Banca y finanzas

Unicaja vende a Cerberus y Deutsche una cartera de 200 millones con inmuebles adjudicados

  • El portfolio supone algo más del 10% de la exposición del banco en estos activos

Unicaja cierra una nueva operación de desagüe de activos improductivos. La entidad ha adjudicado a Cerberus y Deutsche Finance una cartera de REO o inmuebles adjudicados tras el proceso de ejecución hipotecaria con un valor nominal superior a los 200 millones de euros.

Su perímetro supone alrededor del 10,6% de los 1.887 millones brutos que la entidad contabilizaba a finales de septiembre pasado en activos adjudicados y cuya cifra había reducido un 18,8% interanual frente a los 2.322 millones registrados doce meses atrás.

En ese plazo de tiempo, el banco bajó la exposición dañada total (morosos y adjudicados) desde 4.185 millones a 3.838 millones de euros, y su ratio sobre exposición total desde el 7,3 de 2021 a un 6,7%.

El banco ha pisado el acelerador para sanear y limpiar el balance desde que completó la fusión jurídica con Liberbank en el verano de 2021 siguiendo la estrategia que venían emprendiendo ambos bancos de forma independiente.

La operación cerrada ahora supone, de hecho, la mayor desinversión de activos inmobiliario ejecutados al impagarse el préstamo o hipoteca asociada desde que rubricó la integración. Se suma a la venta, por ejemplo, a Axactor de otra cartera de 307 millones de nominal, pero en su caso de financiación unsecured con pymes y personas físicas.

Alianza con Haya

En la reciente operación ha confluido además el entendimiento con un viejo inversor para Unicaja, Cerberus, pese al desencuentro con su compañía Haya Real Estate por la ruptura de la alianza que tenía con Liberbank. En 2019 Cerberus se alzó, junto con el fondo Davidson Kempner, con otro portfolio con un valor nominal de alrededor de 1.000 millones que incluía inmuebles adjudicados y algunas hipotecas al corriente de pago pero reestructuradas.

El pasado año Unicaja extinguió la alianza por la que Haya Real Estate se ocupaba de la gestión y desinversión de los inmuebles adjudicados a Liberbank para internalizar su gestión, traspasando los activos a la filial Unicaja Gestión de Inmuebles Adquiridos. El acuerdo original entró en vigor en septiembre de 2017 y se extendía durante siete ejercicios.

La cartera alcanzaba en el momento de extinguir la alianza y realizar el traspaso unos 2.000 millones de euros. Al deshacer el acuerdo el banco compensó al servicer pero en una cuantía que Haya Real Estate juzgaba insuficiente.

Para acelerar el desagüe de activos tóxicos Unicaja realizó un fuerte saneamiento del balance con el fondo de comercio negativo originado por la fusión con Liberbank al absorber el banco a una tasación inferior al valor en libros y que ascendió a 1.301 millones de euros.

A finales de septiembre contaba con hucha en provisiones para cubrir en un 63,4% la exposición en activos adjudicados, una de las tasas más altas de toda la banca y que le da margen para enajenar carteras ya que los fondos imponen descuentos en los precios. Su morosidad estaba limitada para entonces en el 3,5%, con 1.951 millones. 

Objetivo estratégico

El plan estratégico 2022-2024 que el banco diseñó tras la fusión fijó como meta reducir la tasa de activos improductivos desde el 7,3% de 2021 a un umbral inferior al 4% al término de los tres ejercicios.

Su foco es potenciar el crecimiento del negocio rentable, sostenible y con mejores capacidades digitales, manteniendo un perfil bajo de riesgo. La meta principal y troncal es escalar la rentabilidad por encima del 8%. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud