Ecomotor

Porsche desvelará el nuevo 911 en el Salón de Los Ángeles: ¿se acuerda de sus orígenes?

Tras verla camuflada sometiéndose a exigentes pruebas, Porsche presentará en primicia mundial la octava generación del 911 en el Salón de Los Ángeles, el próximo 27 de noviembre, 55 años después de que debutara el modelo original que la firma ha aprovechado para recordar.

El primer deportivo se lanzó el 12 de septiembre de 1963 en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt como sucesor del 356. El nuevo deportivo del fabricante germano recibió el nombre de 911 (originariamente se conocía como 901) cuando llegó al mercado un año más tarde, como consecuencia de una discusión sobre los derechos de las denominaciones con un cero en medio que la compañía mantuvo con Peugeot.

La expansión de la gama del deportivo continuó en 1965 con el 911 Targa, el primer "cabriolet seguro", que llevaba una barra antivuelco de 20 centímetros de ancho, un techo desmontable y una pequeña capota detrás, que se le conoció como ventana blanda y poco tiempo después fue sustituida por una luna trasera panorámica y térmica.

En 1966 hizo su estreno mundial, junto al 911 S de 160 caballos, las llantas Fuchs, forjadas en una sola pieza y "mucho más" ligeras. En otoño de 1967 salieron al mercado otras variantes, como el 911 T de 110 caballos.

Por su parte, a partir de 1969, la distancia entre ejes del 911 crecía respecto a la primera generación en 57 milímetros, hasta llegar a los 2.268 milímetros, lo que proporcionaba un comportamiento menos nervioso al vehículo.

La era 2.0 litros finalizaba en 1969. Con un diámetro de los cilindros cuatro milímetros mayor, la cilindrada subía hasta 2.195 centímetros cúbicos. En el 911 de 1972, el aumento en la cilindrada era aún mayor, hasta 2.4 litros, pero ahora el coche también podía funcionar con gasolina de octanaje normal. La gama abarcaba así vehículos desde los 130 a los 190 caballos del 911 S.

El 911 Carrera RS 2.7 se convirtió en una "leyenda" con su spoiler trasero tipo cola de pato. Este modelo solo pesaba 1.000 kilogramos, tenía una potencia de 210 caballos y su velocidad máxima superaba los 245 kilómetros por hora. En total, se fabricaron 1.525 unidades en la fábrica de Zuffenhausen (Alemania). Con esta variante se culminaba la primera generación del 911, de la que se ensamblaron 111.995 unidades entre 1963 y 1973.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Deja tu comentario

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Comentarios

0

Ver más noticias
Ver más noticias