Cataluña

El Govern defiende la entrada en el capital de las multinacionales para incidir en sus decisiones

  • Hay que articular de manera diferente las ayudas públicas
Protesta de los trabajadores de Nissan a las puertas de la factoría. EFE
Barcelona

El vicepresidente y consejero de Economía de la Generalitat, Pere Aragonès, se ha mostrado partidario de que los gobiernos entren en el capital de las multinacionales para tener capacidad de incidencia sobre sus decisiones.

A raíz de la situación que ha generado en Cataluña la determinación del conglomerado automovilístico Nissan de abandonar la producción de sus tres plantas catalanas, el vicepresidente Aragonès ha expuesto que "normalmente cuando una multinacional necesita de una inversión financiera muy grande, pide apoyo público" y por ello ha planteado que "ya que hacemos aportaciones públicas tenemos que mirar que sean mucho más vinculantes".

Este jueves, el Govern cifró en 25 millones de euros en ayudas los recursos que la Generalitat ha otorgado a la marca japonesa en los últimos 15 años para contribuir al desarrollo de sus proyectos industriales en Cataluña.

Es necesario, según Aragonès, "abandonar la idea de la subvención y pensar más en una entrada de capital conjunto para tener capacidad de incidencia sobre la decisión de multinacionales, ya que piden que haya aportación pública ", ha defendido en una entrevista a la emisora RAC1, recogida por Efe.

Tras lamentar la decisión que ha tomado Nissan y reiterar que el Govern y el resto de administraciones harán todo lo que esté en sus manos para intentar que la multinacional revierta su decisión, el vicepresidente catalán ha asegurado que "la industria del automóvil tiene futuro en Cataluña", especialmente la vinculada a las nuevas formas de movilidad, como el coche eléctrico.

Y es que Cataluña, añadió Aragonés, no sólo tiene fábricas y mano de obra especializada, sino también infraestructuras clave en el ámbito de la automoción, como la zona de pruebas de Idiada, el circuito de Montmeló (Barcelona) o el corredor 5G a lo largo de la AP-7.

Una mesa técnica para salvar las plantas

El Govern, a través de la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha confirmado que se reunirá la próxima semana con responsables del Ejecutivo central para coordinar estrategias de cara a intentar revertir la decisión de Nissan de cerrar sus centros de trabajo en Barcelona. En declaraciones a Onda Cero, Budó ha destacado que el Govern está "trabajando conjuntamente" con el Ejecutivo de Pedro Sánchez, en esta materia.

Por otra parte, este jueves, el Govern anunció la constitución, con urgencia, de una mesa técnica con representantes de los trabajadores, los sindicatos y las patronales y la administración para buscar soluciones a la problemática laboral y económica que provocará el cierre de las plantas.

En este sentido, el jueves por la tarde, el Govern, las patronales y los sindicatos en Cataluña hicieron público un comunicado conjunto en el que manifiestan su rechazo al cierre de Nissan y se comprometen a la unidad de acción para evitar que se confirme el cese de actividad de las tres plantas de la marca japonesa en Barcelona.

La Generalitat, las patronales Foment del Treball y Pimec y los sindicatos CCOO y UGT expresan en el texto su preocupación por el impacto económico y social que puede tener el cierre de Nissan, que emplea a 3.000 personas directamente y a otras 20.000 de forma indirecta. Govern y agentes sociales lamentan "la forma de anunciar esta decisión, con tan poco margen de tiempo", e instan a Nissan a reconsiderarla "por responsabilidad ante sus trabajadores, ante las empresas proveedoras y ante el territorio que la ha acogido los últimos 40 años".

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Nicaso
A Favor
En Contra

Estos no parecen entender lo que es una empresa. Si una empresa quiere sobrevivir tiene que hacer reajustes cuando es preciso. Hoy es Nissan y mañana puede ser otra cualquiera. Con la continua presión política sobre la inversión no va a haber quien quiera invertir un euro si hay otros países más tolerantes, fiscalmente más atrayentes y más predecibles políticamente. Nosotros somos el país de las juergas y con eso tenemos bastante para ir tirando malamente.

Puntuación 4
#1