Aragón

Viñas del Vero lanza los vinos chispeantes Marigüena

Zaragoza

La bodega, de la DO Somontano, ha presentado un vino blanco y otro tinto dentro de esta gama con la que se rinde tributo a la naturaleza y a la Diosa de la mitología aragonesa que habita en las montañas del Pirineo de la que toma su nombre Marigüena.

La nueva apuesta vitivínicola de Viñas del Vero se llama Marigüena. Una denominación que se ha elegido por la simbiosis con estos dos nuevos vinos, ya que esta diosa escucha y ve todo ayudando a quien lo necesite y transmite seguridad, buenas sensaciones y optimismo, al igual que estos vinos.

Tanto el blanco como el tinto son dos vinos que se definen por ser desenfadados y chispeantes, siendo idóneos para este verano, puesto que se recomienda beberlos muy fríos. De hecho, la temperatura idónea es entre tres y cuatro grados centígrados.

Son dos vinos sedosos y explosivos con finas burbujas en superficie y que se definen a su vez por ser joviales, aparte de recordar el sabor del Pirineo y el aroma de la naturaleza.

En concreto, el vino blanco está elaborado con un coupage de variedades blancas, que incluye Chardonnay, Sauvignon Blanc, Macabeo, Gewürztraminer, Riesling, Garnacha Blanca y Alcañón.

Una combinación que se ha elegido para conseguir un vino fresco, desenfadado, ligeramente chispeante y muy atractivo por su dulzor natural. El aroma es fresco y recuerda a las frutas de hueso de verano y las tropicales de color amarillo, mientras que su color es amarillo verdoso brillante.

Viñas del Vero también ha elegido un coupage de variedades tintas, optando en esta ocasión por el Cabernet Sauvignon, Merlot, Tempranillo, Garnacha, Pinot Noir, Syrah, Moristel y Parraleta.

El resultado es un vino con características similares al blanco, pero con un color violáceo y con un aroma que evoca a las frutas rojas y negras.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.