Deporte y Negocio

Mediapro denunciará a la UEFA por los derechos de la Champions League en Francia

  • Ceferin ha adjudicado la emisión a una alianza de Canal+ y BeIN Sports
  • La empresa española demanda que UEFA no les ha permitido una contraoferta
  • Rubiales ya denunció que el organismo estaba investigando a Roures
Foto: Cordon Press.

El grupo español Mediapro, que dirige Jaume Roures, ha anunciado a través de una entrevista en L'Equipe que llevará a la UEFA ante los tribunales tras la venta del organismo europeo de los derechos de televisión de la Champions League en Francia. En concreto, la institución liderada por Aleksander Ceferin ha otorgado la licencia a una oferta conjunta de Canal+ y BeIN Sports de 375 millones de euros entre 2021 y 2024. Una situación que Roures considera "un chanchullo", pues la UEFA nunca concedió la oportunidad a Mediapro de igualar o superar la cantidad económica de su competencia.

Lo desvelaba en exclusiva el medio francés y rápidamente Mediapro ha querido reaccionar a través de sus páginas a una nueva derrota en la licencia para emitir competiciones europeas. Roures denunciará a la UEFA, toda vez que la máxima institución europea de fútbol ha preferido la alianza de Canal+ y BeIN Sports para hacerse con la Champions en Francia.

En concreto, el grupo español demanda que tanto ellos como la alianza de los franceses con los cataríes presentaron sus pujas para hacerse con las emisiones que hasta 2021 llevará RMC Sports (por 315 millones). Pero tras una primera ronda, Canal+ y BeIN Sports subieron sus premisas a los mencionados 375 'kilos' que fueron directamente aceptados por la UEFA sin llegar a consultar a Mediapro si quería hacer una contraoferta.

"Queremos que las ofertas presentadas por cada uno se hagan públicas. Estábamos convencidos de haber ganado la licitación, pero después hubo un movimiento entre el jueves por la tarde y la mañana del viernes para llegar a un acuerdo entre la UEFA y Canal+ con beIN Sports", ha denunciado Roures en la entrevista. Además, el presidente de Mediapro ha mandado el aviso de que "la licitación no permite que dos emisoras vayan juntas, al menos dos grandes, y Canal+ y beIN no son pequeñas...".

De esta forma, desde 2021 hasta 2024, Canal+ tendrá el mejor partido del martes y del miércoles, mientras que BeIN Sports dará el resto de encuentros. Por su parte, la final será retransmitida en exclusiva por TF1.

Francia vive su particular 'guerra del fútbol' con la venta de los derechos

Un reparto extraño pero que se da en un marco de 'guerra del fútbol' dentro de Francia. En los últimos meses, Mediapro arrebató a Canal+ los derechos de la Ligue 1 hasta 2024, en lo que se consideró una tremenda victoria pues los franceses habían sido los habituales poseedores de las emisiones de su campeonato local. Sin embargo, ahora Canal+ ha recurrido a BeIN para devolver la jugada y se ha aprovechado de los conflictos que UEFA tiene con Roures.

Tal y como informó el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, el organismo de Ceferin está investigando a Mediapro por movimientos sospechosos relacionados con la comercialización de los derechos del fútbol. Además, en su particular guerra contra el medio español, Rubiales pidió a la FIFA que retirara toda relación contractual con Roures, en especial los derechos del Mundial de Qatar 2022.

"Hay una teoría que dice que no es bueno que el fútbol esté en la misma cadena en Francia, pero para los suscriptores es peor. Tendrán que buscar la Ligue 1 en un lado, una parte de la Champions League en el otro y una última parte en otro lado. Esto no es bueno para el fútbol, ??para el contenido y para el producto", ha sentenciado Roures en su entrevista con L'Equipe.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.