Actualidad

Mario Picazo alerta de la llegada de un nuevo fenómeno de El Niño igual o más intenso que el de hace 41 años

Calentamiento global. / Foto: iStock

"Lo más probable es que la instauración de un episodio de El Niño provoque un nuevo repunte del calentamiento global y aumente las probabilidades de batir récords de temperatura", indicó el Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas, haciendo alusión a que se produzca de nuevo este fenómeno, asociado directamente con el calentamiento global y con efectos que repercuten en todas las especies de la Tierra.

Se conoce como 'El Niño' a un patrón climático de origen natural asociado al aumento de la temperatura de la superficie del océano en las partes central y oriental del Pacífico tropical, como se indica en una de las notas informativas de la Agencia Española de Meteorología (Aemet). Este se produce, de media, en ciclos que van desde los dos hasta los siete años, en episodios que suelen durar entre nueve y 12 meses.

La advertencia de Mario Picazo

En una de sus publicaciones, el conocido Mario Picazo ha hablado sobre el fenómeno de El Niño, advirtiendo de lo que pasará en el año 2023.

"En 1982 la Tierra vio nacer uno de los fenómenos de El Niño mas intensos del registro. Este 2023 veremos otro similar que podría llegar a ser igual o más intenso que el de hace 41 años", explica.

"La gran diferencia, comparando mapas del 11 de junio de entonces y de hoy, es que hoy todos los océanos están muchísimo más cálidos. Eso tiene un gran impacto en el clima del planeta y las especies que lo habitan incluyendo la humana", ha aclarado.

Los efectos de El Niño

De hecho, desde la OMM, en declaraciones recogidas por la Aemet, ya advirtieron de que la probabilidad de que se instaure un episodio de El Niño entre los meses de mayo y julio es de cerca del 60%, un porcentaje que aumenta hasta el 70-80% para el período de julio a septiembre de este año.

Así, este fenómeno, que está asociado a un aumento de la temperatura mundial, puede provocar graves sequías en Australia, Indonesia y partes del sur de Asia, mientras que, en el hemisferio norte, las aguas cálidas debidas a El Niño pueden intensificar los huracanes en las zonas central y oriental del océano Pacífico, entre otros efectos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud