Actualidad

Galeones españoles: los tesoros más allá del San José, con toneladas de oro y plata, que naufragaron en la carrera de Indias y que todos reclaman

Búsqueda del galeón San José

El capitán Nemo de 'Veinte mil leguas de viaje submarino', de Julio Verne, ya hablaba de las riquezas y tesoros que habitan en el fondo del mar a modo de ciencia-ficción. Sin embargo, en la vida real esta novela toma fuerza con el alto interés que están causando los galeones con sus codiciadas fortunas que naufragaron hace más de tres siglos y que tienen en pugna los intereses de varios países.

Desde que se reveló el impresionante tesoro de más de 20.000 millones de monedas de oro que naufragó con el galeón español 'San José', el interés mundial se ha centrado en resolver las coordenadas del pecio que se supuestamente estaría cerca de aguas colombianas. Sin embargo, esta histórica embarcación no es la única que transportaba toneladas de monedas de oro, plata y esmeraldas, a ella se suma un centenar más, que también naufragaron, y que pertenecían a la 'flota de Indias'.

En 1502 comenzaron las primeras navegaciones de la Carrera de Indias, que iban desde la isla La Española hacia Castilla. Por ese entonces, una flota de 28 embarcaciones cargaba las riquezas que llegarían a la corona. Sin embargo, por causa de los fuertes temporales muchas se perdieron en la ruta, mientras que otras naufragaron con tesoros de incalculable valor por estos días.

Según relata el historiador Pierre Chaunu a National Geographic, entre 1504 y 1650 (siglo XVI y XVII) la Carrera de Indias tuvo una afluencia de 18.000 embarcaciones que cruzaron ida y vuelta desde España al continente americano. En esta peligrosa ruta, Chaunu estima que "412 embarcaciones se perdieron" debido a la acción de los temporales y diversas causas accidentales, mientras que "107 buques se hundieron" por la acción violenta de corsarios, piratas o marinas enemigas. Es decir, menos del tres por ciento de las embarcaciones no llegó a su destino.

Los galones como 'bancos flotantes'

Entre estas embarcaciones, las que más peso e importancia tenían para la corona eran los galeones de la Carrera de Indias. Y es que estos buques eran los encargados de llevar el oro y plata de propiedad del rey, además, servían de escolta a las flotas y a los comerciantes particulares, que también confiaban sus bienes a los galeones, según explica el medio histórico.

Eran como verdaderos bancos flotantes de la época. Por esta razón, cuando había un registro de naufragio de una de estas embarcaciones había que sospechar que llevaba un tesoro de alto valor, más si se trataba de una flota entera. Fue así que los galeones alcanzaron la fama para los cazatesoros.

Los tesoros recuperados

Entre los naufragios de galeones españoles que produjo la Carrera de Indias y que han sido de alto interés para las empresas de rescate de los cazatesoros son: el 'Nuestra Señora de Atocha', el más famoso de los siete barcos que se hundieron en el Estrecho de Florida el 6 de septiembre de 1622 con un importante cargamento de oro y plata, evaluado en 500 millones, y 'Santa Margarita', con un tesoro que posee una cadena de oro de 3,5 metros, dos barras de plata de casi cuarenta kilos cada una, cientos de monedas de oro, un cañón de bronce, cuchillos con mango de marfil y tijeras de plata, todo evaluado en 70 millones, según información de EFE. Ambos formaron parte de la flota del marqués de Cadereyta, que se hundieron en los cayos del Marqués en 1622 y fueron rescatados por el equipo de Mel Fisher entre 1969 y 1985. En el universo de los cazatesoros, es considerando como el más "espectacular" de los tesoros recobrados de la Carrera de Indias, según afirma National Geographic.

Otro que naufragó con un tesoro de alto valor fue el galeón 'Nuestra Señora de las Maravillas'. Los hallazgos encontrados en este tesoro van desde monedas y lingotes de oro y de plata hasta joyas con metales preciosos, una cadena de oro, pendientes con esmeraldas colombianas, racimos de esmeraldas y amatistas y una empuñadura de plata de la espada de un soldado y cuatro colgantes que llevan los caballeros de la Orden de Santiago, todo evaluado en más 5 millones de dólares. Formaba parte de la flota de Don Matías de Orellana, que en 1656 se hundió en Los Mimbres, en las Bahamas, y lanzó a la fama a su rescatador, el cazatesoros Robert Marx.

Los tesoros que se conservan en el mar

Al igual que el galeón 'San José', existen otras embarcaciones que naufragaron con grandes tesoros pero que no han podido ser rescatadas, hasta ahora. Entre ellas, hay dos buques que se hundieron llevando cargas ricas debido a que los retrasos en su salida habían acumulado en sus bodegas un tesoro de "cuantía excepcional", cuenta NG. Es el caso del 'Nuestra Señora del Juncal y Santa Teresa', nave almiranta de la flota del general Miguel de Echazarreta, que naufragó en 1631 al poco de salir del puerto de Veracruz camino de España. Cargaba 1.077.840 pesos de plata y un peso de 30 toneladas de otros metales, además de mercancía de contrabando sin registrar. Se trata del "mayor cargamento" salido del "Nuevo Mundo", según el entonces virrey de la Nueva España, el marqués de Cerralbo.

La flota del 'Tesoro de la plata' y la "costosa" derrota

Una de las historias que sale a la luz con los tesoros de las flotas, es la de los '19 galeones españoles de Rande'. Las enormes embarcaciones se hundieron, "aparentemente", en aguas españolas, en la ría de Vigo, durante una batalla, con tesoros de plata traídos de América que hacen un valor de 50.000 millones de euros.

Hablamos de un "aparente" naufragio porque hay teorías que señalan que la plata viajó por tierra hasta Madrid. Pese a ello, hay empresas de cazatesoros que siguen interesadas en su búsqueda y presionan a la Xunta de Galicia para que les concedan los permisos de búsqueda.

Todos los galeones españoles antes señalados, a excepción del 'San José' y los '19 de Rande', naufragaron a causa de los duros temporales que enfrentaron en la ruta atlántica de más de 5.000 kilómetros. El cotizado 'San José', fue una pérdida como consecuencia de la llamada Batalla de Barú (Guerra de Sucesión de España), mientras que la flota de 'Rande' fue una pérdida por una batalla entre la escuadra combinada franco-española y una anglo-holandesa

Las otras embarcaciones de la flota española

La enorme 'flota de Indias' no solo estaba conformada por galeones. Entre los que naufragaron, también había navíos o fragatas como la llamada 'Nuestra Señora de las Mercedes', hundida en combate contra los ingleses en el año 1804 al sur de Portugal, y cuya carga dio lugar a un litigio entre la empresa cazatesoros Odyssey y el gobierno español.

Naufragios españoles documentados

La Armada española creó una base de datos de naufragios para registrar todos los barcos hundidos de los que existe constancia en sus "archivos navales". El proyecto ha identificado, hasta el momento, 1.580 naufragios.

El informe señala que la mayor presencia de pecios están las costas de la Península Ibérica y del Caribe, consecuencia en este último caso del intenso tráfico marítimo mantenido con América durante más de tres siglos.

Por áreas geográficas, el documento arroja que Europa acumula el 59,3 % de los registros documentados, y solo España aporta, con 596 naufragios, el 50,7 % del total. Le siguen en importancia América del Norte, Central y el Caribe, donde se han identificado el 26,7 % de barcos hundidos (314), la mayor parte de ellos en las costas de Cuba (176). En América del Sur se han catalogado el 6,8 % del total (80); en Extremo Oriente y Australia, el 5,4 %, en especial en las costas de Filipinas, donde se concentran 50 naufragios. Por último, en el norte de África existe constancia de 21 hundimientos.

En el 85 % de los registros se conoce la fecha del naufragio. Por siglos, es el XVIII el que se han documentado mayor número de hundimientos: 390.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud