Economía

Casi el 60% de los españoles no mantendrá su nivel actual de renta tras la pandemia

  • Los pensionistas serán los que sufrirán un menor impacto, según EY
  • Se resiente la confianza: dos tercios ven lejana la recuperación económica
Madrid

La pandemia del COVID-19 marcará un antes y un después tanto en el modo en que nos relacionamos como en la capacidad de los hogares para mantener sus ingresos. Y es que, el 58% de los españoles considera que no podrá sostener su nivel actual de renta en los próximos meses como consecuencia de la crisis, y un 7% cree que llegará a quedarse sin ingresos.

Por el contrario, cuatro de cada diez espera mantenerse igual que antes de la crisis y tan solo un 2% prevé aumentar sus ingresos. Así se desprende del informe Deconstruyendo al consumidor, elaborado por EY-Parthenon, sobre el comportamiento actual y futuro de los consumidores de nuestro país.

Previsiones

En cuanto a la confianza de los españoles sobre el futuro económico y del empleo es negativa. El 66% aún ve muy lejana la recuperación, con un impacto fuerte y a largo plazo, mientras que un 30% cree que, pese a que será impacto importante, recuperamos la normalidad a medio plazo tras la crisis sanitaria.

Este pesimismo también se traduce en las perspectivas económicas de los hogares españoles ya que el 59% prevé que sus ingresos económicos se reducirán en los próximos meses, de hecho, hay un 9% que asegura no contar con recursos actualmente.

A nivel general, este descenso de los ingresos tendrá un impacto relevante para uno de los sectores más afectados; el turismo nacional. Solamente un 25% de los consumidores prevé mantener o aumentar su gasto en vacaciones. Un 31% va a reducir su presupuesto, y el 44% restante no tiene expectativa de gasto. Además, solamente un 17% de los consumidores se plantea ir a un hotel o alquilar una casa cuando haya acabado el confinamiento.

Asimismo, por franjas de edad, los menores de 44 son los que sufren el mayor impacto ahora mismo y los que tienen perspectivas más negativas. Por el contrario, los mayores de 60 (efecto pensionista) son los menos impactados, y los que tienen perspectivas más positivas (aún así un 44% tiene expectativa de menos ingresos a futuro).

La situación es mucho más acusada entre los autónomos con tres de cada cuatro que afirman que han visto afectado su negocio, de los que el 25% declara no tener ingresos en estos momentos. Además, un 75% de los trabajadores por cuenta propia piensan que su situación va a empeorar en los próximos meses.

En cuanto a las perspectivas futuras de este colectivo, estas son desoladoras. La Organización de Trabajadores Autónomos (ATA) apunta que un 32,5% de los autónomos afirma estar planteándose tener que cerrar su negocio, frente a únicamente el 56,8% que señala que es una opción que no se plantean actualmente.

Cambio estructural

Para David Samu, Socio Responsable de EY-Parthenon, "nos encontramos ante un cambio estructural en el modelo de consumo y que su reactivación y la recuperación de ciertas costumbres va a ser lenta y gradual. De hecho, como recoge el informe, los consumidores condicionan algunas actividades que antes eran habituales a la disponibilidad de una vacuna".

A la pregunta de cuando tienen previsto recuperar ciertas actividades que favorezcan el consumo, la mayoría lo supedita a la superación de la crisis sanitaria más que a la finalización del periodo de confinamiento.

Desplazarse a casa de un amigo, tomar un aperitivo en una terraza o usar el transporte público serán las primeras actividades que previsiblemente retomarán los encuestados. Sin embargo, asistir a un evento, utilizar el avión o ir de compras se sitúan en las últimas posiciones de su lista de prioridades, dependientes en gran medida de la disponibilidad de una vacuna para el virus.

El 70% de españoles consultados comienzan a interiorizar que su realidad social y escala de valores está cambiando de forma estructural. Así, la mitad de ellos reducirá y estrechará su vida social, bien disminuyendo su asistencia a actos o limitando sus relaciones a su círculo más cercano. El 50% restante espera mantener su actividad normal, eso sí, siguiendo las normas que se aprueben por las autoridades.

En este sentido, los españoles aceptan de manera mayoritaria (90%) el uso de mascarillas y la limitación de aforo en los espacios comerciales para limitar la propagación del virus. La implantación, por ejemplo, del pasaporte inmunológico o la utilización de aplicaciones de geolocalización también son apoyados por los encuestados, aunque en un porcentaje menor, del 79% y 71%, respectivamente.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Ivan
A Favor
En Contra

Este virus es muy democratico ...

Puntuación 2
#1