Andalucía

Andalucía roza el 20% en tasa de paro, barrera que no rebaja desde 2008

  • La región lidera la reducción nacional del paro en 2021, según la EPA
  • Con un 20,18% aún es la comunidad autónoma con peor dato de España
  • Cádiz, con un 25,9%, es la provincia con mayor tasa
Alex Zea.
Sevilla

El paro ha bajado en Andalucía en 87.500 personas en el cuarto trimestre del 2021, lo que supone un descenso del 9,62% si se compara con el trimestre anterior en la región, hasta situarse el total de desempleados en 821.800 personas. Durante el conjunto del año, además, se crearon 166.800 empleos en la región, el mayor dato de todas las comunidades, según la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La tasa de paro se situó al finalizar 2021 en el 20,18%. Es el mejor registro de la EPA en la comunidad desde el tercer trimestre de 2008.

En el tercer trimestre de 2008 la tasa de paro andaluza estaba en el 18,21%. No ha vuelto a bajar del 20% desde entonces. Llegó a estar en un 20,8% en el cuarto trimestre de 2019. En la siguiente EPA ya se disparó con el Covid.

Actualmente Andalucía es la comunidad con mayor tasa de paro, sólo superada por la Ciudad Autónoma de Ceuta (26,86%) y la de Melilla (20,24%). Le siguen Canarias y Extremadura (ambas con 18,94%) y Baleares (14,90%).

La tasa de paro andaluza del 20,18% es 6,85 puntos superior a la nacional (13,33%). La tasa de desempleo femenina es 6,46 puntos mayor que la masculina en Andalucía. De esta forma, la tasa de paro masculino se sitúa en la comunidad en el 17,21% frente al 11,79% en el conjunto del país, mientras que la tasa de paro femenino es del 23,67%, 8,63 puntos más que la media nacional.

Cádiz y Jaén han sido las provincias andaluzas con mayor tasa de desempleo con un 25,94% y un 20,37% respectivamente. En el resto, Granada tiene un 20,35%; Sevilla sitúa su tasa en el 19,92%; Málaga en el 19,79%; Huelva en el 19,66%; Córdoba en el 17,35%; y Almería es la provincia con menor tasa (15,65%).

En cuanto a la tasa de actividad, la provincia andaluza que registra la tasa más elevada sigue siendo Almería, con un 62,46%. Por detrás se sitúan Sevilla (58,59%); Málaga (58,31%); Granada (57,49%); Córdoba (57,29%); Huelva (55,53%); Cádiz (55,04%) y Jaén (53,86%). En datos absolutos, en Andalucía han sido Sevilla, Málaga y Cádiz las que ocupan las primeras posiciones en número de parados con 188.400, 164.700 y 149.000 parados, respectivamente.

Datos nacionales

A nivel nacional, el 13,33% de este trimestre es más de 1,2 puntos inferior superior al de 2020, mientras el número total de desempleados cerró el ejercicio en 3.103.800 personas y el de ocupados, en 20.184.900, el nivel más alto desde 2008, según datos de la EPA.

En lo referido a creación de empleo en Andalucía entre octubre y diciembre, Andalucía contabiliza 102.300 ocupados más respecto al trimestre anterior, lo que situó el total de ocupados en 3.249.800 personas. La cifra supone un aumento del 3,25% en la comunidad andaluza.

En términos interanuales, el paro bajó en Andalucía en 85.400 personas respecto al cuarto trimestre de 2020, lo que supone una bajada del 9,41%, mientras que el número de ocupados subió en 166.800 personas (5,41%) de octubre a diciembre de este año respecto al mismo periodo de 2020.

A nivel nacional, el paro bajó en 615.900 personas en 2021, lo que supone un 16,5% menos que en 2020 y su mayor reducción anual desde 2015, mientras el empleo creció en 840.700 puestos de trabajo (+4,3%), la cifra más alta en 16 años, reflejando así la recuperación del mercado laboral tras el estallido de la pandemia en 2020, año en el que se registraron los peores datos de paro y ocupación desde 2012.

Vuelta al descenso

La bajada del paro en 2021 supone la vuelta a los descensos después de que la crisis desatada por el Covid llevara a una subida del paro en 2020 de casi 528.000 personas. En el caso de la ocupación, también se retoma la senda alcista tras un 2020 en el que se destruyeron 622.000 puestos de trabajo.

En términos absolutos, Andalucía es la comunidad que más reduce su número de desempleados durante el cuarto trimestre, tras bajar en 87.500 personas, seguida de Madrid, con 62.900 desempleados menos, y Canarias, con 56.600 parados menos, y en términos interanuales es la tercera, tras Cataluña (142.500 menos) y Madrid (122.500 menos).

De los 821.800 parados que recoge la EPA al cierre del cuarto trimestre, un total de 377.900 son varones y 443.900 mujeres. En cuanto al total de ocupados, de los 3.249.800 ocupados andaluces, 1.818.300 son hombres y 1.431.600 mujeres.

Por lo que respecta a la tasa de actividad, quedó establecida en el 57,55%, 1,10 puntos por debajo de la media nacional, que es del 58,65%. En este apartado, la tasa de actividad masculina se sitúa en Andalucía en el 63,51%, frente al 63,65% en España mientras que la tasa de actividad femenina está en 51,85%, 2,08 puntos menos que la media nacional (53,93%).

Consejera de Empleo

La consejera de Empleo, Rocío Blanco, ha valorado positivamente esta mañana los datos del paro, y en declaraciones a los periodistas ha puesto el acento en el incremento en el número de activos que se incorporan al mercado laboral y también en el incremento de los ocupados. "Todos los sectores además suman, aunque sean el de servicios, con un 86%, y el de agricultura lo que más destaquen. Se aprecia cierta fortaleza en la economía y que la pandemia cada vez deja menos huella", ha manifestado.

Ha indicado que Andalucía aporta la mitad de los nuevos ocupados de España. "Desde el Gobierno andaluz algo se debe estar haciendo bien", ha dicho, señalando la "confianza, la estabilidad institucional, la eliminación de trabas y la simplificación administrativa", además de las ayudas de las distintas consejerías al emprendimiento y al mantenimiento del empleo. Sólo desde su consejería, Blanco es responsable de la inyección de mil millones de euros al tejido productivo.

Confederación de Empresarios

Para la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) estos "son datos muy positivos". En un comunicado, la patronal andaluza indica que "se describe una mejoría del mercado de trabajo con relación directa con la liberación de las restricciones y de las limitaciones a la actividad empresarial; esto está contribuyendo a la recuperación, a pesar de la persistencia de la crisis sanitaria. No obstante, el fuerte incremento de los contagios por la variante ómicron entre los trabajadores está teniendo efectos en la capacidad productiva de las empresas. En consecuencia, cabe sostener que el mejor impulsor del empleo está en la generación de estímulos que favorezcan la actividad económica. Por ello, siempre será necesario implementar las medidas de reforma laboral recientemente aprobadas con otras que incentiven la inversión y la capacidad productiva de las empresas. El nuevo marco legal para las relaciones laborales y la negociación colectiva surgido de la reforma laboral consensuada en diciembre puede contribuir a un crecimiento del empleo en la medida en que prioriza la adopción de medidas internas de flexibilidad para una mejor adaptación de las empresas a las necesidades productivas. También puede dotar de mayor estabilidad al mercado de trabajo al acotar el recurso a la contratación temporal a las exigencias de los mercados. No obstante, para que esto sea factible es absolutamente necesario evitar un incremento injustificado de los costes laborales y propiciar un contexto económico, financiero y fiscal que motive las decisiones estratégicas de las empresas en materia de contratación y en formación. Todo ello redundará en la mejora de la empleabilidad de las personas trabajadoras y en definitiva de la creación de empleo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin