Banca y finanzas

Los agricultores se llevan el 75% de los créditos del Institut Català de Finances (ICF)

  • El banco público catalán eleva un 17% su actividad con 641 millones de euros entre préstamos, avales y capital riesgo 
  • Hasta 44 millones se destinan a entrar en el capital de empresas emergentes 
Vanessa Servera, consejera delegada del ICF. ICF
Barcelonaicon-related

El Institut Català de Finances (ICF) emerge como el banco de los agricultores. La entidad pública catalana hizo públicos sus números de 2023, año que se saldó con un incremento del 17% de la actividad hasta los 641 millones de euros entre créditos, avales e inversión en capital riesgo. Y entre el abanico de beneficiarios destaca el sector del campo, que recibió tres de cada cuatro préstamos firmados por la financiera.

La consejera delegada del ICF, Vanessa Servera, compareció este miércoles ante los medios para destacar el crecimiento de la industria primaria entre sus operaciones de financiación en un contexto de sequía e incremento generalizado de costes, que ha sido, en parte, el detonante de las últimas protestas vistas tanto en Cataluña como en el resto de España.

Así, de las 1.657 empresas financiadas en 2023, hasta 1.246 eran agricultores o ganaderos. Pese al peso de beneficiarios, el sector recibió solo 77 millones de los 641 millones repartidos por la entidad. Para 2024, Servera avanzó que pretendían incrementar la partida para la industria.

El tipo medio de las ayudas son préstamos de entre 10.000 y 100.000 euros con un interés del 4% en el que el departamento de Acción Climática sufraga la mitad de las tasas. De cara a este 2024 ya se han concedido 20 millones y se ha lanzado una nueva línea de 35 millones.

En términos de gasto, la industria manufacturera se llevó el 25% de la financiación, seguida por el turismo, comercio y transporte (22,5%), la industria agroalimentaria y el sector primario (17%), y la vivienda social y obra pública (10,5%).

La mayor parte de la actividad del ICF correspondió a la concesión de créditos y avales a empresas y emprendedores. Hasta 597,2 millones destinó a esta partida, el 25% más que el año anterior, con un periodo medio de devolución de una década.

Los 44 millones restantes se emplearon en inversiones en capital riesgo, ya sea de manera directa como la operación hecha con el Grup Boix, o de la mano de gestoras locales, como Asabys, tal y como avanzó elEconomista.es. Este perfil de inversión sufrió un descenso del 35% en paralelo a la caída generalizada del capital riesgo en España por la subida de los tipos.

Las partidas del ICF para 2024

Más allá de las promesas de ampliar las cantidades de financiación, la propuesta de Presupuestos de 2024 hecha por el Govern desvela algunas de las cifras con las que contará el ICF este año. contará con 665 milones, aunque solo recibirá 3,65 millones de las cuentas públicas, ligeramente por debajo de los 4,3 millones de 2023.

La entidad que aspira a convertirse en banco público -si bien el Gobierno le denegó la petición de ficha bancaria- dispondrá de 640 millones para préstamos y avales y otros 41 millones para capital riesgo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud