Economía

El Gobierno aplaza a 2023 la cotización por ingresos reales de autónomos a esperas de la recuperación

  • El Gobierno cede a la exigencia de la patronal de no aplicar la reforma en 2022
Trabajadora autónoma. Fuente: EP.
Madridicon-related

La reforma del sistema de cotización de los trabajadores autónomos que preveía un modelo de aportaciones en base a los ingresos reales y que se pretendía poner en marcha ya durante la primera mitad de 2022 se retrasará al menos un año, hasta 2023, momento en que se espera que la recuperación económica llegue a todos los sectores de actividad, tal y como venían reclamando en las últimas semanas desde la patronal, y como defendía ATA, una de las asociaciones representantes del trabajo autónomo, que pedía esperar al saneamiento de la economía española.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, aseguró tras la reunión en la que se sustancio este cambio de calendario, que finalmente el sistema entrará en vigor en 2023 y que "hay tiempo suficiente para ir negociando". "Está claro que esto no se puede llevar sin todos los informes técnicos necesarios, porque tiene que ser un sistema garantista", apunta.

Asimismo, desde ATA valoran favorablemente que se quiera aprobar un periodo de transitoriedad de nueve años para que tanto los autónomos que vayan a cotizar menos como los que tengan que cotizar más puedan adaptarse. Amor puso así en valor que los trabajadores por cuenta propia vayan a poder seguir eligiendo su base de cotización en función de su previsión de rendimientos netos.

"Otro tema fundamental para nosotros es que vamos a ver cuántos tramos de cotización habrá finalmente. En un primer momento se dijeron que 13, pero ahora no sabemos si serán 5, 7 o cuántos", apuntaba Amor poniendo de relieve que el sistema es "complejo" y esto ha hecho a la Administración que retrase su puesta en marcha hasta 2023 y que tenga esa transitoriedad para que funcione.

Plazo adecuado

Por su parte, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, cree que el periodo de transitoriedad es "el adecuado". Y considera que minimizar el impacto de miles de autónomos rebajando la cuota económica que se paga con cargo a las cotizaciones de la Seguridad Social "debe ser una de las propiedades a tener en cuenta" por el ministerio. No obstante, Abad remarca que estudiará el documento definitivo una vez el Gobierno lo remita para poder hacer las alegaciones correspondientes.

Recientemente, durante su intervención en la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, apuntó que en el primer bloque de reformas que el Gobierno pretende aprobar se incluiría esta reforma del régimen de autónomos, "dando cumplimiento con la recomendación número cuatro del Pacto de Toledo", para que entrara en vigor el 1 de enero de 2022, plazo que ahora propone retrasar un año.

Escrivá explicó que el trabajo se está haciendo conjuntamente con el Ministerio de Hacienda y que partirá de 13 tramos para facilitar la máxima flexibilidad a cada trabajador, a alcanzar de manera progresiva durante periodo transitorio. Según dijo el ministro, "cuantos más tramos, cada trabajador tiene más posibilidades de adaptación a su capacidad de pago".

Además, apuntó que la flexibilidad también será temporal, ya que "cada trabajador autónomo podría elegir provisionalmente su base de cotización en función de previsiones de rendimientos, con la posibilidad de modificar su elección varias veces a lo largo del año".

El Gobierno prevé que la reforma del Reta eleve en un 20% la recaudación de la Seguridad Social a través de las aportaciones que realizan los trabajadores por cuenta propia, es decir, unos 2.000 millones de euros más cada año, que se sumarían a los 10.000 millones de media que suponen las cotizaciones de todos los autónomos a lo largo de un año para las arcas públicas del Estado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud