Economía

La Eurocámara insiste en sus demandas para aprobar el fondo de recuperación

  • Eurodiputados y Gobiernos chocan por el aumento del presupuesto plurianual
El presidente de la Eurocámara, David María Sassoli. Reuters
Bruselas

Las negociaciones para concluir los detalles del fondo de recuperación europeo y el próximo presupuesto plurianual de la UE, unos 1,8 billones de euros en total, no avanzan tan rápido como algunos esperaban y todos deseaban. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, su homólogo en el Parlamento Europeo, David Sassoli, y la canciller alemana, Angela Merkel, cuyo país preside este semestre a los 27, intentaron este lunes por videoconferencia dar un impulso a las conversaciones. O, más bien, salvar la enorme distancia que todavía separa en la mesa de negociación al Consejo (que agrupa a los Estados miembros) y al Parlamento Europeo.

El histórico acuerdo alcanzado por los líderes en julio tras cuatro días cumbre sirvió para dar forma al fondo de recuperación de 750.000 millones, y para dejar encarrilado el presupuesto comunitario para 2021-2027, al cual se dedicó mucho menos tiempo a pesar de superar el billón de euros.

Pero aun faltaba el visto bueno de la Eurocámara, que también debe dar su bendición. La institución saludó el acuerdo de los líderes, pero en medio de todas las celebraciones por el nacimiento del fondo de recuperación, que incluye un endeudamiento de la UE sin precedentes, los eurodiputados ya advirtieron que no les gustaba el tijeretazo que los líderes habían dado al presupuesto plurianual. Por eso, aprobaron una resolución en julio en la que piden más dinero para 15 partidas, como Erasmus, el fondo de innovación o el de Defensa.

Desde la Eurocámara rechazan hablar de cifras, y prefieren centrarse en subrayar las prioridades que se debe reforzar. Pero según estimaciones del Consejo, las demandas del Parlamento implicarían añadir unos 110.000 millones de euros adicionales al presupuesto para los próximos siete años.

Dada la urgencia por aprobar el fondo de recuperación, y las enormes diferencias que separan a Estados miembros y Parlamento en el presupuesto comunitario, los eurodiputados querían aprobar ya el fondo para aligerar la presión. Sin embargo, el Consejo insiste en aprobarlo como un paquete. De otra manera, fuentes diplomáticas señalan que los eurodiputados tendrían más margen para negociar subidas adicionales para las cuentas comunitarias.

Alemania ya ha avisado que ambos temas no se separarán, por lo tanto retrasar la aprobación del presupuesto plurianual también retrasará la culminación del fondo de recuperación. Por lo tanto, se pospondrá más aún la llegada de los 140.000 millones de euros que espera España, y que incluso podrían caer ya en el segundo semestre de 2021.

Las diferencias respecto al presupuesto plurianual no son las únicas que separan a las instituciones comunitarias en la batalla presupuestaria. El jefe de la Eurocámara, David Sassoli, volvió a insistir en los otros frentes de batalla: la creación de nuevos impuestos europeos para financiar los 750.000 millones del fondo, una condicionalidad del Estado de Derecho más estricta, sobre todo dirigida a Hungría y Polonia, y que el Parlamento tenga más voz en la gestión del fondo, por ejemplo pudiendo dar también su opinión sobre los planes nacionales de inversiones y reformas para acceder a la ayuda.

"Necesitamos avanzar en estos cuatro puntos clave de la negociación", subrayó el italiano en su cuenta de Twitter.

Un portavoz de la Comisión señalo que von der Leyen, Sassoli y Merkel "reafirmaron su fuerte compromiso con alcanzar un acuerdo rápidamente". Al mismo tiempo que las negociaciones continúan entre los negociadores de los Estados miembros y la Eurocámara, los tres coincidieron en mantener un "estrecho contacto durante las próximas semanas y meses" para concluir las negociaciones lo antes posible.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin