Actualidad

La constructora Gruconsa duplica su facturación desde la llegada de Rubiales a la Federación de Fútbol

  • En 2018, obtuvo unos ingresos de 15,3 millones y cerró 2022 con casi 31 millones
  • La Guardia Civil alega que el exdirectivo habría desviado a la constructora 3,8 millones
El estadio La Cartuja fue remodelado por Gruconsa

La constructora Gruconsa, empresa relacionada con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y, en concreto, con su expresidente, Luis Rubiales. Según las cuentas publicadas en el Registro Mercantil, Gruconsa ha duplicado sus ingresos desde que Rubiales fue elegido como presidente de la RFEF. Así, la constructora ha pasado de una facturación de 15,3 millones de euros en 2018 hasta cerrar el 2022 con casi 31 millones.

"El conjunto de todos los trabajos realizados a la Real Federación Española de Fútbol supone un 2,7% de la facturación total de la empresa entre los años 2019 -2023, que superó los 118 millones de euros, IVA no incluido. Estas cifras evidencian que la cuenta de resultados de Gruconsa no se han disparado al calor de estos contratos, sino que obedece a los encargos que recibe de sus clientes como instaladores especializados", explica la constructora en un comunicado.

La Guardia Civil apunta que la RFEF le habría concedido a Gruconsa las obras del estadio La Cartuja, sede permanente de la final de la Copa del Rey desde 2020, para sacar, presuntamente, 'mordidas'. Según el sumario al que ha tenido acceso elEconomista.es, la constructora habría recibido pagos de 3,8 millones por parte de la Federación entre 2019 y 2023. A su vez, Gruconsa, ingresó a Dismatec—empresa de Purificación Rufino, esposa del exjugador del Granada y amigo de Rubiales, Francisco Javier Martín, alias Nene—530.000 euros. No obstante, desde la compañía alegan que de la facturación total entre 2019 y 2013, "solo un 2,7% de los ingresos vienen de la relación con la Federación".

Primeros pasos de la investigación

No obstante, estos no fueron los únicos pagos entre ambas compañías. La investigación alega que, entre julio y agosto de 2021, Dismatec ingresó más de 88.000 euros al despacho de abogados de Tomás González Cueto, asesor jurídico y mano derecha de Rubiales, tras recibir dos pagos días antes por parte de Gruconsa.

Desde la constructora emitieron un comunicado tratando de desvincularse de la Federación. "Hemos abierto una auditoría interna exhaustiva para comprobar los pormenores de los contratos relacionados con la Federación", explica Gruconsa, y agregan que "Ángel González Segura—hermano del director jurídico de la RFEF, Pedro González Segura— era el delegado de la zona sur de la empresa y, entre sus labores, figura la cartera relacionada con la RFEF".

Gruconsa no solo estaría relacionada con el estadio sevillano. La constructora, según la Guardia Civil, estaría planificando un macroproyecto en Arabia Saudi que también involucraría a Rubiales y Nene. De hecho, el sumario apunta a que Sela Sport Company Limited (Sela), compañía saudita que adquirió los derechos de organización de la Supercopa en 2019, habría ofrecido una comisión en especie a Rubiales. Así, este pudo obtener, presuntamente, unos permisos para la explotación de terrenos donde iniciaría un proyecto inmobiliario de complejos turísticos de lujo. Ante esto, Gruconsa desmiente que "participe en sociedades, construya o haya realizado obras en la República Dominicana ni en ningún otro país".

El estadio La Cartuja

El pasado sábado se jugó en La Cartuja la final de la Copa del Rey entre el Athletic de Bilbao y el Real Mallorca; sin embargo, el estadio ha quedado ensombrecido por los escándalos relacionados con su remodelación. La magistrada del Juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda (Madrid) está investigando ahora a Rubiales por el contrato de obras para mejorar el estadio sevillano. Todos esos contratos habrían sido tramitados, supuestamente, por la propia Federación y estarían implicados altos cargos de la máxima confianza de Rubiales. Fue la Junta de Andalucía quien otorgó una subvención de casi cinco millones de euros a La Cartuja. Sin embargo, al final fue la RFEF y, por lo tanto, Rubiales, quienes controlaron la remodelación.

Los informes aportados por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) apuntan en la misma dirección. Los investigadores alertan de un presunto cobro de más de 530.000 euros en comisiones por los contratos adjudicados a la constructora Gruconsa. Dicha empresa fue la que se encargó de remodelar el estadio con dos adjudicaciones de 900.000 euros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud