Economía

El Ecofin acuerda reforzar la lucha contra el lavado de dinero

  • Propone un mecanismo común que armonice requerimientos
El vicepresidente de la Comisión para Economía, Valdis Dombrovskis. EP
Bruselas

Los ministros de Finanzas de la UE (el Consejo Ecofin) acordó este miércoles reforzar la lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo. Las conclusiones adoptadas por el Ecofin, y adelantadas por elEconomista el 31 de octubre, piden crear una nueva autoridad europea, con poderes para realizar inspecciones en los Estados miembros y sancionar. También propone avanzar en paralelo en la elaboración de un reglamento común que armonice requerimientos como la identificación del cliente o la verificación del beneficiario propietario.

Estas dos medidas llevaban un par de años sobre la mesa. Porque tras cinco revisiones de las directivas contra el lavado de dinero, la UE se ha dado cuenta de que su aproximación no funciona. Los 200.000 millones de euros que introdujo Danske Bank en el mercado interior procedentes de orígenes dudosos son un claro ejemplo de ello. Las directivas dan demasiada flexibilidad a los Estados miembros para adaptar las normas comunitarias al marco nacional, creando discrepancias y agujeros.

"El 'dinero sucio' es muy móvil y esto hace que sea un desafío complejo de manejar. Por eso, tenemos que abordar este problema de forma coherente a nivel de la UE y estamos decididos a hacerlo", comentó este miércoles el vicepresidente de la Comisión para Economía, Valdis Dombrovskis, tras la videoconferencia del Ecofin. Confirmó que la Comisión presentará las propuestas para la nueva autoridad europea y el reglamento único en el primer trimestre de 2021.

El Ecofin también debatió cómo tratar el previsible aumento de los créditos morosos en los balances bancarios a causa del impacto del covid-19. La Comisión publicará el próximo mes una comunicación con acciones para lidiar con estos activos morosos, que hasta ahora se habían mantenido en niveles bajos. El Ejecutivo comunitario no propondrá la creación un 'banco malo' europeo, que absorba todos estos activos, como defiende el supervisor bancario, Andrea Enria. En su lugar, se centrará en desarrollar un mercado secundario para estos créditos morosos y reformas de las leyes de insolvencia y para la devolución de deudas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin