Actualidad

Santiago de Compostela plantea una tasa turística de entre 1 y 2,5 euros por noche aplicable a los municipios turistificados de Galicia

Dos peregrinos del Camino de Santiago en la Plaza del Obradoiro. Foto: EP.

La tasa turística diseñada por el Ayuntamiento de Santiago en colaboración con la USC, que propone gravar las pernoctaciones en la ciudad con entre 1 y 2,5 euros en función del tipo de establecimiento, plantea un modelo en que el tributo tendría carácter autonómico pero su recaudación y gestión recaería en los ayuntamientos que quieran aplicarla.

Así figura en la propuesta formal, que parte de un análisis del fenómeno turístico en Santiago para diseñar un proyecto de ley de creación de la figura de este tributo a nivel gallego, que el gobierno local compostelano encabezado por la regidora, Goretti Sanmartín, ha presentado en rueda de prensa acompañada por sus autores, los catedráticos de Geografía, Rubén Lois, y de Derecho Tributario, César García; y de la edil de Turismo, Míriam Louzao.

La creación de una tasa turística estaría amparada a nivel legal con una ley autonómica que plantea un modelo en el que la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga) cedería su recaudación y gestión a los ayuntamientos, para los que iría el 95% de lo recabado. El 5% restante sería destinado al fondo autonómico de promoción turística.

Este marco legal permitiría que otros municipios gallegos turistificados (a nivel general, como el caso de Santiago, o de carácter estacional, como las zonas costeras) también puedan aplicar, siempre de forma voluntaria, este gravamen que se limita a las pernoctaciones y que incluye mecanismos de "gobernanza" con los que implicar al sector y a la ciudadanía sobre el destino de los fondos recaudados.

Todo en respuesta, según la alcaldesa, a "un clamor" que percibe en la ciudad compostelana, donde existe una "mayoría" que "reclama" la creación de un impuesto de este tipo enfocado a "reequilibrar" los efectos de la presión turística sobre los residentes en la ciudad. Las estimaciones del gobierno local sitúan en los 3 millones de euros la recaudación anual de la tasa en la capital gallega.

Por ello, ha apelado al presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, a acceder a una reunión institucional que, como ha recalcado, el gobierno local solicita desde hace tiempo en la que abordar este asunto para que "no se dilate en el tiempo" e, incluso, pueda desarrollarse para que su aplicación pueda llegar ya en 2025 con la aprobación de una ley por vía de urgencia o, incluso, como parte de la ley de acompañamiento a los presupuestos del próximo año.

"No vamos a perder el tiempo. Hay que tomar decisiones ya", ha aseverado la alcaldesa, que ha defendido que el documento está en manos de la Xunta y del Estado, como partes implicadas en el organismo de sostenibilidad turística.

Un impuesto "progresivo" y con "encaje"

El encargado de realizar el diseño del gravámen, el catedrático César García, ha explicado que se trata de una propuesta "inicial" abierta a cambios, que parte de un planteamiento "amplio" y "plenamente progresivo", al estar escalonado en una horquilla de entre 1 y 2,5 euros en función del tipo de establecimiento hotelero (desde cámpings y pensiones a hoteles de alto standing).

Tras incidir en que parte del análisis de otras experiencias similares en lugares como Oporto, Lisboa, Barcelona, Comunitat Valenciana y Baleares y que goza de "encaje" en el sistema español, García ha asegurado que no existen "argumentos consistentes en contra" de la tipología de impuesto que se plantea y que, como ha reiterado, sólo sería aplicado por aquellos ayuntamientos que lo soliciten.

La tasa a los excursionistas, "en trabajo"

A preguntas de los medios, Louzao ha afirmado que el ayuntamiento continúa en proceso de elaboración de la propuesta de tasa a los excursionistas, es decir, a las personas que visitan Santiago pero no pernoctan en la ciudad, muchos de ellos llegados en autobuses.

Por ello, barajan la aplicación de un impuesto especial para los autocares que oscilaría su cuantía en función del número de pasajeros, dado que, por el momento, descartan modelos como el de Venecia, en el que se cobra por el acceso a la ciudad.

El "impresionante" crecimiento seguirá en aumento

La propuesta legal y administrativa para encajar el nuevo tributo va acompañada de un análisis de la evolución el turismo en Santiago y su efecto sobre la ciudad y sus vecinos tras dos décadas de crecimiento "impresionante" en el número de visitantes, un fenómeno que, en palabras de Lois, "va a seguir en aumento" en los próximos años.

El estudio elaborado por catedrático de la USC pone el foco en que Santiago soporta una presión turítica de 9,5 visitantes por cada habitante, dos puntos por encima de destinos similares a la capital gallega como Granada o Toledo y 5 más que grandes focos del turismo en el Estado como Barcelona o Sevilla.

Este fenómeno de "turistificación" de la ciudad, que afecta más a los residentes en zonas donde "se concentran" los flujos, como el casco histórico o el barrio de San Pedro, provoca "la expulsión" de residentes al estar vinculado al incremento de las viviendas turísticas que merman la oferta de alquiler convencional.

Además, también obliga a la administración local a un mayor esfuerzo en materia de prestación de servicios en una ciudad que, como ha resaltado Rubén Lois, soporta "el desnivel entre censados y número de usuarios más grande del Estado y uno de los mayores de Europa Occidental".

En este sentido, Miriam Louzao ha puesto el acento en que el turismo "no es una actividad inocua" que acarrea, además de efectos sobre las poblaciones localas, una serie de gastos de limpieza, acondicionamiento de zonas verdes y prestación de otros servicios públicos para las arcas de la administración local.

El doble de visitantes que hace 20 años

El análisis de la situación turística en Santiago parte de las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística en su encuesta de ocupación hotelera, que sitúan el número de visitantes anuales en los 900.000, "el doble" que hace 20 años.

Pero el informe de los expertos de la USC incorpora información extraída del 'big data', es decir, de los dispositivos de telefonía móvil, que elevan a 1,4 millones de personas las que visitaron Santiago en 2023.

Además del volumen de visitantes, el estudio también estima una prolonganción del período de temporada alta, que ha pasado de estar concentrado en la época estival a alargarse a unos "entre siete u ocho meses al año".

Todo esto lleva a concluir a Rubén Lois que Santiago necesita herramientas para regular los flujos turísticos para hacerlos "sostenibles" y "compatibles" con la vida cotidiana de los vecinos y el funcionamiento de una ciudad como Compostela.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud