Declaración de la renta

Si compraste Letras con el Banco de España, revisa el borrador de la Renta: puedes dejar escapar parte de la rentabilidad obtenida 

Los contribuyentes que hayan invertido en deuda pública a través del Banco de España durante 2023 deben tener en cuenta que en su borrador de la Renta no estará incluida la comisión por transferencia que aplica el organismo dentro del abono de la amortización de la inversión y sus intereses. Se deben añadir los gastos generados por la inversión de forma manual dentro de la declaración, para no perder ni un euro de la rentabilidad que ofrecieron el año pasado las Letras.

Si hubiera un premio para el activo del año 2023, sería concedido a las Letras del Tesoro. Las colas en varias de las sedes del Banco de España, a lo largo de la geografía del país, atestiguan que hubo una fuerte demanda entre inversores particulares y que muchos de ellos utilizaron cuentas directas del organismo para adquirir deuda pública.

La inversión a través del Banco de España tiene sus ventajas frente a utilizar un banco o un broker. El Banco de España no aplica comisión a las gestiones de compra, custodia, apertura y mantenimiento de la cuenta directa, pero sí aplica una comisión por las transferencias de efectivo del abono de los importes amortizados y de los intereses de bonos y obligaciones. La comisión asciende al 0,15%, con un mínimo de 0,9 euros y un máximo de 200 euros, sobre la cantidad ingresada. La comisión que aplican los broker por comprar letras o bonos tiene un coste, como mínimo, del 0,20% anual.

La inversión mínima en Letras del Tesoro es de 1.000 euros. Para esta inversión las diferencias entre usar una cuenta activa del Banco de España o un broker es mínima, pero para una compra de 50.000 euros se comienza a notar. La comisión por transferencia ascendería a 75 euros frente a los 100 euros que cobran las entidades más baratas.

Las cuentas directas ofrecen la ventaja al inversor de poder recortar gastos, pero también tiene inconvenientes. Las entidades comerciales permiten acceder al mercado secundario de deuda, extremo que no permite la cuenta del Banco de España. Se trata de cuentas para mantener saldos de valores del Tesoro, no de efectivo y no permiten operar directamente a través de mercados secundarios, según explica el Tesoro en su web.

La otra desventaja es que el Banco de España no informa a la Agencia Tributaria de la comisión de transferencia, algo que sí hacen las entidades comerciales con el resto de tasas que aplica al cliente, que viene reflejado en la información fiscal que remite tanto a Hacienda como al propio usuario. "A la hora de determinar el rendimiento de capital mobiliario generado por esas Letras del Tesoro se computarán los gastos accesorios tanto en el valor de adquisición como de reembolso", explica el secretario técnico del REAF del Consejo General de Economistas de España, Rubén Gimeno.

En la práctica, supone que la comisión por transferencia devengada a favor del Banco de España aumentará el valor de adquisición a efectos del cálculo del rendimiento cuando la Letras del Tesoro sean reembolsadas. Si el Banco de España le cobra otra comisión, minorará el valor de reembolso. "Las letras los gastos no son deducibles porque los intereses tributan como capital mobiliario. Se deben declarar dentro del importe de adquisición y precio de venta, para ajustar ese gasto dentro de la declaración", indica el experto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud