Cataluña

Barcelona declara la guerra a las macrococinas fantasma

  • Estos locales han proliferado ante el auge de la comida a domicilio
  • La suspensión de licencias veta negocios de 'catering' y platos preparados
Cocina fantasma abierta recientemente en Barcelona. Foto: Luis Moreno

El Ayuntamiento de Barcelona aprobó hace una semana la suspensión de licencias para nuevas cocinas fantasma durante un año para evitar la proliferación "descontrolada" de este tipo de negocios e iniciar el estudio y la elaboración de una normativa urbanística que ordene esta actividad, que ya lleva un lustro operando en Barcelona sin hacer ruido.

Esta medida llega tras las protestas de los vecinos contra dos proyectos de los barrios de Les Corts (1.400 metros cuadrados) y Sant Martí (500 metros cuadrados), ante la inminente apertura de dos macrococinas fantasma con entre 20 y 40 módulos de preparación. Estas dos instalaciones no podrán abrir, evitando a los vecinos, según dicen, excesos de humos, basura, ruido y riders, es decir, repartidores de comida a domicilio en sus calles.

Sin embargo, la suspensión municipal de la concesión de nuevas licencias tiene efectos colaterales, no solo para las cocinas fantasma que ya contaban con permisos de obras, sino para otros negocios de pequeño tamaño que ya habían ejecutado inversiones para ponerse en marcha y han quedado vetados. Desde el Círculo Legal de Barcelona, Arantxa Goenaga, abogada experta en derecho inmobiliario, matiza que lo que se ha suspendido es una "normativa que se aplica a empresas de otro tipo, como las de catering". En ese sentido, las cocinas fantasma surgen en un "vacío legal" sin una normativa específica. El problema es que, con la medida tomada por el ayuntamiento, no solo las macrococinas se ven penalizadas, según Marta Guasch, de la Comisión de Acción Profesional de los Ingenieros Industriales de Cataluña, y Oscar Martínez, también miembro de dicha comisión: "Con esta suspensión han quedado paralizadas todas las actividades incluidas en la normativa, incluidos comercios de platos preparados o pequeños obradores que estaban desarrollando empresarios más modestos". Y hasta que no se redacte una nueva normativa, estos pequeños emprendedores han visto retrasado el retorno de las inversiones realizadas.

Volviendo al objeto de preocupación de vecinos y ayuntamiento, ¿qué es una cocina fantasma? Las cocinas fantasma son instalaciones con varios módulos de cocina que operan para otros servicios y que no tienen una sala propia en la que servir su comida, es decir, que sirven a repartidores, otros restaurantes o a otros tipos de empresas como las de catering o los food trucks. Hasta aquí, nada raro. De hecho, aunque algunos lo han definido como negocio emergente, no lo es. Hace más de cinco años que empresas como Coocció o Instamaki operan en Barcelona bajo este modelo y nunca antes se había abierto debate. No obstante, los dos proyectos de grandes dimensiones parados por la decisión del ayuntamiento han abierto un melón en el que conceptos como la competencia desleal aparecen.

Desde el Gremio de Restauración, que emitió un comunicado apoyando la decisión del ayuntamiento, Roger Pallarols, presidente de la entidad, matiza que "es una decisión acertada porque este fenómeno supone un nuevo de negocio del cual, si no reflexionamos dónde tiene sentido ubicarlo, nos podemos arrepentir". "Tenemos que pensar qué sentido tiene tener estos establecimientos en la trama urbana y cuáles son las dimensiones máximas para que esté dentro de la ciudad", añade. Pallarols encomienda al ayuntamiento a pensar "para qué sirven estos establecimientos", si "potencian otros que ya existen, con lo que son útiles, o para ser un modelo nuevo de restauración, de facto, con lo que puede convertirse en un modelo de bajo coste y ser competencia desleal contra otros establecimientos que deben pagar licencias y demás gastos". Pallarols confirma que, desde el Gremio, participarán activamente en esta regulación de las cocinas fantasma.

Por su parte, las cocinas fantasma y las empresas de reparto defienden el modelo. Desde Coocció, una de las primeras empresas que abrió en Barcelona con este modelo, y que cuenta con un local de unos 500 metros cuadrados con 11 cocinas fantasma para marcas individuales y otra que se alquila por horas, Xavier Carmona, su fundador, responde que este negocio no es nuevo ni es competencia desleal. "Cocinas fantasma hay muchas en Barcelona. Ni es un modelo nuevo, ni es nueva economía. Servimos hamburguesas a domicilio porque la gente las quiere", dice. Además, puntualiza que "el 95% de nuestros clientes son de Barcelona porque contratar riders para ir a la otra punta de la ciudad es muy caro". Coocció se reivindica: "Alquilamos la cocina a cualquiera que necesite una y damos el servicio a food trucks, caterings, restaurantes o emprendedores que quieren abrir una marca digital porque es más barato". El fundador de Coocció opina que el problema ha explotado ahora "porque hay empresas que han asustado a los vecinos por su tamaño y el ayuntamiento ha actuado", pero asevera que "en cinco años no hemos tenido ningún problema con los vecinos ni por los humos, ni por las basuras ni por los repartidores". De hecho, desde el Colegio de Administradores de Fincas de Barcelona han ratificado a elEconomista que hasta ahora no habían tenido quejas vecinales por cocinas fantasma en la ciudad, pese a haberlas. "Que se quiera acotar un tamaño, porque estas nuevas se han pasado, lo veo bien, cuanta más regulación, mejor", admite Carmona antes de señalar que "lo que tiene el chef Dabiz Muñoz para ofrecer su comida a domicilio en Barcelona es una cocina fantasma".

Con todos los datos en mente, se podría considerar que el debate gira en torno al tamaño de estas nuevas instalaciones. ¿Y cómo funcionan y qué opinan las plataformas de entrega de comida a domicilio?

Más información en la revista Catalunya

comentariosforum7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Vacilón
A Favor
En Contra

A la alcaldesa de barcelona le parece mal que los cocineros molesten a los okupas...

Camino de ser una ciudad tercermundista, y luego dicen que Espanha ens roba

Puntuación 8
#1
Juanjo
A Favor
En Contra

Los Empresarios y empresarias siempre intentando hacer prosperar este país , intentando dar puestos de trabajo y si, también de enriquecerse,

Los políticos y envidiosos siempre destruyendo todo lo que tocan.

Mantenimiento a flote lo que no es productivo para introducir sus amistades y familias .

Ruido? Molestias con los repartidores? No envidia y más envidia

También decían eso de los pisos turísticos , os acordáis de la cruzada contra el turista ?

Primero prohíben abrir bares y restaurantes, luego dejan un horario ridiculo que no permite beneficios... ahora la alternativa que ha surgido para sobrevivir también hay que perseguirla, regular, poner trabas y cobrar todo lo que se pueda hasta dejarla en la miseria.

Puntuación 9
#2
Manu
A Favor
En Contra

Estas cocinas fantasma deben estar en polígonos industriales, está claro, no en los patios de vecinos de ciudadanos que pagan sus impuestos religiosamente.

Puntuación 4
#3
Andy
A Favor
En Contra

cuando la gente intenta ganarse la vida de forma honrada en España empiezan las campañas de desprestigio en periodicos como este, no se supone que sois los defensores de la liberalizacion y de la desregularización? hipocritas!

Puntuación 4
#4
ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

FAST FOOD PARA COME-MIE RDAS

MUCHAS VECES ES MEJOR NO SABER LO QUE INGERIMOS NI EN QUÉ CONDICIONES HA SIDO ELABORADO

Puntuación 6
#5
cada día más tontos
A Favor
En Contra

La gente es tan tonta que ya no es ni capaz de cocinar en casa.

Puntuación 4
#6
Atentado ecológico
A Favor
En Contra

Las ciudades se van a llenar de repartidores y se van a volver intransitables, por no hablar del atentado ecológico que supone llevarlo todo en moto a casa de cada cual.......

Puntuación 3
#7