Actualidad

Un informe de la Universidad George Washington rebela la presencia de ONGs en la financiación que Hamás recibe de Occidente

Foto: Reuters.

El pasado sábado 7 de octubre, Israel sufrió uno de los peores ataques desde que los ejércitos árabes libraron la guerra en 1973, esta vez por el grupo Hamás. Y es que los servicios de inteligencia de Netanyahu no tuvieron la "capacidad de anticipar" la masacre de la agrupación terrorista que ha dejado más de 14.800 víctimas mortales. Un devastador escenario, que plantea la duda sobre los mecanismos de financiación que tuvo Hamás para llevar a cabo el ataque liderado por por Mohamed Deif.

En los días posteriores a la masacre de ciudadanos israelíes por parte de la agrupación criminal Hamás, las criptomonedas se convirtieron en una parte involuntaria de la historia. Y es que, según un informe de WSJ, las criptomonedas han sido "parte integral" de la financiación de Hamás para efecto de las operaciones terroristas como la acontecida en la 'Tormenta Al-Aqsa'.

En esta línea, un nuevo informe sale a la luz de la mano del Programa sobre 'Extremismo' de la Universidad George Washington, el cual rebela los mecanismos de financiación que la agrupación terrorista obtuvo desde Occidente.

El reciente informe explica que Hamás lleva mucho tiempo "creando mecanismos de financiación en Estados Unidos, Canadá y Europa occidental", con el fin de organizar misiones y operaciones terroristas.

"Si bien las sumas recaudadas en Occidente constituyen sólo una pequeña parte del presupuesto total, contribuyen al funcionamiento de la organización. Además, las mismas redes que recaudan fondos para Hamás también difunden propaganda y realizan otras formas de apoyo político al grupo en Occidente", detalla el documento.

Presencia de ONGs

A la presencia de criptomonedas, como método de financiación de Hamás, se suman las "organizaciones benéficas", concluye el informe del Programa sobre Extremismo. "Son uno de los vehículos más comunes utilizados por las redes de la organización en Occidente para recaudar fondos para el grupo", agrega.

De esta forma, las organizaciones benéficas occidentales, encabezadas por miembros y/o partidarios de Hamás, "recaudan fondos en las comunidades y, en ocasiones, obtienen ayuda y subvenciones para el desarrollo de ONG y gobiernos occidentales", reza el texto.

Según el informe, el mecanismo de financiación está basado en que los fondos se desvían hacia Hamás de diversas maneras. "En muchos casos, el paso es indirecto, ya que el destinatario formal de la organización benéfica occidental simplemente actúa como intermediario y redirige todo o parte de los fondos a Hamás. En otros casos, el destinatario es una organización educativa o humanitaria que pertenece más o menos directamente a la órbita de la agrupación.", agrega el documento.

Sanciones por financiación a organizaciones terroristas

Basado en información disponible públicamente, el informe identificó investigaciones de "organizaciones sospechosas" de financiar a Hamás en doce países occidentales. Sólo en cuatro, Estados Unidos, Canadá, Alemania y Países Bajos, se adoptaron "medidas administrativas" que resistieron apelaciones y otras contramedidas. Sólo en Estados Unidos se han llevado a cabo "procesos penales" que culminaron en condenas.

Hamás es una organización terrorista "designada" en Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido y la Unión Europea. "Financiar la organización constituye un delito penal en estas jurisdicciones. Las entidades que recaudan dinero para Hamás pueden ser 'clausuradas por ley' en la mayoría de los países occidentales", afirman los autores del informe del Programa sobre 'Extremismo'.

El mismo documento, argumenta que, a lo largo de los años, muchos gobiernos occidentales han llevado a cabo investigaciones para cerrar "organizaciones benéficas" y otras entidades "sospechosas de recaudar fondos para Hamás", además de procesar a sus funcionarios. Sin embargo, los resultados de estos esfuerzos han sido "mixtos". Si bien algunos han dado lugar a condenas penales, cierres de organizaciones y decomisos de activos, podría decirse que un número mayor de casos han terminado en "despidos o absoluciones".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud