Banca y finanzas

Economía dice que Banco Santander se hará cargo de cualquier litigio contra el Popular

  • El Frob europeo desestimó una oferta de BBVA por incumplir con sus criterios
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. Foto: Archivo.

La solución a la crisis del Popular amenaza con una avalancha de demandas cuya factura correrá a cargo del Santander. En caso de litigios, el responsable será el grupo cántabro como comprador, aclararon este miércoles fuentes del Ministerio de Economía. La misma presidenta del grupo, Ana Botín, restó importancia a dicha contingencia. Según aclaró la banquera, el Popular arrastra demandas por cláusulas suelo conocidas y provisionadas, y cualquier otra acción legal se encuentra contemplada en el precio establecido para adjudicarse la entidad. Álvarez asegura que la plantilla de Popular "va a tener continuidad".

El mayor temor se deriva de la ampliación de capital por valor de 2.500 millones con la que el Popular quiso, ahora un año, acabar de sanear la cartera problemática y elevar la solvencia a un umbral confortable. El riesgo surge cuando, al poco de coger las riendas, Emilio Saracho, desvela un ajuste superior a los 600 millones en las cuentas por provisiones mal calculadas, y por acciones adquiridas por inversores en dicha ampliación que no deberían computarse como capital porque las financiaron con un crédito pedido al propio banco.

Que dichos títulos se hayan ido a cero y que las cuentas que sirvieron de información para ejecutar la operación de capital contuviesen algún desfase, abre la vía a litigios. Un banco de inversión cifró en hasta 2.000 millones la factura por dicha problemática, empujando a los bancos que escrutaron el balance del Popular a solicitar al Gobierno y supervisor alguna garantía al estilo de los esquemas de protección de activos articulados en la venta de la CAM o CCM o realizar una oferta a derribo. La única propuesta de fusión, de hecho, presentada la formuló BBVA y no Santander o Bankia como se presumía, y resultó descartada por el mecanismo de resolución europeo (SRB) al no cumplir con sus criterios, aclararon en el Ministerio de Economía. No ha transcendido la razón, pero sí que se avisó que no se otorgaría ayuda o esquema de protección alguno.

Descalabro bursátil

El fondo de resolución europeo ha adjudicado el Popular al Santander a un simbólico euro y tras el rescate interno a cargo de sus accionistas y bonistas. Hace menos de un mes el Popular capitalizaba en bolsa por encima de los 3.000 millones de forma que su descalabro bursátil e intervención posterior facilita la asunción de contingencias.

Una decena de despachos de abogados estadounidenses ya habían amenazado con litigar en nombre de inversores. En España, varios despachos de abogados y asociaciones de consumidores auguraron el miércoles una "avalancha" de acciones contra el Popular después de que su intervención haya fulminado la inversión de accionistas y bonistas.

La Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) trabaja en una querella contra los exgestores del Popular a fin de investigar si actuaron "con transparencia y diligencia". En Lean Abogados, Navas & Cusí y el bufete Jausas apuntaron a Efe su convicción de que aquellos que acudieron a la ampliación de 2016 pondrían reclamar para ser resarcidos por los quebrantos ya que "las cuentas no eran las correctas".

Los bufetes ven una "enorme similitud" con el caso Bankia y algunos han comenzado a articular una plataforma para que inversores soliciten ser compensados, si bien ven improbable interponer acciones contra el Santander porque la absorción no será inmediata.

Demandas colectivas

Al margen del varapalo para los dueños y acreedores del banco, la solución articulada para el Popular concitó el miércoles parabienes. El ministro de Economía, Luis de Guindos, que anunció su comparecencia en el Congreso de los Diputados para informar sobre la operación, reivindicó que no se utilizará recursos públicos, evitando así el peligroso contagio entre el riesgo soberano y bancario que ya se sufrió con los rescates de antiguas cajas de ahorros. Es "una buena salida" para el Popular y supone la "máxima protección de los depositantes", defendió.

Para el presidente del BBVA, Francisco González, la solución aplicada prueba que "el sistema financiero español tiene la solidez necesaria par solucionar el problema sin ayudas públicas". El portavoz de la patronal bancaria AEB, José Luis Martínez Campuzano, valoró que los problemas "se hayan resuelto sin contagio al resto", si bien reconoció la "tristeza" de ver la resolución de un banco tan relevante.

Los sindicatos del Popular CCOO y UGT valoran que se pone fin "al entorno de incertidumbre" que afectaba a clientes y plantilla y solicitaron al Santander renunciar a medidas traumáticas en caso de acometer una reestructuración.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud