Actualidad

La UE se encomienda al 'agrotech' para combatir la sequía y lograr una agricultura rentable

  • Tres cuartas partes de los agricultores españoles se acogen a los ecoesquemas
  • Se espera un acuerdo durante la presidencia española sobre la edición genómica, pero hay discrepancias sobre fitosanitarios e importaciones
  • Miles de agricultores protestan en Córdoba contra las políticas agrarias de la UE
Manifestación convocada por Cooperativas, Asaja, Coag y Upa durante la cumbre. EFE
Córdobaicon-related

"No cambiar las cosas no es una opción. El sector es consciente de ello y esa es una excelente noticia. Pero el mundo se mueve y hay que moverse con él". Son palabras del ministro de Agricultura español, Luis Planas, al término de la Reunión Informal de Ministros de Agricultura de la UE, en la que -entre protestas de agricultores- se ha debatido sobre cómo mantener la producción de alimentos y al mismo tiempo proteger el medio ambiente afectado por el cambio climático y la sequía y garantizar la viabilidad de las explotaciones. La respuesta, según la conclusión de Planas tras los debates celebrados durante tres días en Córdoba, es la innovación: mejor aprovechamiento de los recursos, sobre todo los hídricos, mejoras genéticas en las especies y mejores prácticas por parte de los agricultores. "Hemos coincidido en la necesidad de hacer frente a una doble transición digital y ambiental, que son dos caras de la misma moneda, hacia una agricultura resiliente que reduzca la presión sobre el clima y el medio ambiente", ha formulado como conclusión en una comparecencia junto al comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski.

"No nos podemos poner una venda ante los ojos, tenemos que asumir los nuevos retos del cambio climático, de la sequía, de las altas temperaturas … Tenemos que cumplir el pacto verde europeo y el Acuerdo de París. ¿Cómo lo hacemos? Esa era la discusión de esta mañana, hacer conciliable la producción de alimentos con la protección del medio ambiente y dar retribución digna al trabajo de agricultores y ganaderos", ha reiterado Planas nada más finalizar la cumbre.

El ministro ha destacado las aportaciones de sus colegas durante la cumbre referidas al uso de tecnologías, agricultura de precisión, Inteligencia Artificial, extender la banda ancha al mundo rural, o sobre el uso compartido de datos que puede beneficiar a los productores y beneficiar la inversión en nuevas tecnologías. "Los fondos comunitarios, bien los de Horizonte Europa o los de los planes estratégicos de la PAC, permiten triplicar el apoyo a proyectos innovadores hasta el año 2027 como instrumento fundamental de transformación digital", ha destacado Planas.

Ecoesquemas

A pesar de que a escasos metros del lugar de celebración de la cumbre miles de agricultores españoles protestaban contra las políticas agrarias de la UE, Planas considera que el sector está alineado con las conclusiones de los ministros, poniendo como prueba que el avance de las declaraciones de la PAC indica que tres de cada cuatro agricultores españoles se han acogido a los ecoesquemas.

"Es un éxito. Las buenas prácticas ambientales adoptadas tendrán repercusión y están en el 87% de toda la superficie declarada (19,2 millones de hectáreas de cultivo sobre un total de 22 en España)", dice Planas. El comisario Janusz Wojciechowski se ha felicitado también por la aceptación de los ecoesquemas, una de las preocupaciones de las autoridades comunitarias en la reforma de la PAC.

Edición genómica

Planas ha destacado avances en materias concretas sometidas a debate actualmente en la UE, como la edición genómica, el tema estrella de la cumbre. El ministro considera posible que haya un acuerdo político sobre el tema antes del fin de la presidencia española.

"La edición genómica es un tema clave para obtener nuevas variedades vegetales que ayuden en el desafío del cambio climático y en la reducción de fitosanitarios y fertilizantes. Hay consenso sobre la necesidad de dar a los consumidores la máxima información y seguridad en relación con técnicas de edición genómica, con referencia particular a la agricultura ecológica. También hay consenso en el tratamiento de patentes de las nuevas variedades" para que acceder a ellas "no esté fuera del alcance del agricultor", según Planas. Para más adelante queda ya traducir ese consenso político en una normativa concreta.

