Economía

Por qué tu currículum termina en la papelera: los 7 errores más comunes

  • El asunto del mail o los CV demasiado largos suelen ser algunos de los mayores problemas
  • Además, hay que tener en cuenta el uso de software en el proceso de selección
La importancia de los detalles en tu CV.

El mercado laboral está cada día más competido. Por eso, a la hora de ofrecernos para una empresa, ya sea que sabemos que cuenta con vacantes, como no, es importante limar hasta el final nuestro currículum vitae y, también importante, cómo lo mandamos.

Los responsables de recursos humanos al final son personas que de forma inevitable pueden caer en sesgos según la información que reciben o que -y muchas veces no nos lo planteamos- tienen cargas de trabajo altas que hacen que se descarte o siga adelante una candidatura en cuestión de segundos.

Por eso es importante evitar una serie de errores bastante más comunes de lo que parecen, especialmente en el contexto actual en el que muchas veces mandamos nuestro currículum por correo electrónico.

Para dar con estas claves nos hemos basado en los consejos que da Lisa Quast, una experta en contratación autora del libro Secrets of a Hiring Manager Turned Career Coach: A Foolproof Guide To Getting The Job You Want. Every Time.

El asunto del correo electrónico es la primera puerta

Al enviar hoy en día muchos currículums por correo electrónico, es importante que el asunto del mensaje, lo primero que van a leer los responsables, sea atractivo. Infórmate sobre el tono de la empresa, sus valores, y hazlo a medida.

Deja de usar los básicos "CV Nombre y apellidos" si crees que tienen cabida opciones más sugerentes, como "Me gustaría trabajar con vosotros", pero tampoco te vengas arriba con textos del estilo "Soy el perfil que estáis buscando".

Revisa desde dónde, cuándo y cómo lo envías

De nuevo, en el email, debemos elegir bien desde qué dirección lo mandamos. Ojo con las direcciones de correo personales que tiene nombres extraños o que denotan poca profesionalidad.

Otro aspecto importante es saber la hora a la que lo mandas. Aunque buscar trabajo es algo arduo y puede que estés hasta altas horas rastreando ofertas, intenta enviarlos en un momento de horario comercial. En otras palabras, no lo mandes a las 11 de la noche. Ni un viernes por la tarde, ya que es posible que quede amontonado con los correos de todo el fin de semana.

Currículum muy extenso

Ante todo, un director de recursos humanos hojea tu currículum en unos pocos minutos. Esto significa que tienes una ventana muy pequeña para captar y retener su atención.

Evita incluir en tu CV información innecesaria como el estado civil, la religión o la edad, ya que esto cansa al responsable de contratación antes de que pase a las partes más importantes. La información irrelevante también alarga tu CV y esto puede hacer que el responsable de contratación evite leerlo.

Sé breve. Si has tenido muchos puestos de empleo que no tienen que ver con esta convocatoria concéntralos en un solo apartado pequeño, por ejemplo.

Faltas de ortografía

Sobra decir que una falta de ortografía es la peor carta de presentación posible. Pero no solo en tu CV, sino también en el texto que con el que lo acompañas si lo mandas por e-mail.

Revisa bien por lo tanto todo antes de enviarlo.

Usa palabras clave, el primer entrevistador puede ser no humano

La tecnología ha revolucionado literalmente nuestras vidas. Así, los responsables de la contratación utilizan programas informáticos para hojear su CV y seleccionar a los mejores candidatos en función de determinados criterios. Si el tuyo carece de ciertas palabras clave, el software de contratación lo elimina automáticamente del proceso de contratación aunque tengas todas las cualificaciones necesarias; y esto significa que tu CV no será leído.

Las palabras clave ayudan al responsable de la contratación a ajustar el candidato al puesto anunciado. Lee las habilidades, competencias y principales funciones y responsabilidades y relaciona tus habilidades con las palabras clave que consideres más relevantes. Esto ayudará al programa de contratación a detectar rápidamente las palabras clave en su CV para la preselección.

No te vengas arriba con el diseño

Vivimos en un mundo en el que a veces aparecen en las noticias currículums muy populares: un diseñador de videojuegos que ha creado uno propio para mostrar su carrera o una diseñadora que hace una obra de arte.

Está bien que el diseño destaque, pero tenemos que ser conscientes de nuestras limitaciones. Enseña a alguien cercano cómo has planteado el diseño. Si chirría, es mejor acudir a algo sobrio.

Los hobbies y la información personal, en su justa medida

Hay veces en las que incluir aficiones y vocaciones es relevante. En otros casos no. De nuevo, conocer el perfil de la empresa solicitante nos ayudará con esto.

Omite la información personal innecesaria, a menos que dicha información se haya solicitado expresamente. Lee las habilidades y competencias requeridas para el puesto y señala solo lo que sea relevante para el mismo. Tu CV tampoco debe ser un vertedero de todo lo que has hecho. Sobre todo, precisión.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin