Construcción Inmobiliario

Así será Madrid Nuevo Norte: nuevo skyline, ejes verdes y 10.500 viviendas

  • Las obras podrían empezar en el segundo semestre de 2021

La aprobación este lunes de Madrid Nuevo Norte, la conocida como Operación Chamartín, desbloquea un proyecto urbanístico en tramitación desde hace 26 años y renueva 3 millones de metros cuadrados, 5,6 kilómetros longitudinalmente, que incluirán la torre más alta de España y 10.500 viviendas, 4.000 de ellas públicas.

Las obras podrían empezar en el segundo semestre de 2021, pero únicamente las de urbanización, ya que la construcción de las primeras promociones de viviendas y oficinas se demorará al menos 10 años, según figura en la memoria general de este expediente urbanístico.

El proyecto que nació en 1993 con intención de prolongar el Paseo de la Castellana no tendrá esta vía como eje estructurante porque será la calle Agustín de Foxá, que nace junto a Plaza de Castilla, la que será extenderá hasta las Tablas. En el tramo que conecta con el nuevo centro de negocios, situado en el sur de la M-30, esta vía estará soterrada y en superficie tendrá un bulevar con arbolado, y espacio para autobuses y bicicletas.

Es solo uno de los elementos del proyecto que la exalcaldesa Manuela Carmena pactó con el Ministerio de Fomento, propietario de la mayoría del suelo, y con la promotora privada que explotará los terrenos, Distrito Castellana Norte (el BBVA y la Constructora San José).

El actual alcalde, José Luis Martínez-Almeida (PP), ha optado por darle continuidad pese a sus discrepancias. Y aunque se ha aprobado por unanimidad, no se pueden descartar escollos legales, pues el Tribunal Superior de Justicia de Madrid admitió a trámite en diciembre de 2018 un recurso de Ecologistas en Acción y la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm), con su aprobación inicial.

Si nada lo detiene, Madrid Nuevo Norte dibujará un nuevo distrito financiero en los terrenos que rodean la estación de Chamartín, y al norte, en Fuencarral, se situarán las viviendas. Este desarrollo urbanístico tiene cuatro ámbitos: Centro de Negocios Chamartín, Estación de Chamartín, Fuencarral-Malmea-Tres Olivos-San Roque y Fuencarral-Las Tablas.

El nuevo skyline

Madrid Nuevo Norte creará una nueva línea de rascacielos incluyendo frente a las cuatro torres -a las que ya les crece la quinta, Caleido- la que está llamada a ser la más alta de España, 70 plantas y 300 metros de altitud, junto a otras dos de tamaño similar a las existentes.

Además, el entorno de las cuatro torres y el Hospital La Paz será peatonal porque la Castellana se soterrará a partir de Sinesio Delgado, con un túnel que llegará hasta Fuencarral, mientras que al nuevo distrito financiero también se llegará por un subterráneo, el de Agustín de Foxá. También habrá viviendas en esta zona, un 20 %, para hacer una transición desde la actual área residencial.

Viviendas

Al norte de la M-30 se situará la mayor parte de la bolsa de vivienda, aunque se integrará actividad económica mixta, con el objetivo, como destaca Distrito Castellana Norte, de evitar el modelo de 'ciudad dormitorio'.

Además, en el ámbito de Fuencarral-Las Tablas, habrá uso sobre todo terciario -solo el 35 % serán viviendas- para rematar la actividad económica del eje de la A-1, que alberga, por ejemplo, Telefónica o el BBVA.

Un parque central

Lo que ahora son las vías al norte de la estación de Chamartín se convertirán en el gran parque central de este ámbito, 13 hectáreas -según DCN- que resultarán de cubrir los raíles. Con este eje ambiental se pretende conectar longitudinalmente este desarrollo de norte a sur: Nuestra Señora de Valverde con Chamartín y Plaza de Castilla (Mauricio Legendre).

Este parque se sitúa junto a la estación de Chamartín, que se ampliará y será accesible.

Ampliación de la línea 10

Madrid Nuevo Norte está pensado desde el uso del transporte público y por eso se ampliará la línea 10 de Metro con tres estaciones (Centro de Negocios, Fuencarral sur y Fuencarral Norte) será renovada la estación de Cercanías de Fuencarral y se sumará otra parada de Renfe, la de Malmea.

Además, habrá dos nuevos intercambiadores para autobuses, el de la Estación de Chamartín y el de La Paz, situado en Mauricio Legendre, y plataformas reservadas para estos vehículos.

El complejo urbanístico conlleva también la mejora del nudo norte con un acceso para autobuses a la A-1, nuevas conexiones entre el nudo de Fuencarral y la M-40 y dos túneles nuevos -el de Agustín de Foxá y el del cubrimiento de la terminación de la Castellana.

Sobre la M-30 habrá tres puentes para conectar esta vía con las calles de Mauricio Legendre, la prolongación de Agustín de Foxá y la de Agustín de Cabezón. El proyecto exige además acompasar temporalmente los nuevos accesos y trasportes con el desarrollo de vivienda y oficinas.

Reparto de costes

El pasado abril, Ayuntamiento, promotora y Fomento firmaron un protocolo para fijar el reparto de los costes de las actuaciones singulares. Así, la capital asume el cubrimiento de la Castellana y su conexión con el Monte del Pardo y la mejora del nudo norte y el de Fuencarral, mientras que Adif se encarga de remodelar Chamartín y de las estaciones de Cercanías en Fuencarral, además de cubrir las vías, en total unos 307 millones de euros, según la memoria.

Por su parte, DCN asume el coste del retranqueo de la infraestructura del Canal de Isabel II (80 millones) y la prolongación de la línea 10 de Metro, aunque hasta un tope de 141 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0