Aragón

Mercadona invierte 4,5 millones y crea 26 nuevos empleos con su nuevo establecimiento en Zaragoza

Zaragoza

La cadena ha abierto un nuevo supermercado en el barrio zaragozano de Torrero en el que ha implementado su modelo de tienda eficiente, además de introducir novedades en las secciones.

La nueva tienda ha supuesto una inversión de 4,5 millones de euros, además de generar 26 nuevos de trabajo estables, conformando una plantilla total de 62 personas. En su construcción, Mercadona ha trabajado con 79 proveedores, que han dado empleo a más de 512 personas durante la fase de obra.

El nuevo supermercado, que dispone de 137 plazas de aparcamiento, incorpora novedades en todas las secciones como la charcutería con jamón al corte y envasado, una góndola central en la perfumería para la cosmética especializada, servicio de zumo de naranja recién exprimido, especialidades de sushi, nueva sección de horno con rebanadora de pan y pastelería refrigerada o una nueva exposición en la pescadería para los productos de concha, entre otras novedades.

Además, la nueva tienda cuenta con la sección "Listo para Comer", que ha ampliado su surtido con platos más saludables, como menestra de verduras o diferentes tipos de pescados como dorada, salmón y bacalao con guarnición; más bocadillos como el brioche vegetal, la hamburguesa de Angus o el bocadillo de jamón, y un nuevo mostrador de Hot Deli, con amplio surtido de asados, como pollo, costillas o patatas. Todos los platos se sirven en envases que han sido fabricados con caña de azúcar o cartón.

Otras novedades son los pasillos más amplios y el nuevo modelo de carro de la compra y de carro tipo cesta, que son más ergonómicos y ligeros, así como la entrada a la tienda con doble acristalado para evitar corrientes de aire y la disposición de espacios diáfanos, que facilitan la entrada de luz natural y colores cálidos en la delimitación de los diferentes ambientes.

El nuevo supermercado también incorpora novedades en ergonomía como el nuevo mueble de caja de Mercadona, que ha sido desarrollado en colaboración con el Instituto de Biomecánica de Valencia, así como en tecnología con la integración de una serie de dispositivos electrónicos y herramientas colaborativas para los trabajadores, lo que contribuye a su vez a la autogestión de cada supermercado y a agilizar los procesos de toda la cadena.

Desde el punto de vista medioambiental, se ha reducido hasta un 40% el consumo energético en relación al modelo de tienda convencional, gracias a la mejora del aislamiento térmico y acústico y a la optimización de los materiales y el grosor de las paredes, entre otros elementos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.