Aragón

Sindicatos y representantes de Ibercaja siguen sin acuerdo en el ERE a tres días del fin de las negociaciones

Zaragoza

Las condiciones económicas para la salida de los trabajadores o la movilidad geográfica son algunos de los principales puntos en los que los sindicatos y los representantes de Ibercaja siguen sin acercar posturas. Desde las organizaciones sindicales se sigue trabajando contrarreloj para presentar propuestas y medidas alternativas para alcanzar un acuerdo que todavía está lejano.

Sindicatos y representantes de Ibercaja han vuelto a mantener un encuentro dentro del período oficial de negociaciones del Expediente de Regulación de Empleo planteado por la entidad financiera y que contempla la salida de 750 trabajadores y el cierre de 208 oficinas.

Una reunión que se ha cerrado sin acuerdo y en la que se han vuelto a poner de manifiesto las diferencias existentes entre ambas partes para poder cerrar un acuerdo cuando quedan tres días dentro de este período de negociación, que finaliza el día 18 de diciembre.

La entidad financiera ha presentado una contrapropuesta en la que se mantienen las mismas diferencias que han impedido alcanzar un acuerdo con la parte sindical, aunque sí se ha incorporado alguna modificación que sigue sin ser suficiente para acercar las posturas.

Las principales diferencias entre ambas partes -aunque en algunas de ellas los sindicatos estarían dispuestos a acercar posturas-, se centran en las relacionadas a las condiciones económicas -siguen por debajo de las de anteriores expedientes-, que se aplicarían a los empleados que dejen la entidad, además de la movilidad y la inclusión de determinadas cláusulas.

En materia de la desvinculación, se mantienen las diferencias en los cortes de edad en los colectivos y en los porcentajes de indemnización -aunque para los sindicatos son escollos que se podrían salvar-, mientras que no hay acercamiento es el número de años para calcular la indemnización y en la cantidad de años que tiene que hacerse cargo Ibercaja del convenio especial de la Seguridad Social para evitar perjudicar la pensión de los empleados que se desvinculen con el ERE.

Desde los sindicatos se aboga por mayores indemnizaciones, ya que anteriormente el 85% de las personas que se desvincularon pertenecían a un colectivo de planes de pensiones -que se tiene por convenio- con unas cantidades significativas, mientras que el 15% tenía unas cantidades más modestas. Unos porcentajes que, ahora, no se dan, ya que aproximadamente el 10% tendría una cantidad razonable en estos planes de pensiones, mientras que el 90% tiene un tercio o una cuarta parte de lo que tenían los empleados que salieron de la entidad en 2017. Es una diferencia que desde las organizaciones sindicales se pide que se tenga en cuenta.

Las discrepancias entre ambas partes también se producen en materia de movilidad geográfica. Desde Ibercaja se mantienen los 350 kilómetros como distancia máxima, al igual que la distancia mínima para en 50 kilómetros (por convenio son 25 kilómetros) para indemnizar a un empleado. Los sindicatos además también demandan garantías para las personas que se han visto afectadas por la movilidad anteriormente y están desplazadas de sus domicilios. Por su parte, Ibercaja mantiene el cupo de 100 personas para moverlas libremente en un radio de 50 kilómetros, punto este último en el que se estarían dispuestos a entrar en una causalización porque es una medida aplicada en anteriores ERES sobre la que los sindicatos consideran que se ha abusado. No obstante, no entrarían en las cifras planteadas por la entidad.

Otra diferencia es la incorporación de una cláusula de garantía que los sindicatos demandan desde el primer día de negociación y que se ha incorporado en otros ERES que se están firmando últimamente como los de Airbus o Banco Sabadell, entre otros. Con esta cláusula, en caso de cambio legislativo a futuro que perjudique la posibilidad de prejubilarse, la entidad asumiría parte de ese coste. Además, la entidad mantiene las medidas por las que la plantilla que siga trabajando asuma parte del coste del ERE, que son rechazadas por los agentes sociales.

Una prórroga sin sentido

Los sindicatos han mostrado su decepción con el resultado de esta reunión, puesto que esperan en ella poder encontrar puntos de encuentro y realizar una aproximación, según han apuntado fuentes sindicales a elEconomista

Las mismas fuentes sindicales apuntan a una situación complicada a tres días del fin de las negociaciones. Un período que podría prorrogarse, pero que de momento los sindicatos consideran que no tiene sentido, puesto que con las propuestas actuales sobre la mesa sería prolongar la misma situación. De hecho, sería necesario que se produzca un giro de 180 grados para poder cerrar un acuerdo.

Los sindicatos además han anunciado que el informe que presentarán será a día de hoy contradictorio, negándose las causas económicas y organizativas y una parte de las productivas. Pese a ello, de momento y hasta el cierre del período de negociación, los sindicatos -CCOO, UGT, APECA, ACI y ASIPA- van a seguir trabajando para buscar posibles alternativas y hacer propuestas para poder alcanzar un acuerdo y hacer ver a Ibercaja que tiene una oportunidad única de firmar un buen acuerdo con toda la representación.

Las mismas fuentes sindicales inciden en que son lo suficientemente responsables para no pedir nada que no estén en manos de la entidad conceder en un contexto en el que se tiene la mejor situación financiera de los últimos años y en el que es difícil comprender el trato por parte de la entidad, sobre todo, dentro de un año complicado como 2020 por la covid-19 y en el que la plantilla se ha desvivido.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin