Deporte y Negocio

Los últimos exjugadores de Levante y Zaragoza en declarar mantienen la versión de sus compañeros

  • Las declaraciones de testigos del juicio se adelantan y Tebas declara el jueves
Foto: EFE.

Este mismo lunes han concluido las declaraciones de los 42 acusados en la quinta sesión de esta macrocausa. Tanto los jugadores procesados que formaban parte de la plantilla del Zaragoza como los del Levante han coincidido en sus interrogatorios en su negativa a que tuvieran conocimiento de que el partido estuviera amañado y de que existiera ninguna prima.

La versión de los futbolistas ha contrastado con las del entonces propietario y presidente del club aragonés Agapito Iglesias y el actual vicepresidente y consejero delegado del Real Zaragoza, Fernando Sáinz de Varanda, quienes atribuyeron los 965.000 euros que presuntamente sirvieron para amañar el partido a primas a la plantilla.

Con la conclusión de los interrogatorios a los 42 acusados --que en principio estaban señalados hasta el próximo viernes, 13 de septiembre--, el magistrado, a petición de las partes, ha acordado adelantar al próximo jueves, día 12 de septiembre, las declaraciones de cuatro testigos que inicialmente estaban previstas para el día 19.

Tebas, Catalán y Roig

Esos testigos son el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, el presidente del Levante, Quico Catalán, el padre de Ander Herrera, que ejercía entonces de secretario técnico del Zaragoza, y el consejero delegado del Villarreal, Fernando Roig Negueroles.

Las sesiones del día 19, 20 y 25, también reservadas a las declaraciones de testigos, se mantienen inicialmente según lo previsto, sin perjuicio que puedan sufrir alguna modificación en función del desarrollo de la vista.

Se da la circunstancia de que, durante la fase de cuestiones previas, la Fiscalía Anticorrupción y los representantes legales de LaLiga y el Deportivo de La Coruña coincidieron en su negativa a aceptar la nulidad demandada por el Real Zaragoza y el resto de acusados del macrojuicio, que habían denunciado lo que consideran una "vulneración de derechos fundamentales" que a su juicio se produjo en la denuncia que presentó el actual presidente de LaLiga, Javier Tebas, y que dio origen a esta causa.

La figura del entonces vicepresidente de LaLiga y actual presidente mantuvo un papel protagónico en las primeras jornadas de la vista a raíz de la argumentación del abogado del Zaragoza. Finalmente, el juez anunció que decidirá en la sentencia sobre la petición del club maño de anular el macrojuicio.

En este juicio se sientan en el banquillo 42 acusados, entre los que se encuentra el propio club aragonés, su expropietario Agapito Iglesias, además de multitud de futbolistas --gran parte de ellos ya retirados-- de ambos equipos.

En esta macrocausa, según el auto de la Audiencia de Valencia en el que se reabrió un proceso cerrado en su día y se ordenó ir a juicio, existen indicios de que nueve jugadores, el técnico y el director deportivo del Real Zaragoza percibieron los días previos al encuentro, dinero que habría terminado en manos de los jugadores procesados del Levante. El Zaragoza necesitaba ganar aquel partido para garantizarse la permanencia en la Primera División de LaLiga y con ello propició el descenso del Deportivo de La Coruña.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.