Economía

Si pagaste los gastos de tu hipoteca, debes darte prisa: el plazo para reclamarlos acaba el 21 de enero

  • Este jueves finaliza el plazo antes de que prescriba la obligación de los bancos
  • El Supremo lo estableció para hipotecas firmadas antes del 21 de junio de 2019
  • Es recomendable ponerse en manos de organizaciones de consumidores o abogados
Foto: eE.

Todos los consumidores que firmaron una hipoteca antes del 16 de junio de 2019 recibieron hace meses una buena noticia por parte del Tribunal Supremo, que estableció que los gastos de gestoría, registro y la mitad de la notaría debían ser asumidos por los bancos, lo que en la práctica ha provocado que los clientes puedan reclamar ese dinero que pagaron y que ahora ha de ser devuelto por los bancos. Pero el plazo para pedir esta reembolso se acaba.

Según informa el comparador financiero HelpMyCash, el Código Civil es claro sobre la prescripción de estas obligaciones: "cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación". Y en este caso, el Ministerio de Consumo pone como fecha de partida el 21 de enero de 2016, primera fecha en la que el Tribunal Supremo decidió sobre los gastos hipotecarios. Por lo tanto, el plazo para pedir estas devoluciones está a punto de prescribir, ya que se agota este jueves 21 de enero, justo cuando se cumplen los cinco años establecidos.

Existen voces discordantes sobre ese punto de partida, ya que la interpretación del Ministerio no deja de ser, precisamente, una interpretación. El Tribunal Supremo se ha ido posicionando y actualizando su criterio en diversas sentencias en años posteriores, por lo que esa fecha a partir de la cual empiezan a correr los cinco años de prescripción podría cambiar. No obstante, y ante la incertidumbre, es conveniente no demorarse.

Por esa razón, es conveniente interponer una reclamación de forma urgente si se quiere optar a esa devolución de los gastos hipotecarios. En ese sentido, HelpMyCash ofrece una calculadora (puede acceder a ella pinchando en este enlace), herramienta que permite obtener una cifra aproximada de lo que los bancos pueden reembolsar al cliente.

¿Cómo realizar esa reclamación? La manera más sencilla es, vía correo electrónico, mandarla al servicio de atención al cliente del banco o entidad con el que se firmó la hipoteca. Se trata de una forma de asegurar que la petición queda registrada en el sistema y no se pueda apelar a la prescripción.

Sin embargo, en HelpMyCash explican que suele ser una vía con un alto porcentaje de rechazo, por lo que recomiendan ponerse en manos de un despacho de abogados o una asociación de consumidores. Con su soporte, se tendrá que presentar la reclamación en el juzgado de cláusulas abusivas de la provincia en la que el cliente resida o, si no existiese, en el juzgado de primera instancia de la misma región.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin