Banca y finanzas

Goldman remata con BofA la venta de sus créditos inmobiliarios en España

  • El banco decidió enajenar los 400 millones adquiridos a Sareb, Bankia o CaixaBank

Goldman Sachs completa con Bank of America la venta de las carteras inmobiliarias adquiridas en España cuya liquidación lanzó el pasado año. Se trataba de un porfolio de entre 300 y 400 millones de euros brutos en diferentes inmuebles (REO) y deuda con colateral en este tipo de activos (NPL), adquiridos hace casi una década a entidades como Bankia o CaixaBank y a la Sareb.

La transferencia con la que remata el proceso, a Bank of America, se ha firmado este mes de abril, explican a elEconomista.es fuentes al corriente de las operaciones. Desde Goldman Sachs y Bank of America eludieron realizar comentarios.

El banco de inversión estadounidense fue de los primeros grandes operadores en anticiparse en la apuesta por el ladrillo español, con muy dispar resultado. En 2013, cerró la polémica compra de casi 2.935 pisos al Instituto Madrileño de la Vivienda (IVIMA) a través de Encasa Cibeles, que participa junto a Azora.

Se trataba de 32 promociones por las que pagó unos 211 millones y que en 2022 tuvo que devolver en parte por una decisión judicial que invalidó la transacción, y por la que el Gobierno de Madrid ha tenido que indemnizar a la sociedad común en varias fases, sin cerrarse aún todo el litigio.

En 2014 protagonizó una de las operaciones de carteras de inmuebles más relevantes, con la compra a Bankia de 38 activos inmobiliarios por 355 millones. La cartera permitió al banco mejorar su solvencia y generación de capital, sacándose del balance locales comerciales, edificios de viviendas y naves logísticas. Un año después, cerraba con CaixaBank el Proyecto Atalaya, que adjudicó a Goldman y TPG una cartera de créditos a promotores con impagos del banco, cuyo importe se estimó cercano a los 250 millones.

Pero será en 2016 cuando firma una transacción clave, al erigirse con la mayor cartera de préstamos fallidos sacada al mercado hasta ese momento por el banco malo, con un volumen de 555 millones de euros en deuda fallida. Se trató del Proyecto Eloise, que inicialmente había arrancado con un perímetro de 1.000 millones en crédito problemático y que, pese al ajuste posterior, se convirtió en una colocación histórica para la Sareb por su volumen.

La deuda contaba de colateral con viviendas en casi todo el país, con foco especial en Madrid, Andalucía, Cataluña, Galicia y Valencia. La decisión de desinvertir estuvo acompañada por la decisión de rescindir anticipadamente contratos con diferentes gestores de activos para desprenderse de las carteras, según adelantó El Confidencial, precisando que la transacción dejaba fuera a Newdock, su filial logística.

Como Goldman, la banca aceleró el pasado año el proceso de limpieza de balance en previsión de que un frenazo económico provocase un aumento de la morosidad, pero el rápido encarecimiento de la financiación por la subida de tipos dio al traste con varias transacciones. La previsión es que en 2023 el número de compraventas sea ligeramente inferior, más granular, con porfolios más especializados en activos y donde podría buscarse cerrar la transferencia de cartera y la financiación en bloque.

700 millones en inversión logística

Newdock, la subsidiaria creada por Goldman Sachs para crecer en activos logísticos en España y Portugal, está excluida de la desinversión. Su cartera de activos alcanzaba los 700 millones de euros el pasado ejercicio y prevé superar los 1.000 millones hasta 2024.

Actualmente cuenta con siete activos en cartera, con superficie alquilable total de 479.555 metros cuadrados en diferentes polígonos industriales y parques logísticos en poblaciones de Madrid, Toledo, Málaga y en Valencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud