Banca y finanzas

EEUU estudia garantizar también todos los depósitos superiores a 250.000 dólares para contener la crisis bancaria

  • Una coalición de bancos regionales pide a los reguladores levantar el límite
  • Aunque el Tesoro estudia la medida, el camino política se antoja complicado
  • Yellen se limita a decir que habrá apoyo para bancos pequeños en problemas
Sede de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) en Washington. Foto: Bloomberg

Las autoridades de EEUU reaccionaron con rapidez ante los colapsos de Silicon Valley Bank (SVB) y Signature Bank. Asimismo, el sector bancario también ha maniobrado con velocidad ante las dudas generadas por el banco regional First Republic. Sin embargo, en este último caso aún persiste la incertidumbre y, por eso, las citadas autoridades están considerando una medida de calado que apacigüe los temores definitivamente: garantizar todos los depósitos bancarios y no solo aquellos hasta 250.000 dólares.

Desde el Departamento del Tesoro, su propia secretaria, Janet Yellen, se ha limitado este martes a señalar que se ofrecerán más garantías para los depósitos de los bancos más pequeños en caso de que sea necesario. Yellen ha defendido las medidas que se tomaron con SVB -se decidió puntualmente garantizar los depósitos por encima de 250.000 euros-, asegurando que se podrían volver a tomar si es necesario.

"Los grandes bancos desempeñan un papel importante en nuestra economía, pero también lo hacen los bancos pequeños y medianos", recoge Yellen en un discurso que da este martes. La lectura general es que la administración sigue enfocada en prestar su apoyo en casos específicos, si bien de fondo se estaría trabajando en una solución de mayor alcance.

Esta solución pasaría por ampliar de forma temporal la cobertura de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés) a todos los depósitos. Se trata de una medida solicitada por una coalición de bancos que argumentan que es necesaria para evitar una posible crisis financiera.

La Coalición de Bancos de Tamaño Medio de América, que incluye bancos con activos de hasta 100.000 millones de dólares, es la que ha instado a los reguladores a levantar el actual límite a la garantía de depósitos, según una carta del 17 de marzo vista. La organización ha expresado su preocupación por el hecho de que, si otro prestamista regional quiebra, más depositantes trasladarán su dinero a los bancos más grandes del país, independientemente de la salud subyacente de sus competidores más pequeños.

Cuando quebró SVB, uno de los primeros pasos fue el anuncio de que la FDIC garantizaría los depósitos hasta 250.000 dólares de los clientes del banco. Enseguida se vio que la mayoría de los depósitos de la entidad se situaban por encima de esta cota. Buscando prevenir males mayores, el Tesoro, de la mano de la Fed y la propia FDIC, ordenó a la corporación garantizar el acceso de todos los clientes a sus depósitos. La intención sería ahora que ese movimiento estuviese previsto de antemano.

El personal del Tesoro está revisando si los reguladores federales tienen suficiente autoridad de emergencia para asegurar temporalmente los depósitos superiores al actual límite de 250.000 dólares en la mayoría de las cuentas sin el consentimiento formal de un Congreso profundamente dividido entre demócratas y republicanos, admiten a Bloomberg fuentes con conocimiento de las conversaciones.

Las autoridades aún no consideran necesaria tal medida, especialmente después de que los reguladores hayan tomado medidas en las últimas semanas para ayudar a los bancos a hacer frente a cualquier demanda de retiros. Pese a todo, están desarrollando una estrategia de due diligence (investigación/auditoría) en caso de que la situación empeore.

"Utilizaremos las herramientas que tenemos para apoyar a la banca comunitaria (regional)", ha dicho el portavoz de la Casa Blanca, Michael Kikukawa, sin abordar directamente si se está estudiando la medida. "Desde que nuestra administración y los reguladores tomaron medidas decisivas el pasado fin de semana, hemos visto estabilizarse los depósitos en los bancos regionales de todo el país y, en algunos casos, las salidas se han revertido modestamente."

Aun así, las deliberaciones entre bastidores muestran que hay preocupación en los pasillos de poder de Washington, mientras los bancos medianos piden una intervención gubernamental más amplia después de lo sucedido estas semanas. La caída del 47% de las acciones de First Republic Bank este lunes ha sido el último aviso.

El marco legal

Un marco legal que se está debatiendo para ampliar el respaldo de la FDIC utilizaría la autoridad del Departamento del Tesoro para tomar medidas de emergencia y apoyarse en el Fondo de Estabilización Cambiaria.

Ese fondo de dinero se usa normalmente para comprar o vender divisas y proporcionar financiación a gobiernos extranjeros. Pero el fondo, creado en la década de 1930, se ha empleado en los últimos años como respaldo para los préstamos de emergencia de la Reserva Federal. Es el único fondo de dinero bajo la plena autoridad del Secretario del Tesoro, ya que el resto del gasto y la financiación están bajo la jurisdicción del Congreso.

En cualquier caso, el camino no es fácil. Desde la FDIC y la Reserva Federal se evita hacer comentarios. La administración y los reguladores independientes están lidiando con la primera crisis bancaria desde la aprobación de la Ley Dodd-Frank de 2010, una amplia reorganización del sistema de regulación financiera.

Algunos legisladores, incluidos republicanos, han dicho que están sopesando cambios en el actual límite de 250.000 dólares del seguro de la FDIC, pero varios conservadores de la Cámara de Representantes se han mostrado en contra de una garantía del 100%.

"Cualquier garantía universal sobre todos los depósitos bancarios, ya sea implícita o explícita, consagra un precedente peligroso que simplemente fomenta futuros comportamientos irresponsables que pagarán los que no están implicados y siguieron las reglas", ha avisado el Freedom Caucus de la Cámara de Representantes en un comunicado.

"El meollo de la cuestión es si el Tesoro tiene en última instancia la autoridad para ampliar ese seguro sin la aprobación del Congreso. El impacto en el mercado de tales medidas de emergencia no ha demostrado ser unilateral durante la actual crisis bancaria, ya que los funcionarios a menudo caminan por una línea muy delgada entre ofrecer un respaldo contra el riesgo sistémico y arriesgarse a una exacerbación de la actual agitación bancaria enviando el 'mensaje equivocado' de desconfianza en el sistema bancario", valora Francesco Pesole, analista de ING.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud