 2020, y entonces ya se comentó en sus círculos cercanos que su salida incluía cuestiones políticas, entre otros motivos. Con todo, su entrada en un gobierno independentista ha sido una gran sorpresa, si bien siempre ha intentado tener contacto con los líderes políticos de diverso signo pero con posición relevante tanto en la política catalana como en la estatal.

Giró, acostumbrado a moverse por los círculos de poder tras haber pasado por empresas del Ibex como Gas Natural (ahora Naturgy) y Repsol, además de La Caixa, volvió el año pasado a sus orígenes periodísticos y se convirtió en editor de un nuevo medio digital barcelonés, pero con un negocio incipiente en pérdidas, no perdió sus aspiraciones a situarse al frente de grandes proyectos, y por ello se sumó a la candidatura de Joan Laporta para presidir el F.C. Barcelona. Sin embargo dimitió justo antes de cuando Laporta debía tomar posesión, según varias fuentes, al no poder optar a funciones ejecutivas -pero sí deber asumir un gran compromiso económico como avalista- que sí tendrá en su cargo como independiente en la Generalitat, según publicó el diario Ara.

Dolors Sabater: "Si no vemos señales, la CUP no podrá sostener esta mayoría"

Por su parte, Pere Aragonès logró este viernes ser investido presidente de la Generalitat de Cataluña en su tercer intento, y pese a las dificultades para conseguirlo, a solo cinco días de expirar el plazo para la convocatoria automática de nuevas elecciones autonómicas, su futuro no se antoja más fácil. Sus socios en el próximo gobierno catalán, Junts per Catalunya, y su apoyo para la investidura, la CUP, ya lanzaron advertencias al que en los últimos ocho meses ha sido vicepresidente de la Generalitat con funciones -limitadas- de presidente tras la inhabilitación de Quim Torra.

La más clara fue la líder de la CUP en el Parlament, Dolors Sabater, que emplazó al primer presidente de ERC desde el restablecimiento de la democracia (y 41 años después de Josep Tarradellas) a cumplir sin demoras su acuerdo de investidura: "Queremos señales. Si durante las próximas semanas no para la represión contra el movimiento de defensa de la vivienda y se encuentra la manera de retirar los antidisturbios de los desahucios, la CUP lo tendrá muy difícil y no podrá sostener esta mayoría parlamentaria". Hay que recordar que uno de esos compromisos pasa por una moción de confianza a Aragonès en el ecuador de la legislatura, mientras la oposición augura un fin prematuro al nuevo Govern de coalición.

En el caso de Junts, Aragonès ha conseguido evitar condicionamientos directos de Carles Puigdemont desde el Consell per la República, pero con el reparto equitativo de consejerías ha perdido un área clave como es la de Economía, y la consejera de la Presidencia y portavoz del Govern en funciones, Meritxell Budó, explicó en una entrevista a TV3 que espera que Aragonès "sea capaz de aglutinar las diferentes sensibilidades" dentro del nuevo Ejecutivo catalán, y destacó que "es importante que Junts forme parte del Govern" porque podrá aplicar también su programa electoral, su proyecto y modelo de país, en sus palabras, lo que deja claro que no están dispuestos a asumir las tesis de ERC si no son coincidentes, pese a que los republicanos obtuvieron un mejor resultado en las urnas el 14 de febrero.

Tampoco el ya líder de la oposición, el socialista Salvador Illa, está dispuesto a ser benevolente, y afirmó que no le dará los habituales 100 días de margen: "Llevamos demasiado tiempo perdido. Espero que entienda que ni 100 ni 50 ni 20 ni 10. Desde el primer día le haremos oposición".

El president más joven de la historia, con 38 años, tomará posesión del cargo el lunes, y el martes nombrará al nuevo Govern, aunque desde hace días ha empezado el baile de nombres que suenan como posibles consejeros, bajo la premisa de que sea un Ejecutivo paritario.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.