Economía

Las 13 suspensiones de pago de España a lo largo de su historia

  • Tras 130 años sin declarar al Estado en quiebra...
  • ... la deuda española vuelve a estar en niveles de riesgo
  • En el siglo XVIII, España tuvo repudios de la deuda hasta en siete ocasiones
Palacio Real de Madrid. Alberto Martín

La crisis económica del coronavirus Covid-19 no está afectando a todos los países por igual. Con un confinamiento mucho más duro que el de cualquier otro país de nuestro entorno, y unas medidas económicas a contracorriente de las adoptadas por las economías más avanzadas de la Eurozona, no hay semana en la que un organismo internacional no ponga a España a la cabeza de las sociedades desarrolladas más golpeadas por la pandemia. El último dato del PIB trimestral confirma esta preocupación y nos pone otra vez en el punto de mira a nivel Europeo. Ante esta situación de fuerte reducción de los ingresos públicos y un aumento sin precedentes del gasto en materia política, la sociedad española se cuestiona si podríamos llegar a la quiebra.

A lo largo de la historia de España son varias las ocasiones en las que nuestro país ha incurrido en quiebras, junto a algunos impagos parciales. Y son las malas políticas económicas, con alto endeudamiento, y las ambiciones desmesuradas las que nos han llevado a la bancarrota.

Como bien demuestran los profesores Carmen Reinhart y el Nobel Kennett Rogoff en su último estudio de la Universidad de Harvard, Los países llevan quebrando desde que el mundo es mundo. Pero España se encuentra entre los que más veces ha suspendido pagos, junto con Francia. Llevamos trece.

Naciones antiguas

Cierto que también son desde la caída de Roma en el 476, ahogada igualmente por el endeudamiento del "pan y circo" y la porosidad de sus fronteras, de las naciones más antiguas del mundo. Las del Hispania Rex de Eurico y la franca de Clodoveo. Pero dejando al margen la gran quiebra del hasta entonces próspero Reino hispano-godo en el 711 con la invasión musulmana, saldada con tesoros posiblemente todavía escondidos -como estuvo el de Guarrazar- y los saqueos por muerte o botín de las principales ciudades, lo cierto es que tras la Reconquista quedaba una sociedad vigorosa, movilizada y endurecida aunque todavía con alto índice de pobreza, como ninguna de las occidentales.

Sin embargo la selección de talentos de las situaciones extremas, y un pensamiento estratégico bien orientado en el exterior por las élites dirigentes, generan un Siglo de Oro, donde florecieron las letras y las artes, coincidiendo con el auge político y militar en España. Aunque, a pesar de la gran cantidad de oro y plata que llegaba del continente americano y de ser de los países donde sus pobres habitantes más impuestos pagaban, el presupuesto no alcanzaba para satisfacer los compromisos adquiridos. ¿Les suena?

Durante años y hasta el siglo XV eran prestamistas hebreos los que, imposibilitados legalmente a tener activos inmuebles, se dedicaron a la nunca bien vista y arriesgada actividad prebancaria; en muchos casos usuraria, por el simple hecho de que siempre estaban expuestos a un decreto de expulsión; o un progrom, llevado cabo por la propia población local o los mismos Estados, como forma de cancelar sus deudas, lo que ocurrió en toda Europa.

Pero fue durante el reinado de Felipe II, cuando el no cumplir con el pago de la deuda se convirtió en algo recurrente. Como herencia de su padre, Carlos I de España y V de Alemania, mantuvo varios frentes abiertos para seguir manteniendo el Sacro Imperio Romano Germánico, que le dejaron un sobreendeudamiento. Y un año después de tomar la corona, en 1557, Felipe II impaga a sus acreedores, y produce las bancarrotas de 1575 y 1596, cuando los intereses ya alcanzaban el 30% de los ingresos, arrastrando a los mismísimos Fugger a la ruina.

Con la idea de mantener los dominios españoles y la defensa de la fe católica, Felipe III hereda una deuda cinco veces superior a la inicial. Durante su mandato se produjo la quiebra ante los tenedores en 1607, siendo esta su principal crisis. Habría que esperar otros veinte y cuarenta años para encontrar nuevas bancarrotas, en 1627 y 1647 respectivamente, ya en el reinado de Felipe IV, en los que no fue ajeno el afán de contentar a sus súbditos lusitanos y mantener íntegros los dominios portugueses y la propia corona de Portugal. Con la excusa de perder Países Bajos y también Portugal se incurre en los impagos parciales de 1652 y 1662.

Durante estos siglos la hacienda española tuvo gran diversidad de formas e ingenio para financiar sus deudas, siendo imitada por los demás países hasta nuestros días. Los ingresos incluían desde antiguos derechos medievales a la creación de tasas muy innovadoras; con territorios exentos de unos pagos pero que contribuían con otros, o lo hacían de distinta forma, como sufragando sus propias obras públicas, mantenimiento de puertos, fortificaciones o fuerza armada local; también con diferentes sistemas de recaudación y con una estadística para la que el presupuesto era una mera estimación.

Como en ocasiones la hacienda se veía obligada a recabar fondos cuantiosos con celeridad se empezó a recurrir a expedientes como los "asientos". Este término se refiere tanto al monopolio de una renta que la Hacienda Real y la Corona arriendan a particulares, tales como azogues, yerbas, estanco de tabaco, de negros, etc. Era como una operación financiera por la que se realiza el préstamo a interés de una cantidad y se gira a un lugar y en un cierto momento en la moneda convenida en el punto de destino. Para el reembolso del arriesgado capital prestado y los altos intereses correspondientes se hacían libranzas sobre rentas de la Corona, que quedaban así "asentadas". Ramón Carande en su Carlos V y sus banqueros, estudió las relaciones del emperador con los asentistas más célebres como los Fúcares o los Belzares, y luego los genoveses como los Spinola o Centurione. A los Fugger, por ejemplo, se les concedió el monopolio de la pimienta en nuestra vecina Portugal, o el mercurio de las minas de Almadén.

Al arriesgado, y no siempre rentable, negocio del préstamo había que sumar la "adehala" o beneficio derivado del cambio de moneda, aunque con el riesgo permanente de que la Corona declarase suspensión de pagos. Además "la revolución de los precios" de la época con el consiguiente efecto hiperinflacionario fruto de la entrada de metales preciosos americanos causó estragos en el aparato productivo de España; hoy lo llamamos "enfermedad holandesa", por el daño causado a Holanda sus descubrimientos de gas hace 50 años, pero bien podríamos llamarlo "enfermedad española", pues fue España quien primero sufrió sus negativas consecuencias. De esa situación inflacionaria versa el Tratado y discurso sobre la moneda de Vellón, de P. Juan de Mariana, sobre la falsificación de la moneda, llegando a llamar "falsificatore di moneta" al Rey Felipe el Hermoso de Francia, otro país caracterizado por sus recurrentes impagos en Europa, como señalamos.

Junto a los "asientos", que en definitiva fueron un tipo de deuda que equivalía a las obligaciones de hoy en día, surgieron los "juros" al hacerse necesario refinanciar las deudas, aumentando los plazos y los montos. Se intentaba llegar a acuerdos con los acreedores que, en la práctica, se veían obligados a aceptar ser pagados con estos nuevos "instrumentos financieros". También fueron una forma de crédito por el que los particulares prestaban a la Hacienda Real cantidades que les serían devueltas con intereses, por lo general, del 7%. Eran negociables y podían ser vendidos por los particulares, lo que solían hacer los "asentistas", cuando tras una bancarrota debían aceptarlos. Buena parte de los ingresos se destinaba al pago de operaciones militares en el escenario internacional -como las revueltas en los Países Bajos-, de la flota del Mar Océano para la defensa del Atlántico y Pacífico, de la flota de galeras para el Mediterráneo y el Estrecho, con base en Cartagena y Puerto de Santa María -movidas por galeotes reos o esclavos que cumplían condena a bordo- además de los Tercios reclutados con voluntarios profesionales.

Distintas garantías

Para los pagos también se emplearon otros muy distintos tipos de garantías en el caso de no cumplir con los compromisos iniciales, desde cargamentos de oro y plata que venían de las Indias Occidentales, hasta impuestos que se recaudaban con distinta frecuencia. A los prestamistas no les quedaba más remedio que aceptar estas condiciones si querían recuperar parte de su dinero. Conocido es que en estas operaciones tras los alemanes también arruinaron a los banqueros genoveses.

Durante los reinados posteriores y el siglo XVIII es un periodo en el que a pesar del alto endeudamiento de nuestro país, los estudios relazados no contabilizan omisión en los pagos, salvo de repudios parciales, como en 1739, con unas rentas reales en gran parte empeñadas. Es durante el siglo XIX, cuando España tuvo repudios de la deuda en siete ocasiones. Las tres primeras llevaron a las quiebras de 1809, 1820 y 1831 con Fernando VII, donde el problema de la hacienda pública se agravó con la guerra hispano-francesa de "resistencia", 1808-1814, y el cese de las remesas ultramarinas de plata.

Como dice Francisco Comín es sus estudios sobre la Crisis de la Deuda Publica, "todo el siglo XIX estuvo condicionado por el enorme volumen de deuda heredado del Antiguo Régimen y por las malas prácticas de la gestión de la deuda durante la quiebra en el primer tercio del siglo". Aunque como bien muestra el catedrático Javier Morillas es indisoluble de la enorme destrucción económica provocada por los seis años de "guerra total" contra la "francesada" y sus prácticas de requisas y tierra quemada, que destroza todo el tejido productivo de la primera industrialización española del XVIII dejando una economía absolutamente exhausta. Luego, aunque Fernando VII repudiara la deuda externa asumida por el Trienio Liberal (1820-1823) y legalizara las ventas de tierras concejiles llevadas a cabo en el marco de la Constitución de 1812 para arreglo de la hacienda, la inestabilidad política subsiguiente lleva a que la deuda externa pase del 4% de la deuda total reconocida en 1808 al 64% en 1840; mientras la deuda pública total pasaba de significar el 30% de los ingresos totales en 1808 al 43% en 1843. Los gobiernos liberales reconocieron la pesada deuda y a pesar de los arreglos del conde de Toreno en 1834 y las cuestionables desamortizaciones como la que hizo el ministro de Hacienda Álvarez Mendizábal en 1837, no terminan de solucionar el problema. Tampoco la reforma de Santiago Mon y Ramón Santillán (1845), tras la racionalización y centralización impositiva, resulta muy efectiva ante la inestabilidad institucional. La crisis internacional de 1866 resalta el fuerte endeudamiento externo, asociado también a la gran expansión del ferrocarril e inviabilidad de muchas de obras de infraestructura, que terminan en quiebras con la expulsión de Isabel II tras la Revolución de 1868 y luego la Primera República. En total se dieron cuatro quiebras entre 1834 y 1882, la última relacionada con la financiación de las campañas en Cuba y Filipinas.

El final del siglo XIX y las tres primeras décadas del siglo XX la economía española se recupera de los años perdidos, y es con la reforma de Raimundo Fernando Villaverde, en 1899, que conseguimos un lustro completo de superávit.

Tras la Guerra Civil Franco no reconoce la deuda republicana, aunque quedaría sobresaldada con las extraordinarias reservas de oro históricamente acumuladas en el Banco de España que el Gobierno republicano ordena trasladar a Rusia, mientras el Cajero Mayor del Banco se suicida de un disparo en su despacho abrumado por el expolio. También la deuda franquista con Alemania quedaría parcialmente saldada con los más de 40.000 jóvenes de la División Azul enviados a "contener el comunismo" en el mismísimo frente soviético bajo aquel "Rusia es culpable" del entonces superministro Serrano Súñer. Con la autarquía y tras los ajustes del plan de Estabilización de 1959 la deuda se mantendría en mínimos históricos durante varios años, llegando a significar algo más del 7% del PIB en 1975.

Han tenido que pasar 130 años para encontrar hoy a la deuda española en niveles de riesgo y a su economía al borde de la quiebra. Si queremos volver pronto a la senda del crecimiento y convencer a los mercados así como a nuestros socios comunitarios, hay que adoptar pronto políticas económicas reputadas. Con reformas estructurales y del gasto en nuestra administración y partidas públicas acordes con nuestra economía. Como explicó Adam Smith, lo que no tiene sentido en la economía de una familia no la tiene en la gestión de un Estado.

comentarios64WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 64

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

jope
A Favor
En Contra

Izquierdosos, nazionalistas, sois unos indigentes intelectuales, sois unos genocidas en potencia, deberíais suicidaros todos, aplicaos una eutanasia colectiva y os aseguro que todo cambiaría para bien.

Nazional socialistas comunistas=mafia inútil genocida

Puntuación 41
#25
marbellaco
A Favor
En Contra

el papito de la Calviño cerró LA CLAVE y echó a patdas de Balvin para que Trevijano no dijera mas que España hiría a la quiebra con el borbon, ya que la corrupción era factor de gobierno con el R78... el que avisa no es traidor...ajo y agua...

Puntuación 2
#26
Carmen
A Favor
En Contra

25. Pues hombre, ya que tanta obsesión tienes con la muerte... si llega el momento, agradeceré que un Gobierno progresista permita mi muerte digna. Debería ser un derecho constitucional.

Puntuación -13
#27
Incredulo
A Favor
En Contra

Carmen estamos en las antipodas.Lo mismo algún día te darás cuenta de lo equivocada que estas.Cuando eso ocurra,si ocurre, habrás visto la luz

Puntuación 15
#28
Sebastian
A Favor
En Contra

SEÑORES DEL ECONOMISTA!!!

Los marcadores funcionan al revés!!!

Le doy a más y puntúa menos.

Puntuación 1
#29
Cuanto subnormal hay en este país de dios y Monárquico por muchos años
A Favor
En Contra

Pues no dice la sinvergüenza esa de la Carmen UN GOBIERNO PROGRESISTA DICE.

SI SI CLARO QUE PROGRESAMOS HACIA EL CORRALITO... SERÁ SUBNORMAL

Puntuación 15
#30
Carmen
A Favor
En Contra

28. Pues no sé... yo respeto tu forma de pensar, no creo que estés equivocado por pensar diferente. Solo sé que lo que pienso de los empresarios es por experiencia propia objetiva viendo sus tropelías con los trabajadores. Queda muy bonito hablar de liberalismo pero obvias la crueldad e injusticias que provoca. Eso es algo parecido al egoísmo de los pensionistas, que dicen que se lo han merecido y les da igual todo lo demás. No todos podemos ser espabilados arrolladores con talento, suerte y sin ayuda del Estado para nada en esta vida. Y menos cuando tienes hijos o familia que mantener, cuando te ves más presionado a aceptar lo que sea.

Puntuación -14
#31
ESTA VERGÜENZA ES LA PSOEZ
A Favor
En Contra

ESPAÑA NO SE PERO LO QUE SI SABEMOS ES COMO PROGRESA FALCONETTY.

FALCON PA ARRIBA FALCON PA ABAJO.... PALACIO PA ARRIBA PALACIO PA ABAJO.

SI SEÑOR ESO ES PROGRESAR Y LO DEMÁS...

CHICO YO SIGO EN LA MONCLOA Y MIS BUENAS VACACIONES LOS DEMÁS QUE SE BUSQUEN LA VIDA.

Puntuación 18
#32
Carmen
A Favor
En Contra

30. Progresista, progresista, progresista.

jajaja

Idiota, vete a dormir la siesta que estás más guapo.

Puntuación -15
#33
A Favor
En Contra

España ya está en quiebra, solo recibe financiación del BCE.

Y desde hace 10 años.

Puntuación 16
#34
mmmm que rico
A Favor
En Contra

Carmen

HAY UNA ELEMENTA EN PODEMOS QUE DICE A TODAS HORAS... "LO QUE OS PASA.. ES QUE NO SABÉIS COMERME BUEN EL COÑO"

NO TE PASARÁ A TI LO MISMO.

PÍDELO VETE A SABER LO MISMO TE SALE UN MAROMO QUE TE LAME BIEN ESE COÑO. Y TE DEJA COMO NUEVA

VAMOS QUE TE DEJA QUE NO PARAS DE CANTAR EL CARA A EL SOL... JAJAJA

Puntuación 2
#35
pl
A Favor
En Contra

Muchos ya tienen el nanochip por la PCR y posiblemente sean pequeños robots a prueba, de ahí por ejemplo la deshumanización de parte de los cuerpos y seguridad del estado ante lo que está pasando que siguen ordenes como automatas, o por ejemplo controlar un partido de fútbol, ... Las posibilidades son infinitas

Puntuación 0
#36
Carmen
A Favor
En Contra

Afortunadamente está VOX para contrarrestar la ruina que nos trae el Dúo Sacapuntas.

Puntuación 10
#37
Carmen
A Favor
En Contra

35. Serás cochino. Mi cunt está en el cerebro y no hay hombre de derechas que sepa excitarlo, eso seguro.

Puntuación -12
#38
Usuario validado en elEconomista.es
jupiter2
A Favor
En Contra

Con el peor gobierno en el peor momento, la quiebra del pais esta mas que asegurada.

Puntuación 13
#39
Usuario validado en elEconomista.es
da-yana-maria
A Favor
En Contra

Y para cuándo las suspensiones de vagos? Políticos, sindicalistos, ong.etas como la de la mora de smicer, civilizagorrones..

Puntuación 16
#40
Incrédulo
A Favor
En Contra

Carmen, llevo 33 años asesorando empresas y siendo empresario o profesional liberal.Y créeme, jamás en nada relacionado conmigo se ha cometido una injusticia a sabiendas contra un trabajador. Aunque sé que de vez en cuando se producen. No debemos olvidar que los empresarios son seres humanos con sus cosas buenas y malas. Pero en cambio he visto muchísimas injusticias de trabajadores contra sus empresas.Es más, he liquidado empresas de clientes por culpa de sus trabajadores.

En cuanto al liberalismo, no debes creer que el liberalismo solo es válido para personas con estudios y formación universitaria. Nada de so. Para constituir una empresa no piden ni la ESO. Y te aseguro que hay gente sin estudios que ganan más que titulados universitarios, y además tienen ideología liberal.Un liberal solo pide,, en lo económico, libertad para operar en el mercado, y que exista el menor número de regulaciones por parte del Estado que sea posible. El Estado solo debe asegurar la libertad, no la igualdad.Cierto es que el liberalismo no admite vagos, eso es cierto.

Permíteme un atrevimiento, y aprovechando que estamos en agosto. Si puedes lee " La economía en una lección" de Henry Hazlitt. Lo mismo cuando lo leas, piensas un poquitín distinto.

Yo estudié Económicas y Empresariales en su tiempo, y te puedo asegurar que empecé a entender la economía con este libro, y con "La Acción Humana" de Mises.

En la facultad solo aprobé exámenes con carga matemática y teoría económica Keynesiana y neoclásica. Es decir, salí sin saber nada de economía de verdad. Me dí cuenta 15 años más tarde. Y la verdad es que me quedé con cara de tonto al ver somo me habían adoctrinado.

No empieces con la acción humana si te decides, tiene más de 1.300 páginas y es más tedioso de leer. Sobre todo si no hay conocimientos económicos previos. En cambio la economía en una lección es muy muy entretenida, y créeme algo, aunque sea muy poco estarás de acuerdo conmigo.O eso creo. Uno de mis hijos estudió el Doble Grado de Economía y Derecho , y cuando acabó le "obligué" a leerlos. Cuando los acabó me dijo: no me enseñaron nada de economía de verdad en la universidad.

Ahora mi objetivo es que la gente joven lea economía de verdad, entienda el mundo real, y se valore como individuo sin esperar nada del Estado. En fin, una lucha por las ideas liberales.

Cada loco con su tema. Yo con el mio.

Puntuación 12
#41
Fuera el bipartidismo rancio que nos ha traído hasta aquí.
A Favor
En Contra

Y a todo esto, ¿qué dice Cansado y su partido populista(PP) sobre la grave situación económica que sufrimos? A parte de quejarse y contarnos lo mal que están las cosas,algo que ya sabemos, ¿piensa hacer algo al respecto o solo está esperando, al "estilo rajoyesco", que esto se hunda para sustituir a Fraudillo, sin mover un dedo? Se sabe si ha vuelto a reunirse, con nocturnidad y alevosía, el lanzador de huesos de aceituna con Zp, para negociar no se sabe qué su partido con el Gobierno socialcomunista?...

Puntuación 6
#42
Indauchu
A Favor
En Contra

Próximos a la bancarrota y al 40% de paro, y el Monstruo de la Moncloa de vacaciones de lujo a su p. aire. La cárcel es poco.

Puntuación 11
#43
El buen gusto y distinción de los Podemitas que quieren gobernar España
A Favor
En Contra

"LO QUE OS PASA ES QUÉ NO SABÉIS COMERME BIEN EL COÑO"

PALABRAS TEXTUALES TWITERAS DE UN CARGO O EX CARGO PODEMITA

Puntuación 5
#44
LOS PROGRESISTAS
A Favor
En Contra

Estos suciatas que se hacen llamar progres y demás pandemias... Lo que buscan es otra guerra civil.Son revanchistas. Lo que hay que hacer es cuando se salen del tiesto pegarles bien en las ternillas que sangre. Nada de seguirles el rollo ese barato y obsoleto de las ideologias TRASNOCHADAS.

Al que no salga en la foto palo y tente tieso no entrar a su juego ideológico como la superchorrada esa de somos progresistas... Y tan progresistas como que no paráis de colocarlos en cargos que no sirven para nada salvo para cobrar nóminas de escándalo

Puntuación 6
#45
JonS
A Favor
En Contra

Los problemas históricos de deuda de este Estado megalomaníaco hab estado casis siempre relacionados con el mantenimiento de guerras exteriores (también de sublevaciones internas, como la franquista de 1936) y colonias o territorios que no podía en modo alguno mantener. El Conde Duque de Olivares era un loco, pero, desgraciadamente, no fue el único en la historia de insensateces de este Estado español.

Puntuación -2
#46
Pepe
A Favor
En Contra

España no puede ir a la quiebra por la simple razón de que ya está quebrada, se guardan las apariencias porque el BCE garantiza la nueva deuda día a día, pero España no es capaz de financiarse en el mercado Y por tanto está quebrada.

Entre todos la mataron y ella sola se murió, Partidos políticos, sindicatos, empresariado corrupto, iglesia, monarquía, funcionarios… Y por encima de todo un pueblo ignorante y fanático.

O sea, lo de toda la vida.

Puntuación 11
#47
Ana27
A Favor
En Contra

Esta claro. Los españoles son incapaces de aprender.

Puntuación 4
#48
Carmen
A Favor
En Contra

41. De verdad que como lo lea y empiece a sacarle defectos y contradicciones, te vas a enterar. jajajaja

Puntuación -2
#49
Domingo Gil
A Favor
En Contra

Me permitiría poder compartir la información de última hora

En unos 7 grupos de información de la APP Facebook

Quedo esperando respuesta den mi dirección de Gmail

Atte Gil

Puntuación 1
#50