Banca y finanzas

Unicaja y Sabadell exploran una fusión a fuego lento con dos obstáculos que la complican

  • Ambos bancos han llegado a subir 4% en la sesión de este lunes
  • La caja malagueña aspira a mejorar la rentabilidad y crecer otros segmentos
  • Cuestiones fiscales que afectarían a su accionista mayoritario alejan la operación
Nueva sucursal de Unicaja.

Unicaja sube en bolsa tras los rumores que ponen sobre la mesa una hipotética operación de fusión con Sabadell. Los títulos de la antigua caja malagueña se tiñen de verde con alzas que han llegado al 4% en la sesión de este lunes hasta superar los 0,96 euros tras hacerse pública la existencia de contactos informales con políticos y supervisores que llevarían a explorar una operación de fusión entre ambas a medio-largo plazo.

Desde hace más de un año, diferentes actores que rodean a las entidades han mantenido conversaciones preliminares para llevar a cabo esta unión que contaría incluso con el visto bueno del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. Pero todavía hay varios obstáculos que salvar para que esto pueda llevarse a cabo: la rentabilidad de Unicaja y los cambios fiscales que esto acarrearía para su accionista mayoritario, la Fundación Unicaja.

Y es que la antigua caja malagueña todavía tiene mucho camino por recorrer a nivel financiero. Las cifras de cierre de 2023 atestiguan que sus niveles de rentabilidad todavía tienen margen de mejora al situarse en el entorno del 5% -frente a sus pares que superan el 10%-. Esto tiene que ir acompañado de una mejora en los niveles de penetración en ciertos mercados, sobre todo en el lado de las empresas, en los que Unicaja ya ha comenzado a ponerse las pilas y ha nombado un director general para esta pata del negocio que aspira a fomentar en los próximos años.

Pero los primeros brotes verdes comienzan a verse. La mejora de las cifras se ha hecho notar en el último ejercicio, tras cerrar el expediente de regulación de empleo derivado de la fusión con Liberbank, y contener los costes hasta mostrar reducciones en el año. Además, el banco que ahora encabeza Isidro Rubiales y presidirá tras la próxima junta José Sevilla también aprovechó el último año para hacer una limpieza de su balance en el lado de los activos adjudicados y problemáticos que continúa en la actualidad y para la que se ha guardado importantes provisiones.

De ejecutarse finalmente este movimiento, se crearía el quinto banco más grande del país en capitalización de mercado y en activos, manteniendo la posición que actualmente tiene Sabadell. Unicaja capitaliza, tras las subidas de esta jornada, 2.562 millones de euros. Por su parte, Sabadell tiene una valoración en el mercado de 6.150 millones. En el lado del activo, la antigua caja malagueña suma 97.153 millones de euros mientras que la catalana totaliza 183.918 millones.

Una cuestión fiscal

La segunda de las cuestiones que, a día de hoy, es todavía una traba para este proceso tiene que ver con la fiscalidad que afecta a la antigua caja malagueña. La Fundación Unicaja, accionista mayoritario del banco con un 30,26% del capital, se beneficia de una norma fiscal que reduce su factura de forma muy notable y que, en caso de que se llevase a cabo una fusión así, perdería. Se trata de la existencia de un grupo fiscal desde el año 2017. Entonces, y como consecuencia de la disminución del porcentaje de participación que la Fundación ostentaba en Unicaja por la operación de salida a bolsa, se le permitió mantener este beneficio.

En cambio, si su peso se rebaja -algo que ocurriría a todas luces con una fusión con un banco más grande- este grupo fiscal sería revocado. A día de hoy, y tal y como consta en las propias cuentas anuales de 2022 de la Fundación Unicaja, "en relación con el impuesto sobre beneficios de la Fundación Bancaria Unicaja y sus sociedades dependientes, dada la naturaleza de sus actividades, por lo general, no generan bases imponibles positivas, por lo que durante los ejercicios 2022 y 2021, sin considerar la aportación realizada al resultado fiscal del Grupo Unicaja Banco, no devengó un débito por el Impuesto sobre Sociedades".

Los puntos a favor

También hay otros puntos a favor de la unión. Cabe recordar la gran relación personal que une al que será nombrado presidente no ejecutivo de Unicaja, José Sevilla, y al director financiero de Sabadell, Leopoldo Alvear. Ambos trabajaron juntos en la última etapa de Bankia y en el mercado recuerdan la alta estima personal y profesional que existe entre los dos.

Además, Sabadell lleva años falto de un accionista de control, ya que los propietarios de sus títulos tienen porcentajes que, en el mayor caso, se sitúan en el entorno del 4%. Si este movimiento saliese adelante, la Fundación Unicaja conseguiría ese título.

Fuentes oficiales de Unicaja señalan a elEconomista.es que no hay nada sobre la mesa y recuerdan que en este momento la entidad está centrada en su nueva etapa tras el cambio de su cúpula, con el foco en la mejora de la rentabilidad y el servicio al cliente.

Esta misma versión es mantenida por otras fuentes consultadas por este diario que recuerdan que este no es el momento para una operación de estas características, ya que mientras que Sabadell está en una etapa muy positiva como entidad, Unicaja acaba de cerrar los vaivenes que se derivaron de la operación con Liberbank hace más de tres años y está centrada en recuperar el tiempo perdido.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud