Cataluña

La tercera ola cuesta 5.600 millones a la empresa catalana

  • La Generalitat lanza ayudas millonarias e insuficientes para paliar las restricciones

El estado de alarma de la tercera ola de la pandemia de Covid-19 no es solo sanitario, sino también económico, con múltiples sectores rogando ayudas urgentes que les permitan mantenerse a flote. En Cataluña, las nuevas restricciones vigentes desde el pasado 7 de enero y de momento hasta el 7 de febrero, han tenido un impacto multimillonario. Aunque no todos los sectores han realizado todavía unas estimaciones del impacto de este tercer capítulo de la pandemia, algunos, consultados por elEconomista, arrojan cifras al horror que están viviendo. Desde Pimec hacen un retrato general para apuntar que las restricciones actuales, que incluyen el toque de queda a partir de las 22.00, el cierre de cualquier establecimiento no esencial el fin de semana o la limitación de horario para la restauración, tienen un impacto sobre el tejido productivo catalán de 183 millones de euros diarios. Contando el calendario de restricciones actual, su impacto ascenderá, si no se prolongan más, a 5.673 millones de euros. Pimec reclama una respuesta coordinada de todas las administraciones para movilizar 4.500 millones mensuales para impedir la pérdida masiva de negocios en todos los sectores.

Siguiendo con el desglose de daños y perjuicios, Fecasarm, la agrupación de empresarios de la restauración y el ocio nocturno, cifra en 10.000 millones las pérdidas acumuladas en la comunidad desde el inicio de la pandemia, divididas en 6.400 millones en la restauración y en 3.600 millones el ocio nocturno. Desde Fecasarm, su presidente, Joaquim Boadas, denuncia que "las ayudas hasta la segunda ola solo cubren el 2% de los costes" y advierte que "el 80% de los locales está en peligro". Roger Pallarols, secretario general del Gremio de Restauración de Barcelona, denuncia "un cierre encubierto" de la restauración desde el 21 de diciembre que "está sentenciando a la desaparición" a más de la mitad de los establecimientos de la ciudad.

Desde el sector deportivo, el Indescat, el clúster catalán del deporte, estima que estos 31 días de cierre previstos, y si no se extienden, provocarán que se dejen de facturar hasta 118,5 millones de euros y se dejen de aportar hasta 211,5 millones de euros al Valor Agregado Bruto (VAB). Según la misma fuente, en total en 2020 se dejaron de facturar 272 millones de euros y se dejaron de aportar 892 millones de euros al VAB. "Si el Govern no rectifica y hace extensivas las ayudase a todo el tejido deportivo, teniendo en cuenta todo el sector empresarial, no quedará nada por salvar", avisa Anna Pruna, presidenta del Indescat. "El deporte es un servicio esencial, parte de la solución", reivindica Pruna, que se queja de que "las ayudas han sido mínimas, no cubren ni de lejos ya no los ingresos que no hemos tenido ni tendremos, sino las propias medidas que hemos aplicado durante todos estos meses". "Las ayudas del Govern a los centros deportivos, que suponen el 29% del sector deportivo, son insuficientes y lo más grave es que se deja fuera de estas ayudas al 71% del tejido empresarial del deporte", cierra.

Por su parte, Comertia, la Asociación Catalana de la Empresa familiar del Retail, confirma que 2020 cerró con un descenso de las ventas del 20,6% respecto al año anterior, por culpa principalmente del enorme impacto de la primera ola del Covid-19. Desde entonces, no ha habido ningún mes en positivo. Para enero, contando con las restricciones desde el día 7 de enero, Comertia anticipa una caída del 18% y lamenta que ni la campaña de Navidad, a finales de 2020, ni la de Reyes, a principios de año han conseguido salvar al sector del comercio, que ve como solo la alimentación básica sobrevive y las rebajas se han saldado con unas pérdidas de más del 75% de las ventas por culpa del confinamiento municipal. "Sin ayudas directas, estas semanas tendrán consecuencias irreversibles", dice David Sánchez, presidente de Comertia.

