Deporte y Negocio

Así es el último plan contra la Superliga: aumentar el número de partidos en la Champions League

  • Una opción pasa por volver a tener dos liguillas, como se hizo hasta 2003
  • La otra, aumentar el número de equipos por grupo para dejar seis de seis
  • Con ello, ECA y UEFA espantarían todos los fantasmas de la Superliga
Foto: Reuters.
Madrid

La UEFA y los grandes clubes europeos, unificados bajo la ECA, siguen estudiando las diferentes posibilidades de reformar la Champions League y seguir haciendo de ésta la competición por excelencia a nivel de equipos continentales. Según comenta The Times, la última idea sería la de ampliar el número de partidos a lo largo de la temporada y así enterrar definitivamente la opción de hacer una Superliga. Un proyecto que pasa por dos caminos: hacer regresar las dos liguillas o ampliar los grupos.

Hasta 2003 la Champions tuvo dos fases de grupos y a partir de ellas, los ocho mejores conjuntos accedían directamente a cuartos de final. Un modelo que ha quedado en el olvido por el actual formato exitoso y competitivo de liguilla más fase final con 16 clubes, pero que sin embargo podría ser la solución al rompecabezas de la UEFA. De esta forma, la máxima competición continental pasaría del tope de 13 encuentros que disputan los dos finalistas hasta los 17.

¿Cómo? Manteniendo los 32 participantes, éstos seguirían unificándose en ocho grupos de cuatro equipos cada uno de donde accederían los dos primeros. Tal y como ocurre ahora, pero con la diferencia de que en vez de pasar a octavos de final, los 16 restantes se volverían a encontrar en cuatro grupos de cuatro conjuntos, de los que clasificarían de nuevo los dos mejores encontrándose ya sí en los cuartos de final tal y como se conocen en la actualidad. Es decir, sustituir los dos encuentros de octavos por tres partidos de ida y tres de vuelta para sumar cuatro choques más por temporada.

Un aumento a 17 enfrentamientos que también se daría con la otra posibilidad planteada por la ECA. Ésta sería más radical y traería consigo un nuevo formato nunca antes visto en la competición. Agrupar a los 32 integrantes de la Champions en seis grupos de seis equipos, en vez de los ocho de cuatro actuales.

De esta forma habría diez encuentros de fase de grupos (por los seis actuales), de los que pasarían a octavos de final los dos primeros más los cuatro mejores terceros del total. A partir de ahí, la fase final tal y como se conoce en este momento para designar al campeón de Europa.

Estas opciones perjudicarían a las copas de menor nivel que existen en algunos países

Un borrador que, por ahora, no pasa de ser una mera posibilidad pero que entraría en vigor para la temporada 24/25. De hacerse realidad, la ECA conseguiría despejar todos los fantasmas de la Superliga que ha llegado a plantearse la UEFA y varios clubes, pero a su vez disminuiría la importancia de algunas copas nacionales de menor nivel.

Al haber menos espacios libres en el calendario, torneos como la Carabao Cup (Inglaterra) o la Copa de la Liga (Francia) perderían a sus equipos europeos. Ante ello, ya se contempla la opción de que estas segundas copas sean solo para conjuntos de menor nivel pero con el consiguiente descenso de interés económico que ello conllevaría. En España, al haber solo una competición copera y tener un nuevo formato con menos encuentros, en principio esta medida no afectaría al ritmo del calendario de los cuatro equipos en Champions League.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin