Cataluña

Renfe invertirá 262 millones en Cataluña en 2021

  • El operador ferroviario llegará a finales de 2022 con cifras de negocio inferiores a las de 2019 a causa del Covid-19
  • La demanda de servicios de viajeros ha caído al 23% a raíz del rebrote de la pandemia
El presidente de Renfe, Isaías Táboas, en una conferencia en el Cercle d'Economia, en Barcelona. LUIS MORENO
Barcelona

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, ha anunciado que un 30% de los 856,6 millones que la compañía invertirá en 2021 irán destinados a la red ferroviaria catalana, es decir, unos 262 millones.

Táboas ha insistido en que el peso de Cataluña en el conjunto del negocio de la compañía pública debe incrementarse con la oferta de más y mejores servicios. El objetivo, para 2028, es que la red de Renfe en Cataluña alcance a los 600.000 viajeros diarios, lo que supondría un incremento del 45% sobre la media actual de 450.000 personas.

En la actualidad, Cataluña supone para Renfe el 34% de todos los viajeros en servicios comerciales y el 16% de los servicios de mercancías.

El papel de Cercanías

Cercanías es una de las principales apuestas del operador ferroviario, estrechamente vinculadas a las preferencias del Ministerio de Transportes. El ministro José Luis Ábalos concretó el jueves, al presentar los presupuestos de su cartera para 2021, que aumenta en los próximos Presupuestos Generales del Estado para 2021 un 160% su inversión, hasta los 1.500 millones de euros, dentro de unas cuentas en las que el ferrocarril concentrará el 42% de toda la inversión contenida en el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Las inversiones en la red convecional aumentan así un 111,6%, hasta un total de 1.826 millones de euros, frente al 6% de aumento en la Alta Velocidad, que aun así recibe el grueso de las aportaciones, 2.877 millones de euros. Renfe verá aumentado su presupuesto un 126%, hasta los 857 millones.

No obstante, estas estimaciones de Renfe, presentadas por Isaías Táboas el jueves en una conferencia en el Cercle d'Economia, tendrán que desafiar el actual contexto de caída de la demanda por la situación de la pandemia del coronavirus. De hecho, el presidente de Renfe ha admitido que la segunda oleada del Covid-19 y la incertidumbre que pesa sobre los usuarios les ha llevado a modificar sus previsiones iniciales para la recuperación del tráfico de viajeros y mercancías.

La compañía trabajaba con la perspectiva de que en el cuarto trimestre de 2022 podrían recuperarse los niveles de actividad de finales de 2019, pero las circunstancias actuales hacen suponer que en dos años únicamente se podrán alcanzar las tasas de 2015 que, "aunque no eran malas, no eran tan favorables como las del año pasado", ha explicado Táboas. Ha recordado que actualmente el 50% de los gastos de Renfe son resultado del pago del canon a Adif en infraestructuras y que un 8% es la cuenta de la energía eléctrica.

De ahí que la compañía haya intensificado su política de disminución de gastos corrientes y otras medidas de ahorro, pero "prevemos cerrar con pérdidas 2021 y 2022", ha añadido Táboas.

El grupo Renfe-Operadora prevé perder este año 204,7 millones de euros, una cifra que se reducirá un 30,6% en 2021, hasta los 142,1 millones, según el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) enviado este miércoles al Congreso por el Gobierno.

El grupo espera generar una cifra de negocio de más de 1.321 millones de euros en 2020 y de cerca de 2.053 millones el año que viene, un 55,4% más.

El resultado de explotación está previsto que sea este año negativo en 165,5 millones de euros, aunque disminuirá hasta 97,7 millones en 2021.

Caída de la demanda

Según los datos que maneja la compañía, a 18 de octubre pasado, la demanda de servicios comerciales solo estaba al 23%, diez puntos menos que cuando se levantó el estado de alarma a finales de junio pasado. Táboas ha explicado que después de un mes de julio con niveles de la demanda a casi la mitad de lo habitual, un 40%, los pronósticos eran acabar el año con una recuperación de la demanda superior al 50%.

El presidente de Renfe ha explicado que pese a esta situación y a que el próximo año entra el vigor la liberalización del sector y se espera que aterricen en España las primeras empresas de la competencia, la compañía mantiene sus planes de expansión y mejora del servicio. En este sentido, citó el plan de inversiones en material ferroviarios por importe de 3.832 millones para la adquisición de 320 trenes para servicios públicos y renovar el 50% del parque público de Cercanías. Además llevará a cabo diversos proyectos de digitalización con un presupuesto inicial de 700 millones de euros para el período 2020/2024.

Plataforma digital

Entre estos últimos, el más destacado será la Plataforma Integral de Mobilitat Renfe as a Service (RaaS), con la que esperan obtener 100 millones de euros en ingresos adicionales por viajeros entre 2021 y 2024. Para poner en marcha este proyecto, antes de finalizar este año, la compañía sacará a concurso la elección de un partner tecnológico y comercial que colabore en la explotación y gestión de la plataforma digital.

El presidente de Renfe explicó ante el auditorio del Cercle d'Economia -reducido debido a las medidas del protocolo del Covid-19- que esta plataforma es una herramienta digital que persigue dar una solución de movilidad a todos los ciudadanos y que nace con vocación internacional. Por ello, esperan sumar a la plataforma la oferta de unas 3.000 empresas del sector, "aunque sean nuestra competencia". Táboas aseguró que a finales de 2021 ya entrará en funcionamiento, con una parte de las posibles prestaciones, para estar ultimada en un par de años.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.