"Hemos identificado lo que pretendía la presidencia española: puntos para continuar trabajando y llegar a conclusiones políticas en esta presidencia en esta propuesta legislativa", resume Planas.

Fitosanitarios

Aún más lejano está ese consenso para una normativa que regule la reducción en el uso de fitosanitarios, que se debate desde hace más de un año en las instituciones comunitarias. "No estaba en el orden del día de esta reunión, pero sí ha habido avances como el consenso en que no toda la UE tiene las mismas necesidades. Está abierto el tema de las zonas de especial protección y también solucionar el tema de los drones. Pero es un dossier muy complejo. Se va a avanzar técnicamente. Las elecciones (al Parlamento Europeo) son en junio de 2024 y el último pleno será en abril. No se si se podrá concluir el expediente, pero habrá avances técnicos", dice el ministro español.

Tampoco hay avances a la vista en un asunto espinoso como es la entrada de productos de terceros en territorio UE. Asunto vinculado al uso de fitosanitarios. "España y Francia defendemos las cláusulas espejo, pero aún no hay mayoría en el consejo y tendríamos que convencer después a Organización Mundial del Comercio. Pero si un producto está prohibido en la UE no podemos aceptar que entren alimentos que lo usan para su producción. Vamos a intentar convencer a todos", explicó Planas.

El comisario

El comisario Janusz Wojciechowski, por su parte, ha destacado el interés del debate sobre "la doble transición digital y ambiental. Se está preparando un informe sobre logros estratégicos de la PAC en digitalización. Es importante saber cómo acceden los agricultores a esas medidas" ha manifestado.

Planas ya había hecho anteriormente durante la cumbre, en la visita al centro de experimentación de Rabanales, una reflexión sobre "una mayor conexión entre los avances que realizan los científicos y lo que realmente se necesita en el campo y en las empresas" y el impulso de "la formación en competencias digitales y apoyando la adopción de nuevas tecnologías en las explotaciones agrarias y las empresas agroalimentarias para mejorar su competitividad y sostenibilidad". Wojciechowski ha hecho referencia expresa a esa visita a Rabanales. "Me ha impresionado lo que se hace allí, y es un comentario compartido con muchos de los ministros. La agricultura no sólo es producción, sino parte del patrimonio cultural, y me quedé muy impresionado, lo han dicho todos los participantes", ha manifestado.

Las protestas

Al mismo tiempo que los ministros y el comisario seguían con sus debates, unos 6.000 agricultores españoles, según el cálculo de las organizaciones convocantes, han protagonizado una sonora protesta contra las políticas agrarias de la UE reclamando soluciones urgentes para los dos problemas que actualmente asfixian al campo: el aumento de los costes de producción y, especialmente, la sequía. La entrada de productos de terceros países que se producen sin las garantías que se exigen en la UE también preocupa a los profesionales agrarios.

El presidente de la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de la Unión Europea (Cogeca), Ramón Armengol, ha comentado que desde su organización han trasladado al ministro "la necesidad de implementar más medidas de las ya anunciadas" frente a la sequía. El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Fulgencio Torres, ha reivindicado que el agua "la utilizamos para producir alimentos" ya que "una agricultura sin agua no tiene futuro, está muerta".

El presidente de Asaja, Pedro Barato, ha lamentado que "es una pena que tenga que estar el campo español permanentemente exigiendo poder trabajar", por lo que "hoy se le dice al gobierno de la Unión Europea y al ministro español, 'basta ya' y que hagan caso a los problemas que tiene el campo".

El secretario general de COAG, Miguel Padilla, ha hecho hincapié en que "no estamos en contra de Europa", sino "de las políticas que se hacen en Europa con respecto a la actividad agraria". Así, ha señalado la "asfixia" que tienen los productores a consecuencia de las "miles y miles de normas" de la Unión Europea, recalcando que "no somos delincuentes, somos productores de alimentos". Cristóbal Cano, de UPA, ha destacado que el agricultor está dejando de estar en el centro de las políticas europeas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud