Profesor de la UPF y Socio Director DS Abogados y Consultores de Empresa. Columnista de Ecoley
Opinión

El otro día, al pretender salir del aparcamiento del que soy abonado desde hace ya muchos años, la barrera no se abría. Marqué con mi dedo el interfono, y una voz profunda con cara desconocida me pidió mi número de matrícula. Se la di, y sorpresa: "operación no permitida".

Opinión

Se habla cada vez más del derecho del contribuyente al error. Creo, sinceramente, que el planteamiento, loable, no es el acertado. Me explico.

Opinión

En mi colaboración anterior les puse un ejemplo de la judicialización de temas menores (y mayores) y la consecuente falta de certeza que el contribuyente tiene al confeccionar su autoliquidación. Para que se convenzan de que no se trata de un caso aislado, les voy a comentar hoy otro ejemplo. El tema, como verán, es también sobre una cuestión muy habitual y muy alejada de lo que sería una planificación fiscal agresiva, una interpretación al límite, o un fraude. Al contrario.

Opinión

No sé si es la edad, pero empiezo a estar un poco harto de la impersonalidad y burocracia en la relación con la Administración. Le pido, pues, disculpas al lector, porque necesito desahogarme. Me voy a referir, exclusivamente, a la Administración Tributaria. He dicho muchas veces que nuestro sistema tributario está agotado y que tiene importantes déficits en términos de equidad. Sin embargo, creo que el principal problema que hoy tenemos no es su diseño, sino su aplicación. El día a día.

Opinión

Fruto del pacto entre Shakira y la fiscalía, su abogado defensor afirmó en una entrevista que si su clienta hubiese tenido su residencia fiscal en Madrid, no se le hubiera podido imputar por delito fiscal con relación al Impuesto sobre el Patrimonio (en adelante, IP). La noticia, que no tuvo mayor repercusión, requiere de alguna precisión.

Opinión

Si lo analizamos con perspectiva, la evolución que la fiscalidad ha tenido desde 1978 hasta hoy, es espectacular. Si nos centramos en lo relativo al control del cumplimiento de las obligaciones tributarias, la evolución ha sido exponencial.

Opinión

Este es el eslogan de la reciente campaña publicitaria promovida por el Ministerio de Hacienda y la Agencia Tributaria. Personalmente, hace tiempo que insisto en la importancia de promover una cultura tributaria. Bienvenidas, pues, todas las iniciativas.

Opinión

Hace unos días, el diario elEconomista.es (jueves, 5 de octubre) nos recordaba que el plan del Gobierno de revisar exhaustivamente los beneficios fiscales continúa vigente, y nos anunciaba la posible eliminación de la tributación conjunta.

Opinión

Una pregunta: ¿se acuerdan del fontanero que le preguntó al Sr. Borrell, exsecretario de Estado de Hacienda, si quería la factura con o sin IVA? Mucho ha llovido desde entonces, pero la pregunta continúa siendo de actualidad. ¿Y qué se responde? Pues depende. Hay quien contesta "sin IVA", y hay quien contesta "con IVA".

Uno de los objetivos del Gobierno es ir reduciendo nuestro déficit de presión fiscal con relación a la media de la UE hasta su plena convergencia en 2050. Nuestra presión fiscal, recordémoslo, es, en 2019, un 35,4 %. Le media de la UE, un 41,6 %. Pues bien, la pregunta es si la convergencia es un objetivo en sí mismo. Y la respuesta, para mí, es que no. Y no lo es porque el objetivo es obtener los recursos necesarios para sufragar el gasto. Recursos, claro está, fruto de un sistema tributario justo, sostenible y asumible. La habilidad de todo Gobierno es pues conseguirlo optimizando la presión fiscal.