Empresas y finanzas

Europa investiga a Estonia y Dinamarca por fallos en el escándalo de Danske Bank

La lista de escándalos relacionados con el lavado de dinero ha sacado los colores a casi una docena de Estados miembros. Pero cuando la inacción de los supervisores nacionales permitió uno de los mayores casos de blanqueo de capitales de la historia es momento de pasar a la acción.

La Autoridad Bancaria Europea abrió hoy una investigación para averiguar si las autoridades estonias y danesas no aplicaron las normas europeas que hubieran evitado el escándalo de Danske Bank, a través del cual se lavaron al menos 200 mil millones de euros.

El pasado septiembre, la Comisión pidió al supervisor bancario europeo que abriera esta investigación "con el grado de urgencia necesario". En particular, Bruselas quiere ver si daneses y estonios realizaron las inspecciones apropiadas y aplicaron las sanciones correctas a la sucursal del banco danés en Estonia, a través de la cual se blanquearon fondos procedentes de Rusia, Chipre, Reino Unido y otros países.

"La necesidad de una supervisión efectiva y la necesidad de aplicar sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias es un requisito que se deriva directamente del marco legal de la Unión", se lee en la carta que envió la Comisión para pedir la investigación.

El Ejecutivo comunitario también tiene dudas sobre si el intercambio de información entre las autoridades de ambos países fue "el adecuado y relevante" para detectar y abordar los riesgos potenciales que pudieron surgir.

La Comisión Europea pidió comprobar el papel de las autoridades en uno de los mayores escándalos de lavado de dinero

Si la investigación concluye que los supervisores de ambos países infringieron la ley comunitaria, la autoridad podría emitir recomendaciones para que ambos países garanticen que se respeten las normas de la UE.

"Necesitamos aprender de este gran escándalo y corregir los errores cometidos. Estoy en estrecho contacto con los gobiernos de ambos países también para garantizar que las normas de la UE contra el lavado de dinero se apliquen adecuadamente ", indicó la comisaria de Justicia, Vera Jourova.

Entre 2007 y 2015, alrededor de 200 mil millones de euros pasaron a través de la cartera de no residentes de la pequeña sucursal de Danske Bank en Estonia. Sin embargo, una estimación de Bloomberg, basada en datos oficiales, aumentó hasta los 900 mil millones de euros las transacciones que podrían resultar sospechosas.

El banco publicó los resultados de su investigación interna el pasado septiembre. Identificó deficiencias en sus sistemas de gobierno y control, fallos al notificar transacciones sospechosas, falta de identificación de riesgos y la participación de los empleados en actividades ilegales.

No es la primera vez que las autoridades europeas se movilizan contra sus socios en este terreno. El pasado noviembre, la Comisión concluyó un procedimiento similar contra Malta al solicitar al supervisor nacional que tomara medidas adicionales para cumplir con la cuarta Directiva contra el lavado de dinero.

La Comisión también ha solicitado a la autoridad europea que abra una investigación a las autoridades letonas, aunque todavía no se ha lanzado el caso.

La apertura de estas investigaciones coincide con la nueva vuelta de tuerca que quiere dar Europa a la legislación anti-blanqueo de capitales. Al poco de concluir la quinta revisión de la legislación, la Comisión propuso el pasado septiembre otorgar más poderes a la Autoridad Bancaria Europea para iniciar investigaciones y mejorar la coordinación entre las autoridades nacionales.

El BCE y algunos países, como Francia, han pedido ir un paso más allá y defienden la creación de un nuevo organismo europeo para luchar contra el lavado de dinero en la UE.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin