Economía

Europa ensalza la gestión de Draghi y sus medidas no convencionales

  • Autoridades nacionales y europeas lo colocan en el "panteón" del euro
Mario Draghi, todavía presidente del BCE. Foto: Reuters.
Bruselas

Mario Draghi preside este jueves su último consejo de gobierno del Banco Central Europeo, antes de que la francesa Christine Lagarde tome las riendas el 1 de noviembre. Dejará atrás un periodo sacudido por la crisis del euro y los programas de rescate, y pasará el relevo justo cuando el riesgo de una nueva recesión parpadea en el radar.

Para pasar revista a sus ocho años de mandato, elEconomista ha contactado a ocho altos cargos nacionales y europeos, además de analistas, procedentes de diferentes países e instituciones, representando puntos de vista diversos. Aunque algunas de sus últimas decisiones monetarias provocaron un cisma dentro del BCE, empañando su despedida, casi nadie cuestiona que, con su compromiso por hacer "lo que sea necesario" -whatever it takes- de julio de 2012, Draghi salvó el euro.

Se lleva además el agradecimiento del Parlamento Europeo, por "la atención que siempre dedicó a su papel", comenta a este diario su presidente, David Sassoli, quien destaca su "equilibrio, competencia y autoridad" durante los pasados años.

El también ministro de Finanzas portugués y presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, subraya cómo "las dudas sobre la irreversibilidad del euro sólo se disiparon realmente después de que pronunciara las tres palabras más importantes jamás dichas por un banquero central".

Pero Centeno destaca que la contribución de Draghi va más allá, con la adopción de medidas no convencionales que impulsaron la economía europea y la creación de empleo. "Draghi también entendió que la recuperación debería ser aprovechada para fortalecer aún más el euro. Junto con los presidentes de las otras instituciones, expuso una visión para completar la Unión Económica y Monetaria", añade.

Aunque queda trabajo por hacer, Centeno concluye que la eurozona "está hoy en un estado mejor que nunca, y esto es en gran parte gracias a Mario Draghi".

En el panteón

La historia lo recordará por muchas acciones, pero "con su lo que sea necesario, Mario Draghi se ha ganado su lugar en el panteón de los responsables políticos de la zona del euro", comenta Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea para el euro. "Es un gran banquero central y un hombre resuelto que ha tenido la autoridad y el coraje para tomar decisiones difíciles, y ser innovador cuando ha sido necesario", agrega el letón.

Mientras, para Nadia Calviño, Nadia Calviño, ministra española de Economía en funciones, Draghi "es sin duda una de las personalidades más relevantes de las últimas décadas en el ámbito económico".

Gracias a sus famosas tres palabras, España comenzó a superar la crisis y "abrió la puerta al uso de nuevos instrumentos de política monetaria, que gradualmente están dejando de ser extraordinarios, reforzando la capacidad de acción de los bancos centrales", comenta la ministra en funciones.

Calviño recuerda la advertencia de Draghi sobre los límites de la política monetaria para urgir a completar la unión económica y monetaria con "instrumentos de estabilización comunes". Desde un punto de vista personal, la ministra española destaca que "siempre he apreciado la calma, la claridad y el sentido común que destila Mario Draghi en todas sus intervenciones".

Un excelente presidente

Por su parte, Bruno Le Maire, ministro de Finanzas de Francia, también cree que Draghi "ha sido un excelente presidente del BCE".

El banquero central francés, François Villeroy de Galhau, se unió a sus colegas holandeses, alemanes y austriacos para cuestionar parte del paquete de decisiones monetarias adoptadas en septiembre por el . Sin embargo, Le Maire subraya que "a lo largo de su mandato, ha tomado decisiones valientes que han permitido que la zona euro se recupere de la crisis". Y "más recientemente", ayudaron a "apoyar la economía europea en el contexto de la desaceleración económica".

Jeroen Dijsselbloem, ex presidente del Eurogrupo (2013-2018) destaca la importancia de la "experiencia" de Draghi en el Eurogrupo, tanto en la formulación de políticas como en su rol como banquero, y su autoridad como presidente del BCE, siempre presionando a favor de las reformas entre los ministros. "Él fue importante para mí personalmente, me dio buenos consejos muy a menudo", recuerda, por ejemplo, durante las discusiones de la unión bancaria o durante la crisis griega, negociando con los Estados miembros "con intereses e ideas muy diferentes".

El holandés está "totalmente en desacuerdo" con la imagen compartida por muchos en su país, en Alemania y otros socios, donde Draghi es visto como un "italiano", que no respeta las posiciones tradicionales de la política monetaria, e incluso sirve a intereses italianos.

Dijsselbloem indica que "siempre he tratado de explicar en los Países Bajos que no se puede esperar que el BCE sirva a los intereses de un país o un grupo, como los fondos de pensiones holandeses. El BCE tiene que servir a la eurozona en su conjunto".

"Espero que sea recordado como una de las personas que ayudó a que la eurozona superara su primera crisis existencial, y esperemos que sea la última", concluye.

Buen trabajo en tiempos duros

Christian Kastrop, director del Programa de Futuro de Europa en Bertelsmann Stiftung, resume diciendo que Draghi hizo "un buen trabajo en tiempos difíciles para la política monetaria", especialmente considerando que la zona del euro no tiene una unión económica, financiera o fiscal a la mano.

Kastrop, quien era un funcionario de alto rango en el Ministerio de Finanzas alemán, comenta Draghi "logró lograr un difícil equilibrio entre las preferencias políticas de los banqueros centrales de la eurozona". Mirando hacia el futuro, advierte que deja una "herencia crítica" a su sucesora, Christine Lagarde: cómo restablecer el "poder de fuego del BCE" sin tomar ninguna medida arriesgada que pueda afectar la sostenibilidad financiera y crear un "círculo vicioso".

Mientras, Maria Demertzis, subdirectora del think tank Bruegel, opina que Draghi es parte del grupo "que rescató el euro" al enfrentar la crisis con acciones "audaces y decididas" y una comunicación "poderosa. Su discurso de lo que sea necesario será recordado como posiblemente una de las piezas de lenguaje más efectivas para dirigir los mercados de la manera más efectiva", explica. Pero agrega que, bajo su liderazgo, el BCE "se sobreextendió" con su programa de compra de activos, reduciendo la munición para la próxima recesión. Lagarde tendrá que ser "inventiva" y "navegar parcialmente en la oscuridad".

En este caso, Benoît Lallemand, secretario general de la ONG Finance Watch, también resalta la declaración del verano de 2012. "Demostró que el Banco Central puede y debe tomar medidas audaces cuando las circunstancias lo requieren". Aunque también opina que "esta audacia tuvo altos costos para la desigualdad, la productividad y la agenda del cambio climático".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Incrédulo
A Favor
En Contra

Falso, Europa NO. Quienes sí están agradecidos son los dirigentes políticos manirrotos que abundan en Europa. El BCE les ha comprado toda su deuda pública a interés casi cero. De esa forma no acometen ajustes estructurales de reducción del gasto público, disminución de impuestos, etc. ¿ cómo no van a estar agradecidos a Dragui?. Dentro de un tiempo recogeran lo que han sembrado.

Puntuación 2
#1