En el ámbito turístico, según los datos del Gremio de Hoteles de Barcelona, apenas un 25% de los hoteles de la ciudad siguen abiertos con unas ocupaciones al mínimo, de menos del 10%, y unos precios hasta un 60% más bajos respecto a enero de 2019. Más de 320 hoteles permanecen cerrados. En lo que respecta a los pisos turísticos, según Apartur, las pérdidas pueden alcanzar hasta los 25 millones mensuales y el impacto sobre los impuestos puede ascender hasta los 3.011 euros al mes por apartamento.

Según la Cámara de Comercio de Barcelona, han sido más de 20.000 las empresas catalanas que han cerrado desde marzo de 2020 y, a finales de año, se contabilizaban 158.261 trabajadores en Erte, y los desempleados eran un 31,5% más que a cierre de 2019, lo que supone el doble de incremento que la media estatal, según la Encuesta de Población Activa.

Ayudas en precampaña

El 25 de enero, cuatro días antes de empezar la campaña electoral para las elecciones autonómicas del 14 de febrero, el Govern anunció su plan de ayudas más ambicioso hasta el momento, pero los agentes económicos señalan que las ayudas ofrecidas por la Generalitat son insuficientes. Se trata de 25 millones de euros para paliar el impacto negativo de las restricciones del 7 de enero al 7 de febrero, con 6.000 euros para cada establecimiento afectado. Y se han sumado 618 millones de euros movilizados en un nuevo plan de ayudas hasta marzo para dar soporte a los trabajadores en Erte, a los autónomos y a las pymes más afectadas por la pandemia.

Desglosados, son 280 millones de euros para trabajadores autónomos, 105 millones para personas en situación de Erte, 25 millones para formación de personas en situación de Erte y 208 millones para pymes y microempresas con trabajadores en Erte, para evitar que acaben despedidos. En total, 643 millones de euros que desde la Cámara de Comercio de Barcelona consideran que se quedan cortos.

Según sus estimacionles, calculan que la dotación para empresas debería ser de, al menos, 800 millones, mientras que los 280 millones para autónomos solo servirán para ayudar a 140.000 de los 500.000 autónomos residentes en Cataluña. Según la entidad, una buena medida sería recurrir al endeudamiento mediante el MEDE, que corresponde al 2% del PIB, es decir 4.700 millones de euros para Cataluña, y a la emisión de deuda pública para financiar las ayudas. En la misma línea, Pimec agradece el esfuerzo, pero argumenta que llega tarde porque las empresas se han tenido que enfrentar a un nuevo final de mes sin haber todavía recibido el dinero con el que pagar salarios y facturas. Además, Foment y Pimec ven inasumible el requisito para las pymes de tener que mantener el empleo hasta fin de año por recibir una ayuda en el primer trimestre.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

navegante, la izquierda predica pero no da ejemplo.
A Favor
En Contra

Tancat no solo está Barcelona, está tancat toda España, y lo estará hasta que se acabe con el último negocio, y luego le pediremos consejo al Maduro.

Puntuación 3
#1
navegante, prohibido arruinar España vía impuestos.
A Favor
En Contra

Todos los arruinaos luego saldrán más fuertes.

Puntuación 3
#2
serafin
A Favor
En Contra

Que le den las gracias a su gobierno del churro amarillo , siguen escupiendo y persiguiendo a todos los que no son Nazis y Golpistas, les mandan un carnicero de candidato y dicen que es mas valorado y aplauden , los Golpistas salen de la cárcel con veinte años de condena a escupir a todos los ciudadanos que no son del churro amarillo ,esos hosteleros que protestan votan a los del churro amarillo, están enfermos , yo y mi familia mientras gobiernen los GOLPISTAS , NO CONSUMO PRODUCTOS CATALANES ,

Puntuación 2
#3