Investigador en la Universidad de Wisconsin
Opinión

A pesar de que todo el mundo sabe que las cifras demográficas oficiales de China están sistemáticamente sobreestimadas, las autoridades han reprimido sistemáticamente a quienes cuestionan los datos. Por ejemplo, mi libro Un gran país con un nido vacío fue rápidamente prohibido cuando se publicó en 2007, porque expresaba su preocupación por la política china de un solo hijo y predecía que la población china empezaría a reducirse en 2017, y no en 2033-34, como habían previsto las autoridades chinas y las Perspectivas de la Población Mundial (PPM) de 2006 de las Naciones Unidas.

Últimos artículos de Opinión
Más artículos de Opinión