Economía

Banca y pymes piden a Sánchez que el nuevo fondo de 11.000 millones se reparta con ayudas directas

  • El turismo solicita bonos, pasaportes sanitarios y exoneración de impuestos
  • El sector bancario advierte de la inseguridad jurídica que genera la quita de las deudas
Pedro Sánchez. Fuente: Archivo
Madridicon-related

Aun no se conoce la letra pequeña de los 11.000 millones de euros adicionales con los que el Gobierno quiere rescatar a la hostelería, el turismo y el pequeño comercio, incluidos a los trabajadores autónomos, y los sectores afectados, nada más conocer la noticia anunciada por Pedro Sánchez, mantienen que ese paquete de medidas debe centrarse básicamente en ayudas directas que "ya llegan tarde".

La banca, al igual que las empresas y las pymes afectadas por la situación económica derivada de la pandemia, coinciden también en esta petición: en ayudas directas, flexibilizar los temas concursales y sanear los balances, epígrafe éste último en el que se detuvo este miércoles Pedro Sánchez al ponderar en su exposición en el Congreso en la necesidad de "reforzar la solvencia del balance de las empresas".

Según fuentes consultadas por elEconomista, el sector bancario, a día de hoy, no tiene conocimiento alguno del paquete que piensa aprobar Moncloa en uno de los Consejo de Ministros de marzo. Anticipa el sector bancario que no les interesa que dichas ayudas se basen en quitas de las deudas de las empresas, porque entienden que generan una gran inseguridad jurídica, es poco equitativo, y se trata de una decisión arbitraria que genera falta de competitividad, y que a la postre puede acabar perjudicando al sector financiero, explica a eE.

Precisamente, este miércoles, el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, consideró que no tiene "ningún sentido" hacer un planteamiento de quitas a los créditos ICO porque llevaría a un incentivo a no pagar deudas y sería injusto para otras empresas. "No se puede discriminar negativamente a las empresas que cubrieron con su propia liquidez sin acudir a las garantías del ICO", dijo en una conferencia sobre las perspectivas económicas.

"La solución bancaria"

Cabe recordar que fue la propia ministra de Economía quien semanas atrás dio a conocer la elaboración de un plan de ayudas directas, basado en el nuevo marco temporal europeo de ayudas a los estados miembros. En esa exposición, Nadia Calviño abría la puerta a créditos participativos, y defendía que "la experiencia con los avales del ICO ha demostrado que la colaboración público-privada ha sido "absolutamente clave" para atajar la crisis económica provocada por la pandemia". "Está claro -abundaba- que en esta nueva fase es imprescindible que los bancos sigan siendo parte de la solución".

Pero el presidente del Gobierno no dio detalles ni de avales ICO ni de préstamos participativos ni de quitas ni tampoco de si estos 11.000 millones serán ayudas directas tal y como la semana pasada el sector le pidió al Gobierno, aunque en aquella ocasión solicitó hasta 12.500 millones.

Quien también se pronunció sobre la cantidad económica de estas ayudas fue el líder de la oposición, el dirigente popular Pablo Casado, quien en su intervención en el Parlamento apostó por aumentar la medida a 50.000 millones.

Pedro Sánchez apenas describió que serán ayudas para impedir que las empresas viables antes de la pandemia no se vean obligadas a cerrar. Ante esta situación compleja anunció un paquete adicional de dinero para "reformar la solvencia de los balances, retornar la actividad económica de las mismas, hacer inversiones necesarias y, contratar los trabajadores que las empresas requieran".

Fuentes del Ministerio de Economía, consultadas por eE, no añadieron más información acerca del anuncio, no sin destacar que se trata de "una cantidad de recursos importante para seguir apoyando a sectores que ahora se encuentran en una situación muy difícil".

Cómo y cuándo

Lógicamente, las patronales se adelantaban para mostrar su opinión. En el caso de los autónomos, Lorenzo Amor (ATA) valoró la medida, pero mantuvo que llega tarde y pidió no hacer "experimentos". José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España, calificó el anuncio de buena noticia, no sin esperar que se conozca la letra pequeña, las cuantías y plazos. Por su parte, Jorge Marichal, de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, defendió "un plan de rescate, y sobre todo de ayudas directas, así como de bonos turísticos, ampliación del concierto del Imserso, pasaportes sanitarios y exoneración de impuestos".

De igual modo, fuentes de la patronal CEOE mantienen que cuantas más ayudas directas se concedan mejor, pero hay que conocer "el cómo y el cuándo de esas ayudas".

Finalmente, Miguel Garrido, presidente de CEIM, afirmó que "no ha habido ningún anuncio de medida concreta. Y tras un año de caída abrupta de la actividad, las empresas necesitan medidas concretas y no nuevos anuncios mediáticos sin contenido real", apostilló.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud