Banca y finanzas

Qué es la reunificación de deudas y cuándo conviene hacerla

  • Hay que atender a la situación financiera personal y riesgos como el impago o los costes
Foto: Dreamstime.

Las deudas son uno de los mayores temores financieros para cualquier persona o familia. Resulta lógico tener dudas sobre cómo borrar de las finanzas personales el pasivo para sanear las cuentas.

La reunificación de deudas es una de las alternativas más utilizadas por particulares en esta situación. Los bancos disponen de préstamos para integrar la deuda y solventarla de una forma adecuada. Sin embargo, la situación financiera de cada persona hace más recomendable (o no) optar por esta vía. Un asesor financiero, como todos los que puedes contactar sin compromiso desde Finect, ayudará a identificar al usuario si necesita una reunificación. Antes, es necesario conocer el concepto y sus implicaciones.

"Consiste en agrupar todos los préstamos e hipotecas que tengamos contraídos en un solo préstamo. De esta forma, solo afrontaremos el pago de una única cuota mensual cuya cuantía será menor que la suma de las diferentes cuotas a las que anteriormente teníamos que hacer frente", señalan desde el banco BBVA.

Es, en esencia, una forma de reducir la cuantía de los pagos. La reunificación supone una reducción considerable de la cantidad a pagar cada mes a cambio de aumentar el plazo de amortización y el coste final de la operación debido a los intereses.

Proceso de reunificación: ¿Cuándo conviene?

Una vez se decide reunificar deudas, entra en juego una agencia especializada o mediadora. Será la encargada de analizar nuestras deudas, los intereses que estamos pagando y los plazos de amortización que aún quedan por delante. Con esta información y tras aprobarse la operación, es momento de negociar con las entidades bancarias las nuevas condiciones de pago. De hecho, no es necesario pasar por la agencia, pudiendo acudir al banco con el que se haya contraído la mayoría de la deuda.

"A la suma de los requisitos habituales que el banco nos pide a la hora de contratar una hipoteca, deberemos cumplir estas condiciones adicionales para solicitar la reunificación de las deudas: unificar el total de préstamos (no vale hacerlo solo con algunos) y no superar el 80% del valor del bien hipotecado", explican desde Bankinter.

El proceso no es complejo, aunque requiere un estudio del caso personal por parte de la empresa mediadora, señalan en BBVA. Una vez activado, se cancelan todos los préstamos e hipotecas para reunificarlos en una sola hipoteca con las nuevas condiciones previamente negociadas. La nueva hipoteca tendrá un nuevo tipo de interés y un nuevo plazo de amortización. La lógica indica que ese plazo será más largo para reducir la cuota mensual que haya que abonar.

El procedimiento, en todo caso, lleva costes aparejados. Primero, porque supone una cancelación anticipada de todos los préstamos. Por ello, habrá que desembolsar dinero por gastos de cancelación o amortización anticipada. El resultado de la reunificación de deudas es una nueva hipoteca, con gastos como la comisión por apertura, los costes de tasación, el impuesto de Actos Jurídicos Documentados o los honorarios de la notaría.

Por último, si se decide gestionar la reunificación a través de una agencia mediadora, esta cobrará sus tarifas. Hacerlo desde el banco, en cambio, ayuda a sortear todos estos costes o buena parte de ellos.

Junto con los costes, existe un segundo gran riesgo: el impago. Este puede aparecer cuando el particular escoge la hipoteca como destino del resto de deudas o utiliza un préstamo como garantía hipotecaria. El comparador financiero Kelisto.es detalla que la vivienda del particular sirve en este caso como "garantía frente a un impago". La no devolución de la deuda permitiría al banco embargar la propiedad.

Oferta bancaria

Muchas entidades financieras disponen de una línea de negocio de préstamos con los que agrupar deudas. Existen bancos grandes, como BBVA, que cuenta con el "Préstamo rápido online sin documentos". Cubre importes desde los 3.000 euros hasta los 20.000, con cuotas de pago mensuales desde 57 euros y un tipo de interés (TAE) del 5,75%.

EVO Banco dispone de un préstamo que no exige al contratante domiciliar la nómina. Aquí la cuota mensual se eleva hasta los 62 euros, pero con la ventaja de financiar hasta 50.000 euros. Eso sí, la TAE es del 9,87%. ING, por su parte, oferta su popular Préstamo Naranja, con un tipo de interés (TAE) del 4,06%. El banco naranja ofrece una financiación máxima de 60.000 euros sin comisiones.

Entidades extranjeras, como Younited Credit o Bank Norwegian, ofrecen préstamos para la reunificación similares a los anteriores: alrededor del 6% TAE y con una cobertura de en torno a 50.000 euros de pasivo.

La calculadora de salud financiera es una manera rápida de comprobar la calidad de nuestra economía doméstica. Con apenas un minuto, la persona que la completa puede saber sus fortalezas financieras y sus debilidades, entre las que puede estar un nivel elevado de deuda.

¿Cómo vas de salud financiera?

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud