Civil

El Thyssen puede perder un cuadro de Camille Pissarro expoliado por los nazis de una vivienda

  • El Tribunal Supremo de Estados Unidos da la razón a la familia Cassirer a la hora de aplicar la normativa estatal que les beneficia
Prueba presentada por los letrados de la defensa. EE

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha resuelto de manera unánime, en sentencia de 21 de abril de 2022, en favor de la familia Cassirer en su controversia frente a la Fundación Thyssen-Bornemisza para la recuperación del cuadro de Camille Pissarro Rue St. Honoré en la tarde, efecto lluvia, el cual fue expoliado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial y que se encuentra colgado en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.

La cuestión relevante, defendida por los abogados de Bernardo Cremades Abogados era la determinación de la norma de conflicto de leyes que es relevante, es decir, si el juez americano debía aplicar la norma de conflicto de leyes federal o estatal de California para a su vez determinar el derecho aplicable al fondo del asunto. Como posibles derechos aplicables al fondo del asunto estaban el derecho español y el derecho del estado de California.

El Tribunal Supremo ha determinado que debe aplicarse la norma de conflicto de leyes del estado de California y no la norma de ámbito federal. Para llegar a esta conclusión, los magistrados han tenido en cuenta que, "una vez que un Estado extranjero carece de inmunidad de jurisdicción, está sujeto a las mismas reglas de responsabilidad que un ente privado."

Los tribunales inferiores 

Los letrados de Bernardo Cremades Abogados explican que esta decisión tiene una importancia crucial para el destino del cuadro habida cuenta de que, utilizando la norma de conflicto de leyes federal, los tribunales inferiores hasta ahora habían aplicado el derecho español para determinar si la Fundación Thyssen-Bornemisza debía devolver el cuadro a la familia Cassirer.

A pesar de los numerosos escritos presentados por el bufete Bernardo Cremades y Asociados, en representación de la Federación de Comunidades Judías de España y la Comunidad Judía de Madrid, dichos tribunales de instancia consideraron que bajo derecho español el cuadro pertenecía a la Fundación Thyssen-Bornemisza, cosa que ahora se determina incorrecta.

Ahora el Tribunal Supremo de Estados Unidos ordena a los tribunales inferiores a reabrir el caso para, aplicando la norma de conflicto de leyes de California, determinar qué derecho debe aplicar al fondo de la controversia, es decir, el derecho español (como se había hecho hasta ahora) o en su lugar el derecho estatal de California.

Bajo el derecho sustantivo del Estado de California, incluso si la Fundación Thyssen-Bornemisza fuese un tercero de buena fe a la hora de comprar el cuadro, no podría haber adquirido su título de propiedad habida cuenta de que el cuadro fue expoliado en la Segunda Guerra Mundial. En consecuencia, determinan los magistrados que si se aplicase el derecho sustantivo californiano, la Fundación Thyssen-Bornemisza debería devolverlo a la familia Cassirer. Esta interpretación de cómo sería el resultado bajo las leyes de California ya ha sido anticipada por los tribunales inferiores en la misma línea que el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Los magistrados razonan que las relaciones exteriores son un interés de ese tipo Pero incluso el Gobierno Federal, participando en apoyo de la posición de los Cassirer, se niega a cualquier necesidad de una regla federal de elección de ley en los juicios que plantean reclamaciones no federales.

Y concluyen los magistrados que las demandas surgen solo cuando un estado extranjero ha perdido su amplia inmunidad y queda sujeto a reclamos legales estándar que involucran propiedades, contratos o similares. Lo que no ha ocurrido en este caso.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Me parece bien. Supongo que a continuación el museo Británico devolverá todos sus bienes expoliados.

Puntuación 0
#1
Tomás
A Favor
En Contra

Solución: declarar el cuadro Bien de Interés Cultural y prohibir su exportación de España. Así, dará igual quién sea su propietario.

Puntuación 0
#2