Aragón

Nace 4.Oleum, el aceite de oliva premium más sostenible

Zaragoza

El aceite de oliva virgen extra (AOVE) 4.Oleum se ha elaborado con aceitunas de la variedad Empeltre del Bajo Aragón, apostando por la olvicultura de precisión y digitalización. El resultado es producto Premium y sostenible, que se comercializa online y en tiendas gourmet y especializadas de Aragón y Cataluña. También se va a destinar al canal Horeca a través de restaurantes selectos.

La primera cosecha del AOVE Premium de esta nueva marca de aceite de oliva aragonesa ya está a la venta. "Hemos lanzado una cantidad pequeña de 4.Oleum, de 1.800 litros, porque es un producto Premium y el proyecto es nuevo, aunque tenemos potencial para ampliar la producción", según ha explicado Frede Sancho, propietario de 4.Oleum, a elEconomista.es

"Tenemos campos de aceitunas, pero nunca habíamos hecho aceite", ya que las olivas se destinaban a la cooperativa para su comercialización como aceitunas de mesa y elaboración de oliva. A raíz de "las pruebas hechas en años anteriores, vimos que se podía hacer un AOVE con recolección temprana", elaborando un producto "más premium ante la moda de los aceites de recolección temprana, con sabor afrutado y altos niveles de polifenoles".

El resultado de este proyecto es este aceite de la variedad autóctona Empeltre que lleva sello aragonés, en concreto, de la localidad turolense de Torrecilla de Alcañiz, y que se caracteriza tanto por sus propiedades organolépticas como por la tecnología que se ha aplicado en los campos de olivos para elaborar un AOVE más sostenible.

En estos olivares se han aplicado técnicas de olivicultura de precisión y digitalización. Con sensores, analíticas y equipos externos, se han podido obtener información y datos en tiempo real para optimizar los recursos disponibles y acometer la fertilización y el riego a medida.

Esta empresa turolense es una de las primeras en implementar este sistema, que se está empezando a extender entre los productores de aceituna y que tiene varias ventajas. "Las decisiones que se toman no son intuitivas. Siempre se han hecho dosis de abono pero, si el árbol no lo pide, no se le hecha". Un control que también se realiza en el caso del riego.

El sistema utilizado comprende una estación metereológica para registrar todos los fenómenos atmosféricos que pueden afectar al olivar como la pluviometría, temperatura, intensidad del viento o radiación solar, así como un dendómetro, que se adosa al tronco del árbol con el fin de detectar microvariaciones en el diámetro del tronco. Esto permite conocer el estado del árbol en tiempo real y su interacción con los agentes atmosféricos externos.

En los olivares, igualmente, se han empleado sensores de suelo para medir la temperatura, humedad y conductividad, aparte de tomarse imágenes a través de drones y satélites para controlar el crecimiento vegetativo y la detección de carencias y enfermedades.

Todo el sistema se ha completado con el control de la maduración con muestreos basados en parámetros científicos y estadísticos para conocer el estado de maduración de la aceituna y tomar la decisión idónea para comenzar la recolección; el análisis de la hoja para diseñar el plan de fertilización y el control de plagas a través del monitoreo de mapas.

Un aceite con "mucho mimo"

Todo este sistema ha favorecido que se haya podido elaborar este AOVE Premium, cuya aceituna se ha recogido en el momento óptimo (principios de noviembre mediante vibración suave de los olivos para no dañar el fruto).

Los productores han "mimado" la aceituna para obtener el mejor producto. Por ejemplo, se han transportado en cajas hasta la almazara en vehículos refrigerados a temperatura controlada. Además, durante todo el proceso de elaboración, se ha extremado su cuidado, controlando en todo momento la temperatura de molienda, batido y extracción de aceite.

El resultado es un aceite Premium que Panel de Cata Oficial de Aragón lo ha calificado como Virgen Extra, destacando por su excelente afrutado (4,6) y por el equilibrio entre las notas amargas y picantes. Este aceite de oliva se puede consumir en crudo sobre tostadas de pan, carnes, pescados y ensaladas, aunque igualmente se puede emplear en repostería por ser suave.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.