Economía

Draghi advierte de que el BCE tiene espacio para rebajar más los tipos ante las señales de debilidad

  • Invita a Lagarde a seguir profundizando en los tipos negativos si es necesario
El presidente del BCE, Mario Draghi, junto al vicepresidente de la institución, Luis de Guindos.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, se ha despedido del Parlamento Europeo defendiendo las últimas decisiones de política monetaria que incluyeron una rebaja de la tasa de depósito al -0,5% y a la reactivación del programa de compra de deuda. El banquero italiano, que abandona el cargo el próximo 31 de octubre, ha dicho que los últimos datos económicos "no muestran signos convincentes de un repunte del crecimiento en el futuro próximo" y ha advertido que el BCE todavía tiene margen de maniobra para ser más agresivo con su política acomoditicia.

Draghi deja la presidencia del BCE desplegando todo un arsenal para esquivar la amenaza de próxima recesión y reforzar el mensaje que la institución todavía irá más allá si es necesario. "Mirando hacia delante, los recientes datos y los indicadores a futuro -como los nuevos pedidos de exportaciones de manufacturas- no muestran signos convincentes de un repunte del crecimiento en la eurozona y los riesgos para la perspectiva de crecimiento siguen estando inclinados a la baja", ha dicho Draghi en su última comparecencia ante la Comisión de Economía del Parlamento Europeo.

El presidente del banco ha defendido que el último paquete de estímulos, que incluyó un recorte de las tasas depósitos al -0,5%, compras mensuales de 20.000 millones de euros de deuda y un retraso de la guidance hasta mediados de 2020, es "indispensable" ante los riesgos a la baja más persistentes y un nuevo retraso en el objetivo de inflación.

Draghi invita a Lagarde a seguir profundizando en los tipos negativos si es necesario

"Seguimos estando preparados para ajustar todos nuestros instrumentos si está justificado por la previsión de la inflación", ha remarcado el presidente saliente del BCE dejando a su sucesora, Christine Lagarde, la puerta abierta para que siga profundizando en la política de tipos negativos.

Draghi se ha detenido en explicar el objetivo de inflación simétrico en el 2%. En la práctica, supondrá que este nivel podrá ser superado para estabilizar los precios sobre la meta establecida con mayor flexibilida, para evitar los errores pasados. Con Jean Claude Trichet, el BCE comenzó a elevar tipos interés cuando el precio de las materias primas impulsaron los precios por encima del 2%.

"El Consejo de Gobierno quiere asegurarse de que el proceso de convergencia de la inflación sea lo suficientemente maduro y realista antes de comenzar a subir las tasas", ha indicado subrayando la importancia de la inflación subyacente, que no tiene en cuenta el precio de la energía y alimentos perecederos por su volatilidad.

El objetivo de inflación simétrica permite "tener más espacio para reducir aún más los tipos si es necesario"

"Nuestra guía mejorada ayuda a reducir la incertidumbre sobre la trayectoria esperada de las tasas de interés en el corto a mediano plazo y asegurará que las condiciones financieras se ajusten en línea con la dinámica de la inflación", ha insistido. Y ha advertido de que la flexibilización en la inflación permite "tener más espacio para reducir aún más los tipos si es necesario".

Draghi ha ensalzado las virtudes del paquete integral lanzado por el BCE. "Los diferentes elementos se reforzarán mutuamente para apoyar condiciones de financiamiento favorables para las empresas y los hogares, lo que sostendrá la inversión y el consumo. A su vez, un mayor gasto de las empresas y los hogares respaldará la dinámica de la inflación y garantizará que converjan de manera duradera con nuestro objetivo", ha explicado.

Y ha señalado que la política monetaria debe "permanecer altamente acomodaticia por un período prolongado de tiempo".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum8
forum Comentarios 8
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Incrédulo
A Favor
En Contra

Señor Dragui, eso no es bajar, es excavar. El suelo hace tiempo que lo tocó.

Sigue hundiendo más Europa...

Puntuación 28
#1
A Favor
En Contra

No se enteran de nada, están hundiendo Europa y a los trabajadores y ahorradores

Puntuación 30
#2
Usuario validado en Google+
Libertad Canaria
A Favor
En Contra

No se como ya no pasan directamente a imprimir billetes al estilo bolivariano, así que cambien sus euros por cualquier cosa, esto es un desastre que acabará muy mal.

Desafortunadamente nadie habla de reducir impuestos y burocracia además de derogar leyes, es decir menos Estado, sino que están empeñados en hacer de la UE la nueva URSS pero en versión progre socialdemócrata.

Puntuación 24
#3
Gutimoll
A Favor
En Contra

Si hace tres años hubiera bajado de golpe 100 puntos básicos los tipos de interés,ahora tendríamos inflación,pero se preocupó más de lo que le decían desde Alemania que lo que se preveía.Ahora se va,y le dice a "la otra" que lo haga ella que a él le da la risa.

Ahora ya es tarde,la gente va a empezar a tener miedo a perder su trabajo y va a empezar a ahorrar.Ni bajando los tipos a -1% se va a reactivar la economía,le quedará el helicóptero,cosa que no harán,así que vamos camino a una japoización de Europa y de una (otra) década perdida.

Gracias Draghi gracias Alemania,ahora a recoger lo sembrado,

Puntuación 3
#4
Draghi vete ya
A Favor
En Contra

Por favor que alguien le diga al inútil de Draghi que intereses negativos es igual a un IPC alto pues los ahorradores pierden poder adquisitivo !!

Puntuación 10
#5
Draghi tiene ideas de bombero
A Favor
En Contra

imaginaos que los bancos tienen que dar al BCE un 1% por guardar su dinero como quiere Draghi. ¿ No seria mejor que ese 1% los bancos se lo dieran a los ahorradores y estos al ver sus ahorros como crecen se animarían a consumir ?

Puntuación 13
#6
Usuario validado en elEconomista.es
OPEP-PETROLEO
A Favor
En Contra

Muy bien draghi, los CDS que tienen los fondos de riesgo comprados para cuando el muchas empresas y bancos grandes hagan suspensión de pagos siguen subiendo cada vez mas, Iberia, Santander, Repsol, estas de españa, pero igual en muchos paises sobretodo inmobiliarias.

Puntuación 1
#7
Historia
A Favor
En Contra

Durante la antigüedad se consideró la adulteración de la moneda un tema de la máxima importancia. Tanto que siendo su emisión un monopolio real, las Cortes tanto de Castilla como de León, pagaban un impuesto al rey (moneda forera) obteniendo a cambio el compromiso de éste de no alterar el contenido de oro y plata de éstas. Así se evitaron catástrofes como las que llevaron a la caída del imperio romano, en la que los emperadores alteraban la moneda para elevar el gasto público, provocando una inflación horrible y que nadie se fiase de las monedas, volviendo al trueque.

Gracias a la política seguida ya desde la época de los Visigodos, y luego copiada en Castilla y León, y luego las de todas las Españas y las Indias, gozaron de tal fama, que se emplearon en todo el orbe, incluso en lugares tan remotos como China.

Por supuesto la legislación, desde época visigoda, incluye penas severísimas para la falsificación: esclavitud, trabajos forzados en las minas e incluso la pena de muerte. Aunque fuese por raspar las monedas.

Y ahora consentimos que el gobernador del Banco Central Europeo pueda impunemente erosionar el valor de la moneda con tipos de interés negativo, cosa que en ningún momento de la historia de España se consintió siquiera a los monarcas.

Puntuación 9
#8