Banca y finanzas

Criteria pisa el acelerador: alcanzará los 40.000 millones de activos en cartera para 2030

  • Presenta su nuevo plan estratégico, con el que aspira a repartir 700 millones a la Fundació
  • Encontrar un "plan de crecimiento" para Naturgy es una de las prioridades a abordar 
  • Invertirá hasta 4.000 millones en capital privado y reformulará su propuesta inmobiliaria 
Sede de CriteriaCaixa. Kike Rincón
Barcelonaicon-related

En plena ofensiva repartida por medio Ibex, Criteria hace públicos sus proyectos de crecimiento hasta 2030. El brazo inversor de La Caixa ha lanzado su plan estratégico 2025-2030 con el que pretende incrementar el volumen de sus participadas desde los 27.000 millones hasta los 40.000 millones; un crecimiento del 48% en poco más de un lustro que quiere realizar a base de entrar en compañías en las que pueda tener un papel influyente, tanto españolas como internacionales.

El holding barcelonés pretende impulsar su cartera industrial para así alcanzar un dividendo de 700 millones para su accionista, la Fundació La Caixa, frente a los 400 millones actuales. Con ello, la entidad podría disponer de un presupuesto que rondase los 1.000 millones de euros, si se cumplen las métricas actuales entre la remuneración y el gasto en obra social.

"En estas últimas semanas ya hemos materializado algunas de las inversiones que marca el plan", dijo Isidre Fainé, presidente de Criteria, en referencia a la entrada en ACS (9,8%), Puig (3,05%) y Colonial (16,78%). "Nuestra preferencia son negocios ya consolidados, con oportunidades para expandirse, posiciones financieras sólidas y políticas de dividendo crecientes", añadió.

La expansión del holding se realizará a través de participaciones que le permitan tener "una posición de influencia, participando en la gobernanza" de las sociedades en las que entre, explicó el consejero delegado, Àngel Simón.

De este modo, Criteria dejará su actual distribución: cuatro carteras, una con las participaciones en las empresas estratégicas (Caixabank, Naturgy, Telefónica) otra con pequeños porcentajes en más de 90 cotizadas, otra con los títulos de las organizaciones no cotizadas (Saba y Aigües de Barcelona) y un última inmobiliaria.

Mantendrá el número, pero modificará la distribución. En la primera se quedarán las tres grandes participadas (Caixabank, Naturgy y Telefónica). En la segunda, se recortará el volumen de firmas a entre 20 y 30, en las que también se intentará tener voz y voto. Un ejemplo son los movimientos en ACS y Puig. La tercera seguirá destinada al inmobiliario, aunque con participaciones en vehículos en muchos casos, como es la entrada en Colonial. La última, será construir una cartera de capital privado en organizaciones con alto potencial de crecimiento.

Con la reestructuración, la cartera estratégica caerá del 74% al 55% del valor total, aunque subirá de unos activos de 19.000 millones a 22.000 millones. Además, una de las prioridades será encontrar un "plan de creación de valor" lo antes posible en Naturgy tras fallar la alianza con el fondo Taqa para lanzar una opa sobre el 100% del capital.

La cartera de diversificación saltará del 13% actual (2.500 millones) al 25% (10.000 millones) y se abogará por sectores como la tecnología, las farmacéuticas o el retail, detalló el grupo. La rotación aquí no será anual, pero sí que la permanencia será de cinco o seis años.

El capital privado supondrá el 10% de los activos (4.000 millones) frente al 3% actual. El holding buscará invertir en empresas con entre 100 y 150 millones de ingresos que puedan saltar hasta los 500 o los 1.000 millones. También en fondos de inversión, para entrar en las sociedades de manera indirecta. Esto implicará la creación de nuevos equipos y una nueva división hasta ahora inexistentes en la casa.

Por último, se reformulará por completo la cartera inmobiliaria, deshaciéndose de una buena parte de ella –muy repartida por la geografía española y con baja rentabilidad- para invertir tanto en ladrillo como en empresas del sector, como puede ser Colonial. Su peso en 2030 se mantendrá en el 10% aproximado del total (4.000 millones).

Cómo pagará Criteria la inversión

¿Cómo financiará la expansión Criteria? Dispone de varias palancas. Para empezar, la deuda. La intención es pasar del 15% al cierre de 2023 al 10% en 2030 –realmente es una subida por el crecimiento de los activos-. Además, la organización se guarda la posibilidad de incrementar su pasivo hasta el 20% de sus participaciones para hacer frente a posibles crisis de mercados o acudir a oportunidades.

Otra vía serán los dividendos percibidos, tanto de las empresas estratégicas como las de la cartera de diversificación, el gran motor actual de los ingresos. Por último, las plusvalías en las entradas y salidas que se acometan tanto entre las participaciones no estratégicas como en la división de capital privado.

Con ello, aspira a mejorar el retorno de su cartera desde el 3% de media de los últimos cinco años a entre el 8% y el 10% para el final del plan estratégico.

Además, hay desinversiones pendientes y ya acometidas. Algunas, como Saba están en fase de estudio. Otras, como Cellnex, ya se realizaron al no encajar en la nueva estrategia de diversificación, pues el dividendo se empezará a repartir en 2026.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud