Economía

Alemania comienza a carburar pero la locomotora ya no es la industria del país

La actividad del sector servicios en Alemania registró en enero la mayor subida en casi un año al pasar el PMI de servicios de 52,9 puntos de diciembre a 54,2 puntos en enero, el nivel más alto en los últimos cinco meses. La fortaleza de la demanda interna consolida el crecimiento de la economía en el arranque de año con su mayor expansión desde agosto. Sin embargo, la industria sigue en contracción aunque parece que ha tocado fondo.

El PMI Compuesto de Alemania, que incluye los datos de actividad del sector servicios e industria, creció en enero más de lo previsto hasta los 51,2 puntos y deja atrás la pesadilla de 2019, cuando la economía germana rozó la recesión. "El sector de servicios de Alemania tuvo un comienzo brillante para el nuevo año, lo que proporciona una bienvenida garantía de que la economía nacional, en general, se ha mantenido resistente a la debilidad en la fabricación", subraya el economista principal de IHS Markit, Phil Smith.

Los expertos temían que la crisis de la industria terminara contagiando al resto de la economía, pero la demanda interna sigue tirando del PIB del país y no ofrece señales de debilidad. La encuesta a las empresas de servicios también muestra que los nuevos negocios se expandieron por segundo mes consecutivo y que el ritmo de empleo en el sector alcanzó un máximo de siete meses.

El sector industrial sigue en declive, aunque parece que se aleja de las condiciones vividas el pasado verano, cuando la producción, el empleo y los pedidos tocaron fondo con la incertidumbre que estaba generando el Brexit. Especialmente, sufrieron las exportaciones de bienes equipo, maquinaria pesada y la joya de la corona alemana, los automóviles. En enero, el índice PMI manufacturero repuntó 1,5 puntos hasta los 45,2 puntos, pero se sigue manteniendo por debajo del nivel de 50, que indica que el sector registra una contracción de la actividad. La industria germana lleva ya doce meses en esta situación.

El empuje de la economía alemana a contribuido al buen dato de PMI de la zona euro. El índice compuesto subió a 51,3, el nivel más alto desde agosto y por encima de una estimación inicial. La recuperación fue liderada por un sólido impulso en los servicios y ayudado por la disipación de los problemas en la fabricación. El dato alivia la preocupación tras la caída del PIB de Italia y Francia en el final de año.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin