Cataluña

Cataluña inicia las obras para el puerto digital de cables submarinos de fibra óptica

  • La empresa catalana AFR-IX Telecom lidera el proyecto
  • La Generalitat invertirá unos 800.000 euros iniciales
El conseller Puigneró durante la visita a las obras en la playa de Sant Adrià. EE
Barcelona

La playa de Sant Adrià del Besòs (Barcelona) acogerá la nueva infraestructura digital que actuará de puerto de entrada de cables submarinos de fibra óptica de alta capacidad.

Las obras del proyecto ya se han iniciado para que la infraestructura esté operativa en 2022 y sea efectiva como puerta de entrada y enlace de los cables procedentes de Asia, África y el Mediterráneo que quieren conectarse con EEUU por la vía más rápida posible.

Barcelona Cable Landing Station, como así se denomina la infraestructura, es un proyecto liderado por la empresa catalana AFR-IX Telecom, y cuenta con una inversión pública inicial de 800.000 euros.

Durante una visita a las obras, el conseller de Polítiques Digitals, Jordi Puigneró, ha destacado que su puesta en marcha podría llegar a incrementar entre un 2% y un 4% el PIB de Cataluña en los próximos cuatro años, y generar 50.000 trabajadores en el ámbito de la economía digital, hasta alcanzar los 200.000 empleos.

Actualmente, en el Mediterráneo, Marsella aglutina la llegada del mayor número de cables de fibra óptica submarina y se hace evidente una saturación y la necesidad de otras estaciones de aterrizaje como la de Barcelona.

Según los últimos datos disponibles de Submarine Cable Map, hay en funcionamiento unos 400 cables submarinos en todo el mundo, lo que representa un volumen de más de 1,2 millones de km de cable.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.