Motor

Renault suprimirá 15.000 empleos en un plan de ajuste en tres años: las fábricas en España seguirán

  • Aplicará medidas de reconversión, de movilidad interna y de salidas voluntarias
  • De los 15.000 puestos que planea suprimir, 4.600 serán en Francia
  • El plan se escalonará en tres años y no afectará a las fábricas en España

Renault ha avanzado este viernes un plan de ajuste con el que pretende reducir en unos 2.150 millones de euros su estructura anual de costes y que supondrá la supresión sin despidos de unos 15.000 empleos en el mundo, de los cuales 4.600 en Francia aunque no implicará el cierre de ninguna de sus plantas.

Según indica el grupo en un comunicado, la reducción de efectivos afectará al 8% de su plantilla global y se escalonará en los tres años de puesta en marcha completa del plan. En concreto, el grupo automovilístico francés aplicará "medidas de reconversión, de movilidad interna y de salidas voluntarias". El recorte anunciado deja de lado la cuestión de en qué medida seguirá recurriendo o no a interinos y trabajadores con contratos temporales.

El presidente de la compañía, Jean-Dominique Senard, ha confirmado en rueda de prensa 'online' que se pretende reducir costes en 2.150 millones de euros hasta 2022 y que el objetivo de este nuevo programa hasta 2023 costará 1.200 millones de euros y busca devolver la competitividad a la compañía y garantizar su desarrollo a largo plazo en el marco de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

Estudiará su realidad industrial en Rusia

Si bien no cerrará sus fábricas, sí paralizará todos sus planes de aumento de capacidad productiva, como los previstos en Marruecos y Rumanía, y estudiará su realidad industrial en Rusia y realizará un estudio de la racionalización de la fabricación de cajas de velocidades en todo el mundo.

En su comparecencia, Senard ha explicado que Renault venderá a Dongfeng Motor la participación que mantiene en la 'joint venture' Dongfeng Renault Automotive Company en China y pondrá fin a la comercialización de vehículos bajo su marca en China.

En cuanto a Francia, la multinacional automovilística iniciará un proceso de consultas para la creación desde las plantas de Douai y Maubeuge de un centro de excelencia optimizado para vehículos comerciales eléctricos y ligeros en el norte de Francia.

También se plantea la reconversión de la instalación de Dieppe al final de la producción del modelo Alpine A110 y en Flins creará un "ecosistema de economía circular", que contempla la transferencia de actividades de Choisy-le-Roi. También hará una revisión estratégica de sus operaciones de fundición en Bretaña.

El diálogo comenzará a mediados de junio

A partir de mediados de junio se abrirá en Francia un procedimiento de consulta de información con los representantes de los empleados. La empresa subraya que el ajuste se llevará a cabo mediante "un diálogo ejemplar" con los trabajadores y también con las autoridades locales en cada país.

Esta semana, el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció ayudas en torno a los 8.000 millones de euros a los fabricantes automovilísticos galos, después de que estos se comprometiesen a reubicar la producción de "valor añadido" en Francia y a "consolidar y mantener" toda la producción industrial actual en las plantas francesas.

El anuncio de los planes de Renault llega tras días de rumores y después de que el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, lamentase la grave situación que vive la compañía automovilística debido a la crisis del coronavirus y llegase a asegurar que "se juega la supervivencia" y "puede desaparecer".

En el primer trimestre de este año, Renault perdió más de 5.000 millones de euros tras caer su facturación un 19,2%. Sus ventas de vehículos sufrieron un recorte del 25,9%, hasta 672.962 unidades.

Además, un día antes de la presentación del plan, la agencia de calificación Moody's había bajado la calificación de Renault de 'Ba1' a 'Ba2' (ambas en grado de especulación) y con perspectiva 'negativa' debido a la "desaceleración" provocada por el coronavirus que ha causado un "debilitamiento" de la compañía.

Las fábricas de España seguirán

Según ha indicado Senard durante la rueda de prensa, Renault no contempla la reducción de su producción en sus cuatro fábricas en España (Valladolid (2), Palencia (1) y Sevilla (1)).

El fabricante francés emplea a más de 11.000 trabajadores en territorio español, unos 9.000 de ellos en producción, distribuidos en cuatro fábricas, en Palencia, Sevilla y Valladolid (donde cuenta con dos, una de carrocería-montaje y otra de motores).

El 16 de marzo, dos días después de aprobarse en España el estado alarma, la empresa decidió parar toda su actividad industrial en España y anunció la aplicación de un ERTE a los 11.000 trabajadores.

Tras el anuncio de Senard, UGT y CCOO han sentido alivio por el caso de España pero muestran preocupación por la suspensión de 15.000 empleos en el mundo y urgen a las administraciones españolas a garantizar que no se pierda capacidad productiva en el sector.

Renault anuncia sus planes de futuro en la misma semana que su alianza con Nissan y Mitsubishi y la propia marca Nissan han hecho lo propio, dejando a la firma francesa como líder de la alianza en Europa, Sudamérica, Rusia y Norte de África y centrada en los vehículos conectados.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud