Banca y finanzas

La Fed propone cambios en la supervisión bancaria en su informe sobre la quiebra de Silicon Valley Bank

  • Propone supervisar también a firmas con exposición financiera

El jefe de supervisión bancaria de la Reserva Federal ha reclamado una reevaluación exhaustiva de la supervisión a las empresas financieras estadounidenses tras la quiebra de Silicon Valley Bank, que atribuyó en un informe publicado hoy a la débil gestión de riesgos de la empresa y a la lenta supervisión por parte de la Fed.

El banco central revisará el abanico de reglas que se aplican a las empresas con más de 100.000 millones de dólares en activos, incluidas las pruebas de estrés y los requisitos de liquidez, anunció Michael Barr, vicepresidente de supervisión de la Fed, en su análisis sobre la quiebra del banco. El fracaso de SVB demostró la necesidad de aplicar estándares más estrictos a un conjunto más amplio de empresas, dijo Barr.

También sugirió que el regulador podría requerir capital o liquidez adicional, o limitar las recompras de acciones, los pagos de dividendos o los salarios a los directivos, en empresas con una planificación de capital y una gestión de riesgos inadecuadas. "Tras la quiebra de SVB, debemos fortalecer la supervisión y regulación de la Reserva Federal en base a lo que hemos aprendido", dijo Barr. "Este informe representa el primer paso en ese proceso".

El informe proporciona la imagen más clara hasta el momento de la rapidez con la que se deterioró la situación en SVB y los diversos factores detrás de su rápido hundimiento. También demuestra que los reguladores estaban al tanto de la mayoría de los problemas ocultos del banco, pero cuando decidieron tomaron medidas se encontraron con que ya era demasiado tarde.

Proceso secreto

El documento representa el análisis más detallado hasta la fecha sobre cómo la Fed supervisó un banco de forma individual, un proceso que a menudo está envuelto en secretismo y confidencialidad. La junta directiva de la Fed "ha determinado que divulgar esta información es lo mejor para el público", dice el informe.

Barr escribió que la Fed reevaluaría cómo supervisa y regula la gestión de los riesgos de liquidez por los tipos de interés sobre cada banco, y dijo que se debería considerar aplicar reglas de liquidez estandarizadas a un número más amplio de firmas con exposición financiera. También dijo que la Fed debería exigir a esas firmas 'semifinancieras' que tengan en cuenta las pérdidas sobre el valor de los activos por la subida de los tipos de interés, precisamente lo que dio el golpe de gracia a SVB, "para que los requisitos de capital de una empresa estén mejor alineados con sus posiciones y riesgos financieros".

Barr también pidió cambios para mejorar "la velocidad, la fuerza y la agilidad de la supervisión", como mantener una mayor continuidad a la supervisión de los bancos de diferentes tamaños, para que las firmas estén listas para cumplir rápidamente con estándares de supervisión más estrictos a medida que crecen, en vez de tener que enfrentarse a un batallón de nuevas reglas de la noche a la mañana. Esas medidas deberían ir acompañadas de sanciones más fuertes para los bancos que no cumplen con los estándares de supervisión.

Por ejemplo, sugirió que la Fed podría exigir más rápidamente a los bancos que recauden capital si se encuentran deficiencias. "Los requisitos más altos de capital o liquidez pueden servir como una salvaguarda importante hasta que mejoren los controles de riesgo, y pueden enfocar la atención de los directivos en los temas más críticos", dijo, sugiriendo la implantación de "límites a las retribuciones o a los incentivos" de las cúpulas.

Cambio de cultura

El informe, que fue realizado por el personal de la Fed poco después de la quiebra del banco por orden de su presidente, Jerome Powell, apunta directamente a Randall Quarles, su predecesor al frente de la vicepresidencia de Supervisión Bancaria, aunque no lo nombra directamente.

"Bajo la dirección del vicepresidente de supervisión, las prácticas de supervisión cambiaron", dice el informe. Hubo "un cambio en la cultura y las expectativas de las discusiones internas y el comportamiento observado que cambió la forma en que se ejecutaba la supervisión", lo que condujo a una acción más lenta o nula en algunos casos.

De 2016 a 2022, según el informe, los activos del sector bancario crecieron un 37%, mientras que el personal de supervisión de la Fed disminuyó un 3%. La cobertura de supervisión de SVB disminuyó cuando aún estaba en la cartera de bancos regionales y bajo la Fed de San Francisco, según el informe.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud